29
Dom, Nov

Antonio Palestina, el campeón nacional de natación que idolatra a Lionel Messi

Foto: Cortesía

Deportes

Llegó en 2015 como instructor, en 2017 asumió como interino el puesto de entrenador y actualmente es Campeón Nacional de CONADEIP en la categoría Juvenil C de natación varonil. Antonio Palestina nos cuenta su andar por el deporte.

¿Cómo fue tu primer acercamiento al deporte?

Mi primer deporte, yo creo que como la mayoría de los mexicanos, el fútbol, mi papá le gustaba mucho el fútbol y correr maratones. Recuerdo que me invitaba e iba con él a correr pero a mí no me gustaba, entonces me empecé a meter al fútbol.

Como desde los 6 años me llevaba a jugar fútbol, pero, ya sabes, mi mamá siempre nos decía que teníamos que aprender a nadar y nos metió a un club a aprender y pues estaba entre los dos pero de chico estuve más envuelto en el fútbol.

En ese momento, ¿por qué te gusto más el fútbol que la natación?

El futbol era más competitivo en ese entonces y en el equipo estaban mis amigos  de la colonia y de la primaria. Mi papá buscó un patrocinador para el equipo y la convivencia era muy padre.

La natación en ese entonces era más recreativo y me gustaba mucho pero la verdad me gustaba más ir a jugar fútbol, en la natación era ir a jugar pero sin la parte competitiva.

¿Siempre estuviste compitiendo en ligas amateurs?

Sí, estuve desde pequeño y después como a los 11 o 12 conseguí una beca en una filial de Cruz Azul con el campeoncito Hernández; era el entrenador en ese entonces. Yo le debo mucho a ese entrenador, era muy exigente y estuve con ellos hasta los 17 años más o menos y ya después entre a la universidad.

¿Tuviste algún acercamiento profesional?
No, el equipo universitario nada más. Siempre he sido de complexión delgada, fui como a tres pruebas pero decliné. De ahí en fuera entre a la universidad, hicieron una pruebas y fui, afortunadamente quedé en el equipo universitario de la BUAP.

En tu paso como competidor universitario ¿qué destacarías?

La verdad me gustó mucho, hice una pausa de fútbol en la prepa; sí estaba en el equipo pero no iba a los entrenamientos, sólo iba a jugar y pues ahora que te vuelves entrenador te das cuenta que eso estaba mal.

Cuando entré a la universidad muy bien la verdad, los entrenamientos fuertes y el nivel de exigencia también; recuerdo el cuarto lugar que logramos en la  Universiada Nacional del 2014.

¿Esta pausa de la que hablas en el fútbol fue por algo en específico?

De hecho aquí va la relación con la natación, a mí el fútbol me apasiona mucho, pero como deporte y como entrenador ahora lo veo, me gusta más la natación porque es muy justa. En el fútbol dependes de muchas personas, incluso de que te pasen la pelota y en la natación eres tú contra ti mismo.

Tú eres el que decide si entrena o no, tú eres el que compite fuerte y si lo haces mal es para ti nada más. Tú eres responsable de todo y en el fútbol pues hay muchas cosas injustas como el que no le caigas al entrenador, que no te de minutos, el grupo del vestidor, etc. Siento que es más justa la natación que el fútbol y por ese lado me gusta más la natación.

¿En qué momento te empezaste a ver como entrenador?

De hecho siempre me gustó esto de dirigir; bueno yo era el capitán del equipo de mi papá y en ese entonces teníamos como 10 años y mi papá tuvo que cambiar de residencia por su trabajo y solo venía sábados y domingos

Entonces mis amigos y yo pues nos juntábamos en la tarde para entrenar pero pues éramos puro juego y ahí según yo hacia los entrenamientos.

Más adelante, ese equipo se deshizo y me invitaron a otro equipo, igual amateur, pero un poquito más organizado en la liga FairPlay y la Estudiantil. Cuando estaba estudiando la prepa, el señor me invitó a que dirigiera a los más pequeños, entonces siempre estuve envuelto en ese tema y siempre me ha gustado.

¿Cómo empiezas a entrenar natación?
En una ocasión me invitan a trabajar en un club y me gustó. Estuve dos meses ahí y un amigo - que era entrenador – me invitó a quedarme más tiempo con las categorías más pequeñas.

Me quedé, recuerdo que iba como una hora y me empecé a apasionar;  terminando el entrenamiento me quedaba a ver a los nadadores como Diana Luna  que han ido a competencias internacionales; yo estaba estudiando la licenciatura y  lo relacionaba todo.

Afortunadamente me llegaron dos niños talento que quedaron campeones compitiendo contra todos los de la república y ahí es cuando ya me invitan formalmente a quedarme, me apasioné con ellos y posteriormente me dieron oportunidad de enfocarme más a categorías grandes. También empecé a tomar cursos de natación y como cada años intento actualizarme.

Tu llegada a UPAEP, ¿cómo se da?
Estaba solamente trabajando con este club en las tardes, UPAEP  estaba buscando un instructor de natación en 2015 (para el taller) por la mañana, entonces vine y me quedé de forma un tanto fortuita. Mientras en Nelson Vargas me invitaban más a nacionales y en 2017 me invitaron a ser entrenador interino. Afortunadamente siempre me ha gustado trabajar duro entonces me gustan los retos y dije esta  es mi oportunidad y de aquí soy entonces comienzo a entrenar fuerte y es como llegó aquí a UPAEP

Y ese creer en cosas más altas terminó primero con un campeonato, ¿cómo se planeó?
En el 2018 cuando fuimos subcampeones, no me daba cuenta de lo que habíamos hecho, seguíamos entrenando fuerte y empezamos a planear la temporada. Los resultados que habíamos dado anteriormente hizo que buscáramos un excelente nadador como es Tomas Ferreiro; corregí un poco la forma de trabajar e incluso sólo descansamos una semana, la semana en que la universidad cierra. 

Los gustos de Antonio Palestina
Atleta favorito: Messi.
Comida: Italiana.
Libro: Pep Guardiola, otra manera de ganar.
Música: Todos los géneros.
Película: Duelo de Titanes.
Hobbies: Jugar fútbol.
Equipos: Cruz Azul y Barcelona.

 

Temas relacionados: