27
Vie, Nov

Ya son 100 mil muertos en México

Foto: Cortesía

Nacional

La pandemia de COVID-19 se ha cobrado la vida de más de 100 mil personas en México, un número mucho mayor al estimado inicialmente por las autoridades en su peor escenario, y no hay señales de que su devastación termine pronto.

El 4 de junio, el subsecretario federal de Salud y encargado de la respuesta de México a la pandemia de COVID-19, Hugo López-Gatell, afirmó que el escenario catastrófico para el país sería llegar a 60 mil muertos.

Poco más de cinco meses después, esa cifra palidece y se ha convertido en un amargo recordatorio de la letalidad y velocidad con la que el virus ha arrebatado ya la vida de más de 100 mil personas en el país.

El gobierno federal reconoció el primer caso de COVID-19 en el país el 27 de febrero, luego de semanas espectando la devastación que ya se había generado en varias naciones de Asia y Europa. Días más tarde, los diferentes gobiernos locales comenzaron a implementar confinamientos y medidas especiales para intentar detener el avance de la pandemia, cuyas características la hacían particularmente peligrosa para los mexicanos y sus comorbilidades más frecuentes, como la hipertensión, la obesidad y la diabetes.

México se convirtió en el cuarto país del mundo en rebasar la trágica cifra de 100 mil muertes por COVID-19, solo detrás de Estados Unidos, Brasil e India. Además, se han registrado más de un millón de infectados detectados oficialmente, aunque por el bajo número de pruebas realizadas en la población, la cifra podría ser mucho mayor.

Las campañas de distanciamiento social y concientización para el uso de cubrebocas no han bastado para detener el avance de la pandemia.

La reapertura de varios espacios públicos tras el primer confinamiento en la primavera ha ido aparejada de un incremento en las hospitalizaciones y defunciones.

Al final del túnel se asoma la esperanza de las vacunas de Pfizer y Moderna, con efectividades de más de 90 por ciento y a las que México podría tener acceso relativamente pronto. Pero en lo que llegan, la batalla contra el COVID- 19 parece aún muy cuesta arriba.

Alta letalidad en los hospitales públicos

No solo existe un fuerte contraste entre el sector público y el privado en materia de mortalidad, sino entre los diferentes sistemas de salud del Estado: 4.5 de cada 10 pacientes hospitalizados en el IMSS han fallecido, contra apenas 3.1 en hospitales de la Secretaría de Salud y 1.6 del sector privado.

Contagios por edad y sexo

La mayoría de las infecciones se concentran en menores de 45 años.

Aditamento que salva vidas

Los cubrebocas existen en muchos estilos y materiales, pero generalmente funcionan de la misma manera. Las capas de fibras capturan grandes gotas respiratorias y partículas más pequeñas en el aire conocidas como aerosoles, que pueden transportar el coronavirus.

Con un último reporte de 576 nuevas defunciones, la Secretaría de Salud confirmó este jueves que, a ocho meses y medio de epidemia, México llegó a las 100 mil 104 muertes por COVID-19 –en promedio 406 decesos diarios–, y registró otros 4 mil 472 contagios, con los que sumaron ya un millón 19 mil 543 casos.

A 173 días de la “nueva normalidad”, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, informó que, ante los rebrotes y el aumento de casos en diversas entidades del país, este jueves hubo una reunión con la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) para un llamado de alerta.

Precisó que se exhortó a los gobiernos estatales a reforzar las medidas y actividades de promoción de la salud en sus comunidades, con el fin de “detectar en forma temprana a personas enfermas de COVID para poder salvar más vidas en la epidemia”, antes de llegar a los hospitales.

Insistió en que los gobiernos locales deben buscar ampliar más las medidas de la persuasión y no optar por acciones coercitivas, ya que “son también autoridades sanitarias y tienen una responsabilidad en su ámbito demográfico local”.

Reconoció que hay un incremento en la hospitalización de nuevos casos infectados y recomendó que en las grandes ciudades, como la Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey, se impulse una mayor participación ciudadana porque “es más difícil controlar la epidemia”.

López-Gatell calificó de “lamentable” que se utilicen las cifras de decesos y de contagios como instrumentos de “confrontación política”, con un fin “alarmista” o como “publicidad”, tanto en partidos como medios y otros sectores.

Opinó que, en cambio, es “alentador” que la sociedad, “en su gran mayoría, ha encontrado útil la información que se da en los reportes técnicos” de Palacio Nacional, lo que permite que “seamos juzgados y evaluados”. “Bienvenida la crítica y la observación”, sostuvo.

 

Temas relacionados: