¿Qué es COVAX y por qué será clave en distribución de la vacuna contra el COVID-19 en México?

Foto: Cortesía

Nacional

Existe un esfuerzo global para distribuir vacunas contra el COVID-19 a los países más pobres, pero algunos de las naciones más grandes del mundo, incluidos Estados Unidos y Rusia, no tienen la intención de apoyar el esfuerzo.

Esa falta de respaldo podría tener consecuencias devastadoras para acceder a una inyección contra el nuevo coronavirus en EU y en muchos países pobres de todo el mundo. Eso se debe a que EU no tendría garantizado el acceso a las vacunas de la iniciativa COVAX.

Además, el mecanismo puede enfrentar una falta de financiación que necesita para ayudar a los países pobres a controlar sus epidemias, lo que permitirá que el virus continúe circulando por todo el mundo.

Te recomendamos: Estas son las vacunas contra el COVID-19 que México podrá elegir por su pago al mecanismo COVAX

¿Qué es la iniciativa COVAX?

El mecanismo, conocido formalmente como Centro de Acceso Global a Vacunas COVID-19, es una colaboración global para acelerar el desarrollo, fabricación y distribución equitativa de nuevas inyecciones.

Los países que se inscriban en el mecanismo tendrán acceso a una amplia cartera de nuevas vacunas candidatas para combatir el virus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19.

COVAX está formada por Gavi, la Alianza por las Vacunas; la Coalition for Epidemic Preparedness Innovations (CEPI) y la Organización Mundial de la Salud.

Gavi, una asociación público-privada, vacuna a los niños contra enfermedades mortales en todo el mundo; CEPI ayuda a desarrollar las inyecciones y la OMS trabaja con 194 estados miembros para promover la salud mundial.

Juntos, estos grupos han recaudado 700 millones de dólares hacia un objetivo inicial de 2 mil millones de dólares para apoyar la instalación de COVAX.

COVAX apoya la investigación y el desarrollo de nuevas vacunas invirtiendo en ellas y negociando precios con las empresas farmacéuticas. El objetivo es tener 2 mil millones de dosis para distribuir a finales de 2021, lo que debería ser suficiente para ayudar a los países a vacunar a 20 por ciento de su población y terminar con la fase aguda de la pandemia.

La participación en COVAX puede verse como una especie de seguro, incluso para los países más ricos, como EU, que tienen acuerdos bilaterales con algunos desarrolladores de medicamentos para obtener acceso prioritario a algunas vacunas.

Si los candidatos a la vacuna COVID-19 fallan (una revisión reciente de medicamentos y vacunas que pasan por ensayos clínicos mostró que incluso aquellos en las etapas finales de la investigación tienen solo 20 por ciento de posibilidades de éxito), los países comprometidos con COVAX pueden acceder a otras vacunas que deberían ayudarlos a proteger a la población más vulnerable.

Te puede interesar: México da anticipo de 180 millones de dólares para vacuna contra COVID-19

¿Y cómo funciona?

COVAX 'reúne' el poder de compra de los participantes al hacer que los fabricantes de vacunas produzcan las vacunas a escala y realicen inversiones iniciales riesgosas en la capacidad de fabricación.

La idea es que al combinar estos recursos, COVAX garantizará un acceso rápido a nuevas vacunas a medida que se desarrollen. Gavi también está ayudando a algunos países pobres a prepararse para distribuir vacunas fuera de las instalaciones.

¿Qué significa que EU no esté en el mecanismo?

La pandemia ya ha causado estragos, provocando más de un millón de muertes y perturbando miles de millones de vidas. Si los países pueden obtener buenas inyecciones, pueden salvar muchas vidas y, según algunas estimaciones, ahorrar 375 mil millones de dólares en actividad económica mundial cada mes.

Hoy en día, 64 por ciento de la población mundial (156 países) ha aceptado participar en el plan, pero necesita recursos adicionales para asegurar y distribuir vacunas.

Creo que Estados Unidos debería proporcionar el liderazgo moral necesario para llevar a buen término el plan.

¿Cómo puede verse afectada la distribución de vacunas por la salida de EU?

Ante la renuncia de Estados Unidos a COVAX, Europa se está preparando para liderar la respuesta global.

La Unión Europea señala que ha ayudado a reunir a 40 países y recaudar 16 mil millones de euros para financiar la investigación sobre pruebas, tratamientos y vacunas. La UE se unió a COVAX, contribuyendo con 400 millones de euros para garantizar que tanto los pobres como los ricos puedan obtener dosis seguras.

Sin embargo, Francia y Alemania, aunque oficialmente forman parte de la colaboración global, ya han hecho acuerdos con compañías farmacéuticas para asegurar vacunas para sus poblaciones y no las comprarán a través del esfuerzo internacional.

Creo que podemos controlar mejor la propagación de la pandemia si todos los países colaboran. EU y otros países que no se unen a COVAX no podrán acceder a las vacunas de este mecanismo. Además, si estos países no obtienen suficientes vacunas por sí mismos para lograr la inmunidad colectiva, siguen siendo vulnerables al virus. En cambio, deberían trabajar juntos para controlar la propagación del virus en todo el mundo. La decisión de la administración de Trump nos deja a todos en riesgo.

¿Qué pasa con los países que no pueden producir sus propias vacunas?

Dicho todo esto, el plan no es perfecto.

Aunque COVAX afirma brindar acceso equitativo a las vacunas, los países donantes ricos probablemente podrán vacunar a 20 por ciento de su población antes de que el resto pueda vacunar a más de 3 por ciento. Y en un movimiento para atraer donantes, COVAX también ha permitido que estos países elijan en qué vacunas quieren invertir.

El plan no es completamente transparente y, creo que debería requerir que las vacunas estén disponibles al costo, incluir a compradores no gubernamentales y promover el llamado a la acción solidaria de la OMS para el acceso global equitativo a las tecnologías de salud COVID-19.

Actualmente, COVAX funciona dentro del sistema de patentes tradicional, lo que permite que las empresas titulares cobren lo que el mercado soporte. Creo que esto es un problema, en parte, porque aproximadamente 80 por ciento de la fabricación de medicamentos se realiza en genéricos y no podemos utilizar esta capacidad si las empresas mantienen sus patentes.

Las patentes son protecciones de monopolio que impiden que las empresas que fabrican medicamentos genéricos compitan con la empresa que posee la patente. Por tanto, restringen el acceso y permiten que las empresas aumenten los precios.

Es mejor recompensar a las empresas por sus contribuciones de otras formas, quizás sobre la base de su impacto en la salud global. No debería haber patentes en una pandemia.

 

Temas relacionados: