Gobierno estatal ya no aceptará infraestructura médica del Ayuntamiento para asuntos relacionados al Covid-19

Foto: Cortesía

Puebla

Puebla, Pue. Una nueva polémica surgió entre el Ayuntamiento de Claudia Rivera y el gobernador, Miguel Barbosa, luego de que la administración estatal rechazara los 12 ventiladores de respiración asistida que la Comuna donó a la Secretaría de Salud para dar atención a hospitalizados por Covid-19, debido a que los aparatos se encontraban oxidados, incompletos y con alta probabilidad de contener virus y bacterias, pues la dependencia del estado señaló que prácticamente son desechos hospitalarios.

Aunado a lo anterior, estos ventiladores, adquiridos por un monto de 15 millones de pesos, carecen de las correspondiente certificación, según señaló la dependencia que encabeza Humberto Uribe Téllez, por lo que definitivamente se descartó que vayan a ser usados para intubar a personas que lo requieran, además de que el gobierno del estado sentenció, por medio de un comunicado, que ya no sostendrá ninguna vinculación con el Ayuntamiento sobre infraestructura médica en asuntos de Covid-19.

La respuesta del gobierno municipal a esta situación fue que ya se comenzaron a hacer los trámites necesarios para el proceso de devolución de éstos insumos tecnológicos de la marca "Nellcor Puritan Bennett" con los respectivos proveedores, quienes tendrán que reemplazar los equipos por unos que sí puedan usarse, o de los contrario se comenzará un procesio de recesión contractual, aunque, como ya se dijo, el gobierno del estado no aceptará más equipos hospitalarios.

El gobierno de Puebla se deslindó de cualquier relación con la empresa que brindó los respiradores a la Comuna al asegurar que nunca hizo ningún trato con esta de forma directa, y señaló a Leobardo Rodríguez Juárez de simular confusión en este tema.

 

 

Temas relacionados: