23
Vie, Jul

Por: Cortesía

Internacional

Kamel Nacif pagó fianza y ya está libre en Líbano, dice Lydia Cacho

 La periodista Lydia Cacho informó que Kamel Nacif Borge fue liberado bajo fianza luego de que fuera detenido. Las autoridades libanesas le retiraron sus pasaportes libanés y mexicano para que no pueda salir del país.

“Autoridad libanesa detuvo a Kamel Nacif, le retiraron sus pasaportes libanés y mexicano para que no pueda salir del país. Está en libertad bajo fianza. Es un momento crítico para que se le juzgue por tortura, delincuencia organizada y pornografía infantil. Testifiqué”, señaló la periodista en redes sociales.

Asimismo, dijo que acudirá a testificar contra el empresario en la próxima audiencia en juzgados de Líbano, la cual se llevará a cabo el próximo 15 de junio.

Además, Lydia Cacho señaló que demostrará cómo el empresario vinculado a las más altas esferas del poder mexicano se convirtió en tratante de niñas y de adultas en la explotación laboral, involucrado en el lavado de dinero y operador del Senado de México.

Ayer por la tarde, la parodista anunció que había acudido ante las autoridades libanesas para testificar y reconocer plenamente al empresario Kamel Nacif Borge como la persona que ordenó su tortura tras exhibirlo por la compra de niñas para una red de prostitución.

Aunque medios nacionales informaron sobre la detención de Nacif Borge, el empresario fue aprehendido desde hace siete meses. El 28 de febrero pasado, SinEmbargo confirmó con la propia periodista mexicana que Kamel Nacif Borge fue detenido en Líbano desde octubre de 2020.

El empresario también tiene acusaciones por lavado de dinero y evasión fiscal en Estados Unidos. No obstante, la orden de aprehensión que se giró en su contra el 11 de enero de 2019 sólo hace referencia al delito de tortura en agravio de la periodista.

Nacif Borge, de origen libanés, llamado “El rey de la mezclilla” pero más conocido por sus presuntos nexos con redes de pedofilia, trata de personas y las agresiones a la periodista, se refugió en ese país luego de que perdió ante la justicia mexicana.

Con la detención de Kamel Nacif, sólo Adolfo Karam Beltrán, el exjefe de la Policía Judicial se encuentra prófugo por los actos de tortura contra la periodista debido a que en febrero pasado el exgobernador de Puebla, Mario Marín Torres, fue aprehendido.

LA HISTORIA DEL CASO

El caso de la red de pornografía infantil en la que se relaciona a Mario Marín se remonta hasta el año 2003, cuando un grupo de mujeres y niñas denunciaron penalmente al empresario libanés Jean Succar Kuri en Quintana Roo por abuso sexual y pornografía infantil.

Ese mismo año, de acuerdo con un recuento de Periódico Central, un Juez dictó una orden de aprehensión en contra de Succar Kuri, quien huyó hacia Los Ángeles, California. Mientras tanto, la periodista Lydia Cacho recibió las primeras amenazas de muerte por parte del empresario hotelero y lo denunció ante la entonces Procuraduría General de la República (PGR).

Lydia Cacho investigó y documentó el tema en el libro Los Demonios del Edén que fue publicado en el 2005, el primer año de Gobierno de Marín. El texto reveló información sobre una red internacional de delincuencia organizada, encabezada por el empresario Jean Succar Kuri, dedicada a la trata y explotación sexual de niñas y niños de entre 4 y 14 años de edad, la cual, de acuerdo con la periodista, actuaba con el conocimiento y la protección de políticos y empresarios de Quintana Roo y Puebla, donde hace referencia a Mario Marín y Kamel Nacif Borge, el llamado “Rey de la Mezclilla”, quien luego la demandó por difamación.

Cacho fue detenida arbitrariamente el 16 de diciembre de 2005 en Cancún, Quintana Roo, y trasladada en vehículo hasta la ciudad de Puebla. El 21 de diciembre de 2005 recibió el auto de formal prisión por los delitos de difamación y calumnia. Unos días después, ese delito quedó eliminado por falta de elementos y más tarde trasladaron el juicio a Quintana Roo.

La periodista denunció que su detención fue ilegal y que durante el traslado que duró al menos 20 horas fue torturada por parte de elementos policiales.

El apodo de “Góber precioso” surgió luego que el diario La Jornada dio a conocer, el 14 de febrero de 2006, una serie de conversaciones telefónicas en las que Nacif le agradece a Mario Marín por haberle dado “un coscorrón” a la escritora e incluso le ofreció, como muestra de gratitud, “dos hermosas botellas de coñac”. Al revelarse la conversación, se explicó que “botellas de coñac” era una clave para referirse a niñas menores de 12 años de edad. En el audio, el “Rey de la mezclilla” se refiere a Marín como “mi Góber precioso” y “el héroe de esta película”.

Por su parte, el exgobernador afirmaba: “Pues ya ayer le acabé de darle un ‘pinche coscorrón a esta vieja cabrona’. Le dije que aquí en Puebla se respeta la ley y no hay impunidad y quien comete un delito se llama delincuente. Y que no se quiera hacer la víctima y no quiera estar aprovechando para hacerse publicidad.

Ya le mandé un mensaje a ver cómo nos contesta. Pero es que nos ha estado jode y jode, así que se lleve su coscorrón y que aprendan otros y otras”.

En ese periodo, también se dieron a conocer los audios de la llamada en la que Nacif opera con “Juanito” Nakad la violación y golpiza a Lydia Cacho en la cárcel.

En marzo de 2006, Lydia Cacho denunció a Mario Marín Torres, Diana Laura Villeda, los policías judiciales, la Jueza penal Rosa Celia Pérez, Kamel Nacif, “Juanito” Naked, y quien resulte responsable por los delitos de: abuso de autoridad, cohecho, ejercicio indebido del servicio público, tráfico de influencias, colusión de servidores públicos, tortura y tentativa de violación.

En ese entonces, Amnistía Internacional, el Comité para la Protección de Periodistas, la OMCT y más de 40 organizaciones no gubernamentales se sumaron a una petición que realizaron diputados y senadores a la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que se investigara al entonces Gobernador de Puebla y a los responsables de Poder Judicial por las violaciones de Derechos Humanos y garantías individuales de Lydia Cacho.

Jean Succar Kuri fue detenido en Arizona, Estados Unidos, en 2006 y extraditado a México, donde fue encarcelado en Cancún hasta mayo de 2011, cuando un Juez federal ordenó su traslado al penal de máxima seguridad del Altiplano; pero en junio del año 2019 nuevamente fue trasladado a una cárcel de Quintana Roo.

El 2 de octubre de 2006, el Juez primero de lo penal en Quintana Roo envió al Distrito Federal el juicio de Lydia Cacho por carecer de sustento en Cancún. Ya en la Ciudad de México, el Juez de lo penal sobreseyó la causa penal por difamación contra Cacho. En la sentencia, ejecutoriada el 2 de enero de 2007, la periodista quedó libre de todo cargo penal.

En el año 2016, la sentencia en contra Succar Kuri fue modificada al pasar de 70 a 112 años en prisión, resolución que fue impugnada por su defensa.

El 2 de agosto de 2018, el Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas resolvió que existieron una serie de violaciones a los derechos humanos de la periodista Lydia Cacho. Fue la primera vez que se resolvió el caso de una periodista con esas características en el sistema universal de derechos humanos. La ONU pidió “procesar, juzgar y castigar con penas adecuadas a las personas halladas responsables de las violaciones cometidas”.

El 10 de enero de 2019, el Estado mexicano ofreció una disculpa pública a la periodista Lydia Cacho por la tortura de la que fue objeto, la discriminación en razón de género en su contra y las acciones que le impidieron acceder a la verdad y la justicia.

 

Temas relacionados: