Por: Cortesía

Tlaxcala

Magistrado Bernal Salazar agradece al Congreso del Estado al despedirse del TSJE

A poco tiempo de concluir su segundo periodo como integrante del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), el magistrado Fernando Bernal Salazar ha enviado un mensaje de “agradecimiento” a los miembros de la sexagésima cuarta legislatura, en lo que ha sido su despedida del cargo.

En un documento dirigido al Pleno y al presidente de la Mesa Directiva del Congreso del Estado, José Gilberto Temoltzin Martínez, el magistrado expresó que “ha sido un honor y un privilegio servir a nuestra comunidad desde esta honorable posición jurisdiccional”.

Bernal Salazar destacó que, durante su tiempo en el Poder Judicial de Tlaxcala, trabajó con “dedicación y compromiso para garantizar una impartición de justicia de manera justa, imparcial y eficiente” desde la Segunda Ponencia de la Sala Civil-Familiar, de la que es titular. Resaltó que ha atendido de manera oportuna a los justiciables sin generar rezago en los asuntos pendientes.

Entre sus logros, mencionó la gestión frente a la pandemia de COVID-19, que resultó en un bajo porcentaje de contagios; la construcción de las Casas de Justicia en los Distritos Judiciales de Morelos (Tlaxco) y Zaragoza (Zacatelco); y el inicio de la edificación de la Casa de Justicia en el Distrito Judicial de Ocampo (Calpulalpan). Enfatizó que todas estas acciones se realizaron con finanzas sanas, sin observaciones del Órgano de Fiscalización Superior.

El magistrado expresó su “sincero agradecimiento” a los legisladores y se retiró con la “satisfacción de haber dado lo mejor en cada decisión y en cada jornada”, esperando que su “experiencia pueda seguir siendo de utilidad en el futuro en las actividades profesionales pertinentes”.

Sin embargo, la gestión de Fernando Bernal Salazar no ha estado exenta de controversias. En 2018, fue confirmado en el cargo por seis años más tras un largo litigio ante el Congreso del Estado y el Poder Judicial de la Federación. Dos años después, en 2020, fue destituido del cargo de presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado y del Consejo de la Judicatura debido a presuntas irregularidades en el ejercicio de sus funciones.

Las acusaciones incluyeron la expansión de la nómina con más de 750 personas y la contratación de familiares y amigos con altos salarios. Entre ellos, su hermana Verónica Leticia Bernal Salazar, quien pasó de ser auxiliar administrativa a proyectista de juzgado, y su excuñada Ariadne Angélica Palafox Islas, quien trabajaba en el Archivo de Huamantla.

 

Temas relacionados: