01
Lun, Mar

Por inconsistencias, advierten que Ley Agnes podría caer en una simulación

Foto: Cortesía

Política

Puebla, Pue. Debido a que el dictamen de la recién avalada Ley Agnes establece modificaciones sobre el Código Civil que no le corresponde realizar al Congreso del Estado, la iniciativa podría caer en una simulación legislativa, según advirtió la diputada del PRI, Rocío García Olmedo, lo cual provocaría que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) eche abajo la resolución del Poder Legislativo local.

Rocío García expuso que la iniciativa de reforma contiene acciones sobre el Código Civil que no le corresponde realizar al Congreso, sino únicamente a la Cámara de Diputados. Incluso la Suprema Corte determinó esto en un fallo que data del 2017, por lo que la Ley Agnes podría caer en una simulación legislativa en caso de aprobarse en el Pleno, cuando se lleve a cabo la votación la próxima semana.

Y es que la iniciativa que se aprobó en comisiones de Gobernación y Puntos Constitucionales y Procuración y Administración de Justicia el viernes 19 de febrero, establece requisitos y procedimientos administrativos para que los Registros Civiles efectúen el levantamiento de una nueva acta de nacimiento para personas con identidad de género autopercibida.

Ante esto, la priista propuso solo reconocer en el Código Civil el derecho a las personas transgénero para establecer su nueva identidad en documentos oficiales, y dejar los debidos procedimientos en manos de los Registros Civiles, aunque dijo que las reformas necesarias para evitar una simulación legislativa las presentará cuando la ley sea discutida en el Pleno del Congreso.

La Ley Agnes, o Ley de Identidad de Género, fue avalada en comisiones unidas el pasado viernes con 7 votos a favor, cero el contra y tres abstenciones, y se espera que su aprobación también se logre en sesión del Pleno a realizarse el próximo 26 de febrero, con lo que pasaría a reconocerse en el Código Civil del estado de Puebla. 

La aprobación de dicha ley fue uno de los acuerdos a los que el Congreso llegó con las colectivas feministas que mantuvieron ocupada la sede legislativa entre noviembre a diciembre del año pasado, aunque el trato fue que ésta se votaría a más tardar el pasado 15 de febrero, lo cual no ocurrió. 

El otro acuerdo al que se llegó en aquel momento fue el de discutir y votar en el Pleno la despenalización del aborto en la entidad, que supuestamente sería tratada a más tardar en el mes de abril.

 

Temas relacionados: