Qué pensaba Carl Sagan sobre los extraterrestres y la vida en otros planetas

Foto: Cortesía

Cultura

El autor de ‘Cosmos’ creía que la vida no era una condición única en la Tierra y así imaginaba a los extraterrestres.

Carl Sagan pensaba en el Universo como un sitio rebosante de vida. 

El divulgador científico más popular de la historia partía desde una perspectiva cósmica para dudar de que, entre los billones de galaxias que existen en el Universo observable y la inconmensurable cantidad de soles y mundos que orbitan a su alrededor, la Tierra fuera el único sitio que alberga vida.

La búsqueda de vida extraterrestre apasionó al autor de ‘’Pale Blue Dot” (1994) hasta el final de sus días, pero a diferencia de los ufólogos y entusiastas del fenómeno OVNI, el científico basó sus investigaciones en criterios objetivos, como los ingredientes necesarios para la vida, la materia orgánica y las posibilidades de un desarrollo evolutivo extraterrestre completamente distinto al de la Tierra.

¿CÓMO SON LOS EXTRATERRESTRES SEGÚN CARL SAGAN?

A pesar de su optimismo desbordado por la búsqueda de vida extraterrestre, Sagan aseguraba que los primeros indicios de vida fuera de la Tierra no llegarían en una nave espacial, ni serían similares a las caracterizaciones estilo Hollywood. En su lugar, consideraba que la confirmación de vida extraterrestre sería mucho más humilde, con el hallazgo de microorganismos.

Sagan fue el primero en señalar a las nubes de Venus como uno de los sitios más prometedores del Sistema Solar en la búsqueda de vida extraterrestre. En un estudio publicado en 1967, el autor de ‘Cosmos’ (1980) especuló que a partir de la composición bioquímica de las nubes venusinas, sería posible la existencia de formas de vida sencillas flotando sobre ellas.

En una entrevista para la radio pública de Chicago en 1985 con el escritor Studs Terkel, Carl Sagan compartió su punto de vista sobre el tema ampliamente:

“Es inevitable que los humanos proyecten sus sueños y esperanzas en el cosmos: los intentos comunes de Hollywood retratan a los extraterrestres como criaturas rojas con garras y colmillos, cabezas puntiagudas y carácter desagradable.

Steven Spielberg ha dado un paso importante para mostrar la posibilidad de extraterrestres benignos, pero incluso en este caso, los extraterrestres aparecen como ligeras variaciones de los seres humanos cuando el historial evolutivo es claro en que los extraterrestres serían muy distintos a nosotros”.

¿DÓNDE BUSCAR VIDA EXTRATERRESTRE?

Carl Sagan fue impulsor de los programas SETI (de búsqueda de inteligencia extraterrestre, por sus siglas en inglés) a través del uso de radiotelescopios para buscar o enviar señales a lo profundo del espacio.

El científico consideraba que entre el resto de civilizaciones de la Vía Láctea, la nuestra debía ser una de las más atrasadas, debido a la reciente invención de los radiotelescopios (1937) en una perspectiva cósmica.

A partir de esta idea, Sagan suponía que en caso de recibir un mensaje extraterrestre, este sería obra indudablemente de una civilización más avanzada que la humana:

“Así que si recibimos un mensaje, no puede ser de alguien menos capaz que nosotros, porque alguien menos capaz no podría comunicarse en lo más mínimo. Tendría que ser alguien mucho más avanzado que nosotros, y quizás tan avanzado como nosotros lo estamos de las hormigas, o los gusanos”.

LOS TRES INGREDIENTES PARA LA VIDA

En la misma entrevista para la radio pública, Carl Sagan explicó en un par de minutos su idea sobre la que sustentaba la posibilidad de vida extraterrestre, la unión de espacio, materia orgánica y tiempo como una receta casi infalible para la vida de la siguiente forma:

“Existe un enorme número de planetas, toda una gama de sistemas planetarios alrededor de las estrellas cercanas. Así que hay muchas morada potenciales para la vida, eso es una cosa.

Luego está la materia orgánica: las moléculas compuestas ricas en carbono que son esenciales para el tipo de vida que conocemos son fantásticamente abundantes en el Universo. Las vemos en asteroides, cometas, en las lunas en el Sistema Solar exterior e incluso en los obscuros y fríos espacios entre las estrellas, así que la sustancia de vida está en todas partes.

Y luego está el tiempo. Hay millones de años para la evolución biológica en todos esos mundos y hay muchos mundos mucho más antiguos que el nuestro. 

Así que si juntamos muchos lugares, mucha materia orgánica y mucho tiempo, parece muy difícil creer que nuestro irrisorio y pequeño planeta es el único que está habitado”.

MUY INTERESANTE. 

 

Temas relacionados: