27
Mié, Oct

Por: Cortesía

Internacional

Hombre fingió suicidio tras cometer fraude de préstamos por covid-19 a empresas

Un hombre fue condenado a casi cinco años de cárcel en Estados Unidos luego de que intentara estafar al gobierno de ese país, junto con un cómplice, pretendiendo recibir más de medio millón de dólares en apoyos, esto debido al plan de ayuda que hay para pequeñas empresas en dificultades por la pandemia del coronavirus, y luego intentara fingir su suicidio.

Según revela Telemundo, citando a la fiscalía, David Staveley, de 54 años, y su cómplice, David Andrew Butziger, de 53 años, de Warwick, Rhode Island, enviaron cuatro solicitudes de préstamos corrompidas a un banco de la ciudad de Florida, donde informaban que ambos eran dueños de negocios con grandes nóminas cada mes.

Las solicitudes llegaron a acumular un monto de 550 mil dólares por dos restaurantes que se ubican en Warwick, Rhode Island, y otro que se encuentra en la zona de Berlin, Massachusetts, agregando además una empresa de telefonía inalámbrica.

La oficina del fiscal general de Rhode Island comunicó que se trata de las primeras personas que han sido acusadas en el país por solicitar de forma ilegal los préstamos del Programa de Protección de Cheques (PPP por sus siglas en inglés), pasando el primer proceso en mayo de 2020. 

Entre las señales de alerta de las autoridades estuvieron que Staveley, quien también se identificaba como Kurt David Sanborn o David Sanborn, tenía cerrados los restaurantes al momento de hacer las solicitudes, mientras que la empresa de telefonía no registraba empleados y tampoco había reportes de pagos de salarios.

En mayo de 2020 el hombre se declaró inocente, el tribunal le otorgó arresto domiciliario con un rastreo por GPS, sin embargo al tiempo después se lo quitó y huyó. Las autoridades encontraron su vehículo en Quincy, Massachusetts. Al investigar el automóvil, se encontró algunas pertenencias personales como su cartera, tarjetas de créditos y permisos de conducir, así como también una carta dirigida a sus familiares y socios, a quienes les comunicó que se suicidaría. Sin embargo, los investigadores no encontraron rasgos de un suicidio.

El hombre fue por varios estados y llegó a tener varias identificaciones falsificadas, así como placas de automóviles robadas. Los fiscales informaron que fue el 23 de julio de 2020 que las autoridades lo atraparon en Alpharetta, Georgia. En su nuevo proceso, tanto él como su madre dijeron que sufría de estrés postraumático tras ser agredido previamente en una cárcel. “Se trataba de un plan para hacerse rico y ganar dinero fácil”, dijo la jueza del Tribunal de Distrito, Mary S. McElroy. El abogado de Staveley afirmó que su representado sufrió un autoaislamiento en los últimos 14 meses.

El hombre contaba con antecedentes penales, cumplió dos condenas por el robo de 284 mil dólares a un equipo de béisbol de ligas menores, junto con su responsabilidad en realizar fraude hipotecario en New Hampshire. En mayo de este año el hombre se declaró culpable de cometer el fraude y de evitar su comparecencia ante el tribunal, lo que lo podría llevar a pasar 56 meses en cárcel. Por su parte, su cómplice quien también asumió su responsabilidad en septiembre de 2020, por el engaño, será sentenciado el 1 de noviembre. 

 

Temas relacionados: