El coronavirus seis meses después

Foto: Cortesía

Internacional

Este martes se cumplen seis meses desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recibió los primeros informes de un grupo de casos de neumonía de causa desconocida en China, que luego se identificó como un nuevo tipo de coronavirus.

Aunque ahora se siente como una eternidad, es posible comenzar hacer un recuento de lo que ha causado el virus al mundo.

Las cifras más altas y fáciles de entender son los totales de enfermos y muertos. Hasta ahora, más de medio millón de personas en todo el mundo han fallecido por el COVID-19 y van más de 10 millones de casos.

Este último número puede ser resultado de una insuficiente aplicación de pruebas. La semana pasada, el jefe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos sugirió que los datos disponibles pueden representar solo una de cada 10 infecciones en ese país.

El número récord de nuevos casos no podría explicarse únicamente por el aumento de las pruebas de detección, dijo la semana pasada el doctor Michael Ryan, jefe de emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), destacando que muchos países han registrado grandes alzas de ingresos hospitalarios y decesos.

Si bien el aumento en la aplicación de pruebas probablemente detectaron una mayor proporción de casos en algunos países, en lugares como América Latina hay indicios de que estas solo se hacen a pacientes graves.

Económicamente, la pandemia también ha generado un desastre. El Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos se contrajo a una tasa de 5 por ciento en el primer trimestre del año. Mientras que China cayó 6.8 por ciento en el mismo periodo. Por otra parte, la economía de México se contrajo 2.2 por ciento en los primeros tres meses de este 2020.

El comercio se ha vuelto extremadamente volátil ya que se reacciona ante las nuevas lecturas diarias de casos y hospitalizaciones en regiones donde se presentan rebrotes.

En tanto, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) advirtió que la crisis por la pandemia de COVID-19 podría costarle al mercado laboral a nivel mundial la pérdida de hasta 895 millones de empleos en el 2020.

Mientras tanto, los científicos están avanzando con los esfuerzos para encontrar una vacuna o un tratamiento efectivo, y las compañías están calculando cómo recuperar sus inversiones y ganancias.

El lunes, Gilead Sciences reveló cuánto planea cobrar por uno de los primeros medicamentos que se llevarán al mercado para tratar el COVID-19. A 3 mil 120 dólares para la mayoría de los pacientes, algunos dicen que el medicamento vale la pena, mientras que otros cuestionan tanto el precio como los datos que lo respaldan.

Lo que sucede después está lejos de ser cierto. Lo que una vez se sintió como una marcha lenta pero constante hacia la reapertura se ha revertido.

La pandemia sigue avanzado en diversas partes del mundo, incluyendo Estados Unidos, donde el aumento de las infecciones puso de manifiesto los peligros de reactivar las economías sin que exista una vacuna o un tratamiento efectivo contra el COVID-19.

Países con grandes poblaciones como India, Indonesia, Pakistán y México enfrentan importantes alzas. Brasil es el segundo país más afectado del mundo.

En China, el país donde se originó la pandemia en diciembre, las autoridades han movilizado recursos para realizar tests masivos y aislaron partes de Beijing este mes por un nuevo brote.

La pandemia de coronavirus ha hundido a millones de personas en la hambruna, denunció el lunes el Programa Mundial de Alimentos de la ONU al solicitar casi 5 mil millones de dólares para ayudar a alimentar al creciente número de pobres.

La OMS se está preparando para los días más oscuros. Tedros Adhanom Ghebreyesus, jefe de la agencia de salud global, dijo el lunes que "lo peor está por venir".

En otra intervención, Adanom indicó que fueron necesarios más de tres meses para el primer millón de contagios confirmados de coronavirus en todo el mundo, pero apenas ocho días para el último millón de casos.

 

Temas relacionados: