17
Dom, Ene

5 Técnicas de tortura que utilizaban los asirios con los pueblos que conquistaban

Foto: Cortesía

Cultura

Los asirios eran conocidos por su brutalidad y solían utilizar la tortura como arma de guerra.

Los ríos Tigris y el Éufrates han sido testigos de grandes civilizaciones. De entre ellas, el Imperio Asirio se alzó como uno de los más bélicos y crueles de la Antigüedad. Además de su poderío económico, se distinguió de otros pueblos por la capacidad militar impía de los asirios.

Incluso para los estándares antiguos de crueldad, los asirios destacaron por ser particularmente sanguinarios. Por esta razón, en sus campañas de extensión territorial tuvieron pocos adversarios reales: entendieron muy bien que la brutalidad era un arma fundamental para revestirse de un halo invencible.

Muy pronto se ganaron fama en Mesopotamia por sus técnicas atroces de tortura. Éstas son sólo algunas de las estrategias de matanza colectiva que utilizaron durante su esplendor militar:

1. Empalamiento

Los asirios se enorgullecían de su capacidad de orquestar ejecuciones masivas. Una de los castigos ejemplares favoritos del Imperio fue el empalamiento: una muerte lenta y dolorosa que imponía terror sobre el resto de la población subyugada. Además de ser una demostración brutal de poder, era una manera de humillar hasta el último momento a sus enemigos.

A diferencia de la técnica medieval —que iniciaba en el recto—, los asirios clavaban estacas a la altura de las costillas de los condenados. El mismo peso de la víctima hacía que los picos sobresalieran por el otro lado de sus cuerpos, destrozando sus vísceras y órganos internos. 

2. Desollamiento

Otra de las técnicas predilectas de los reyes asirios era desollar en vida a sus enemigos. Particularmente a los líderes de bandos rebeldes, para mostrar a la población los alcances del gobierno en curso. El proceso comenzaba en la parte posterior de la entrepierna, y seguía por los muslos hasta el resto del cuerpo.

Posteriormente, harían tirones la piel para colgarla en las paredes de las ciudades, a manera de advertencia a otros grupos de choque. De esta manera, la piel quedaría como un recordatorio visible para todos los ciudadanos de qué no hacer para enfurecer a las autoridades. 

3. Molienda de huesos

Las matanzas colectivas no sólo deberían de cumplir un fin pragmático, como terminar con los soldados de ejércitos completos. Los asirios tenían muy claro que este exterminio debería de ser psicológico y simbólico también. Por esta razón, cuando capturaban a sus adversarios, obligaban a los nobles de los pueblos sometidos a pulverizar los huesos de sus antepasados.

De esta forma, podrían erradicar la historia de estas civilizaciones para imponer sus propias costumbres y prácticas, borrando el pasado de los demás por completo. Sin evidencia de otros gobernantes, la administración del Imperio Asirio sería más legítima sobre las naciones subyugadas.

4. Cortar cabezas

Además de cortar a jirones la piel de sus adversarios políticos, los soldados asirios tenían permiso de decapitar a los enemigos una vez que fueran derrotados. Se tiene registro de que diversas pirámides fueron construidas sobre la base de cabezas de líderes derrotados. En diversas ocasiones, también, decoraron los árboles de las ciudades sometidas con los rostros amputados de los gobernantes anteriores.

5. Amputaciones

Piernas, brazos, lenguas, orejas e incluso testículos fueron amputados de los enemigos políticos de los asirios. Ya fuera como un castigo o una premonición para una muerte segura, el ejército del Imperio estaba listo para sacar ojos o quemar vivas a las personas sin ningún remordimiento.  Para ellos, la brutalidad era un valor sistemático, heredado de sus gobernantes para la organización militar. En últimas, era un derecho divino.

MUY INTERESANTE. 

 

Temas relacionados: