26
Vie, Feb

Javier Ceniceros, el pasado y el futuro del basquetbol en Puebla

Foto: Cortesía

Deportes

El presente y el pasado del equipo de basquetbol han sido marcados por Javier Ceniceros, actualmente coach de las Águilas de UPAEP, pues en los noventas cuando este equipo se encontraba en su peor momento, le fue ofrecido el trabajo para salvarlos y sacarlos a flote, logrando hacer un gran trabajo desde hace ya más de 25 años.

Con un debut soñado al ganarle a Borregos de Monterrey, 18 campeonatos nacionales, ser jefe de selección nacional universitaria y en la mayor femenil, así como asistente en el mundial FIBA de 2014 y ser parte del proceso formativo de Gustavo Ayón quien anduvo por la NBA y el equipo del Real Madrid, es parte de la exitosa carrera de Javier Cisneros.

Antes de incursionar en el basquetbol, Ceniceros era un especialista de béisbol y la segunda base, siendo también un buen pícher a tal grado de ser seleccionado para regionales y estatales, apostando posteriormente por el deporte de la duela como guardia o como organizador, esto debido a su estatura, temiendo un gran éxito en este deporte pues es lo que lo hizo brillar.

El nacido en ciudad Camargo Chihuahua, decidió venir a Puebla con Águilas UPAEP para tener una oportunidad deportiva por medio de un amigo que lo convenció de llegar a la institución angelina, teniendo éxitos desde su llegada en las ligas de Conadeip.

Su preparación fue ardua y difícil durante su etapa como Águila, pues la exigencia que se tenía era máxima, teniendo una carrera llena de logros y fracasos que lo han marcado para progresar, como el titulo robado a falta de 5 segundo para que se acabara el tiempo establecido, así como el tener que cuidar durante un lapso de tiempo a su hijo enfermo, la reestructuración del equipo a causa de que varios jugadores querer probar suerte en el profesional.

Su prioridad es seguir estando en primera fila para todos los proyectos venideros en UPAEP, mantenerse en ritmo y bien físicamente para poder seguir siendo entrenador formador de jóvenes, inculcarles unos buenos valores y ser mejores personas. El interés por Olimpiadas o Selección no es algo que a Ceniceros le pase por la cabeza, pues su meta está en el ámbito formativo de los jóvenes poniendo en alto a la institución y México a través de las nuevas promesas

 

Temas relacionados: