En mi gobierno pueden existir fallas técnicas, pero no éticas: Claudia Rivera

Foto: Alex Muñoz

Puebla

Puebla, Pue.-  No miento porque no es mi estilo. Tengo por norma no afectar a nadie y ayudar a todos. Seguiré haciendo política y al servicio público porque es mi vocación, pues lo que empezó en las calles y en el activismo hoy se ve materializado en el ejercicio de gobierno y con un estilo propio porque no me gusta repetir patrones, sentenció la presidente municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco.

Lo anterior durante la entrega de su Segundo Informe de Gobierno que se realizó en Palacio Municipal sólo con la asistencia de 70 personas entre regidores, titulares de dependencias y figuras del ámbito empresarial.

Durante su mensaje la alcaldesa destacó que su gobierno está enfocado en seguir construyendo una ciudad con mejores condiciones de bienestar de los poblanos, como la disminución en los índices delictivos en 33.1 por ciento en comparación con el último año de la administración anterior.

En ese sentido señaló que la actual administración reafirma su compromiso de continuar alineados a la Estrategia Nacional de Seguridad Ciudadana y Construcción de la Paz invirtiendo en más equipamiento, en mejores prestaciones, en más certificaciones y en la dignificación de los cuerpos policiacos, al tiempo que se atienden las causas y no sólo los efectos.

Asimismo, señaló que en su administración se acabó la corrupción de funcionarios, por lo que reiteró que servidores públicos que traicionan a la gente no tendrán una segunda oportunidad.

“No más García Lunas en el gobierno. En esta administración no hay personajes de esa calaña, ni tampoco nos relacionamos con quienes formaron parte de esa camarilla.Como lo he dicho en reiteradas ocasiones, para la corrupción se necesitan dos: alguien que ofrece y alguien que accede; pero también, para acabar con la corrupción se necesitan dos: alguien que denuncie y alguien que sancione”, expresó.

Otro tema que destacó durante su informe fue las inversiones focalizadas en zonas con alto grado de rezago social, destinando 17 millones de pesos para la construcción de 300 cuartos adicionales, se beneficiaron a 112 escuelas de educación básica, mediante la elaboración, almacenamiento y conservación de alimentos, llegando a más de 37 mil niñas y niños.

 

Temas relacionados: