¿Qué medicamentos y terapias han demostrado funcionar y cuáles no para COVID-19 ?

Foto: Cortesía

Internacional

William Petri , médico y científico en la Universidad de Virginia, comparte lo que se sabe acerca de qué tratamientos funcionan y cuáles no, para el nuevo coronavirus.

" Tenga en cuenta que este campo de la medicina está evolucionando rápidamente a medida que mejora nuestra comprensión del virus SARS-CoV-2. Entonces, lo que estoy escribiendo hoy puede cambiar en días o semanas", remarca en una publicación para The Conversation.

A continuación se presentan los tratamientos que se han probado y para los cuales tenemos el mejor conocimiento:

Hidroxicloroquina o cloroquina: no hay evidencia de que funcionen

Hay tres ensayos controlados aleatorios de hidroxicloroquina, todos los cuales no han podido probar o refutar un efecto beneficioso o perjudicial sobre el curso clínico de COVID-19 o la eliminación del virus. Dada esta falta actual de evidencia, estos medicamentos, que normalmente se usan para tratar la artritis, solo deben usarse en el contexto de un ensayo clínico controlado.

Lopinavir / ritonavir: no es útil

El medicamento Lopinavir es un inhibidor de una enzima llamada proteasa del VIH que participa en la producción de partículas virales. Los inhibidores de la proteasa para el VIH fueron revolucionarios, lo que condujo a nuestra capacidad actual para tratar eficazmente el VIH. El lopinavir también puede inhibir enzimas que realizan funciones similares a la proteasa del VIH en los coronavirus SARS y MERS. El ritonavir aumenta el nivel de lopinavir en la sangre, por lo que la combinación de lopinavir / ritonavir se probó en un ensayo clínico aleatorizado y controlado para COVID-19.

Desafortunadamente, no hubo impacto en los niveles de virus en la garganta ni en el tiempo de eliminación del virus, tampoco cambió el curso clínico o la supervivencia de los pacientes. Por lo tanto, no hay papel para lopinavir / ritonavir en el tratamiento de COVID-19.

Esteroides: sí, para casi todos los pacientes con COVID-19

Cuando se administró una hormona esteroide sintética, llamada dexametasona, a pacientes con COVID-19, el fármaco disminuyó la mortalidad a los 28 días en un 17 por ciento y aceleró el alta hospitalaria.

Este trabajo se realizó en un ensayo clínico aleatorizado y controlado de más de 6 mil pacientes, y aunque no se repitió en otro estudio o aún no fue revisado por pares, es sin duda suficiente evidencia para recomendar su uso.

Tocilizumab: demasiado pronto para juzgar

Tocilizumab es un anticuerpo que bloquea una proteína, llamada receptor de IL-6, para que no se una a IL-6 y desencadene inflamación. Los niveles de IL-6 son más altos en muchos pacientes con COVID-19, y el sistema inmune en general parece estar hiperactivado en aquellos con la enfermedad más grave. Esto lleva a muchos médicos y médicos a pensar que inhibir el receptor de IL-6 podría proteger a los pacientes de enfermedades graves.

Actualmente, el tocilizumab está aprobado por la FDA para el tratamiento de la artritis reumatoide y otras enfermedades vasculares del colágeno y para la "tormenta de citoquinas", una reacción dañina del sistema inmunitario, que puede ser causada por ciertos tipos de terapia contra el cáncer y COVID-19.

Un estudio observacional retrospectivo encontró que los pacientes con COVID-19 tratados con tocilizumab tenían un menor riesgo de ventilación mecánica y muerte. Pero carecemos de un ensayo clínico controlado aleatorizado, por lo que no hay forma de determinar si esta mejora aparente se debió al tocilizumab o a la naturaleza imprecisa de los estudios retrospectivos.

Plasma convaleciente: demasiado pronto para juzgar

El plasma convaleciente, el líquido derivado de la sangre después de eliminar los glóbulos blancos y rojos, contiene anticuerpos de infecciones previas que tuvo el donante de plasma. Este plasma se ha utilizado para prevenir enfermedades infecciosas, como neumonía, tétanos, difteria, paperas y varicela, durante más de un siglo. Se cree que beneficia a los pacientes porque los anticuerpos del plasma de los sobrevivientes se unen e inactivan a los patógenos o sus toxinas de los pacientes. El plasma convaleciente ahora se ha utilizado en miles de pacientes con COVID-19.

Sin embargo, el único ensayo clínico aleatorizado fue pequeño e incluyó solo 103 pacientes recibieron plasma convaleciente 14 días después de enfermarse. No hubo diferencias en el tiempo de mejoría clínica o mortalidad entre los que recibieron y no recibieron tratamiento. La noticia alentadora fue que hubo una disminución significativa en los niveles de virus detectados por PCR.

Por lo tanto, es demasiado pronto para saber si esto será beneficioso y se necesitan ensayos clínicos controlados.

Remdesivir: sí, disminuye la estancia hospitalaria

Remdesivir es un medicamento que inhibe la enzima coronavirus que hace copias del genoma viral de ARN. Actúa causando la detención prematura o la terminación de la copia y, en última instancia, bloquea la replicación del virus.

El tratamiento con remdesivir, especialmente para los pacientes que requirieron oxígeno antes de colocarlos en un ventilador redujo la mortalidad y acortó el tiempo de recuperación promedio de 15 a 11 días.

Inhibidores de la ECA y BRA: siga tomándolos

Existía la preocupación de que los medicamentos llamados inhibidores de la ECA o bloqueadores de los receptores de angiotensina (BRA), que se usan para tratar la presión arterial alta y la insuficiencia cardíaca, podrían aumentar los niveles de las proteínas ACE2, el receptor del SARS-CoV-2, en la superficie de células en el cuerpo. Según los médicos, esto permitiría más puntos de entrada para que el virus infecte las células y, por lo tanto, aumentaría la gravedad de las nuevas infecciones por coronavirus.

Sin embargo, no hay evidencia de que este sea el caso. La American Heart Association, la Heart Failure Society of America y el American College of Cardiology recomiendan que los pacientes continúen tomando estos medicamentos durante la pandemia, ya que son beneficiosos en el tratamiento de la hipertensión arterial y la insuficiencia cardíaca.

Hemos hecho un progreso sorprendente en el tratamiento de COVID-19. Ya se ha demostrado que dos terapias, los esteroides y remdesivir, ayudan.

 

Temas relacionados: