23
Jue, Sep

Por: Cortesía

Nacional

Monzón de Norteamérica, el fenómeno que afecta a México

¿Beneficia o perjudica a México? Esto es lo que debes saber sobre el fenómeno climatológico

 Estos peces podrían quedarse alrededor de las tuberías de los alcantarillados y perder el interés en otras actividades indispensables, como comer o reproducirse. por lo que, de acuerdo con los autores del estudio, incluso un nivel bajo de contaminación por drogas en el agua puede tener un efecto devastador en la vida acuática.

Ciudad de México, 10 de julio (RT/InSightCrime/Zeta).- Un grupo de investigadores de la República Checa ha publicado recientemente un estudio en la revista científica Journal of Experimental Biology en el que demuestran que los peces pueden volverse adictos a determinadas drogas que, en muchos países, contaminan los ríos de las zonas urbanas.

Según la Organización de las Naciones Unidas, alrededor de 269 millones de personas en todo el mundo consumen drogas cada año. No obstante, si bien esto ya constituye un serio problema, el ciclo perjudicial de las drogas no termina ahí. Estas sustancias no se disuelven por completo en el organismo humano. Una parte considerable se expulsa a través de las heces y la orina, que luego van a parar a los sistemas de alcantarillados que desembocan en los ríos.

De acuerdo con los autores del estudio, incluso un nivel bajo de contaminación por drogas en el agua puede tener un efecto devastador en la vida acuática. Los resultados se obtuvieron gracias a un experimento en el que utilizaron ejemplares de trucha marrón separados en dos grupos. El primero se mantuvo en un tanque de agua limpia durante ocho semanas, mientras que el otro permaneció en un tanque mezclado con metanfetamina a una concentración de un microgramo por litro, una cantidad que podría estar presente en un arroyo contaminado.

Una vez transcurridas las ocho semanas, los investigadores trasladaron a todos los peces a un solo tanque atravesado por dos corrientes de agua. Una de las corrientes estaba mezclada con metanfetamina y la otra estaba limpia.

Como resultado, un 50.5 por ciento de los peces previamente expuestos a la droga pasaron la mayor parte de su tiempo en el arroyo contaminado, en comparación con el 41.5 por ciento de las truchas que no habían sido expuestas a la metanfetamina. Los investigadores también notaron que los peces del grupo expuesto a la droga se movieron con extrema lentitud durante 96 horas, después de haber sido trasladados a un tanque limpio. Esto podría haberse debido a niveles altos de ansiedad o estrés, signos típicos de la abstinencia de drogas en los seres humanos.

Además, los dos grupos de peces también resultaron distintos a un nivel físico. En los ejemplares expuestos a la metanfetamina, los investigadores detectaron varios cambios en las sustancias químicas del cerebro que se vinculan con lo que se observa habitualmente en los casos de adicción humana. Estos peces tenían rastros de metanfetamina en el tejido cerebral incluso 10 días después de su última exposición a la droga, lo que indica efectos duraderos.

Los resultados del experimento son preocupantes, ya que los peces adictos a las drogas podrían quedarse alrededor de las tuberías de los alcantarillados y perder interés en otras actividades indispensables, como comer o reproducirse, lo que representaría una verdadera amenaza para su supervivencia.

 

METANFETAMINA MEXICANA SE CONSOLIDA EN EUROPA

Un reciente informe sobre narcotráfico y consumo en Europa destaca la aceleración de tendencias de mercado existentes y el surgimiento de nuevas líneas, que impactan el panorama criminal latinoamericano.

El Informe Europeo sobre Narcóticos 2021, publicado por el Observatorio Europeo de Drogas y Toxicomanías (EMCDDA, por sus siglas en inglés), con sede en Lisboa, desglosa la dinámica del tráfico entre 2019 y finales de 2020.

En años anteriores, la relevancia del informe para Latinoamérica giró principalmente en torno a la cocaína, cuyo futuro ahora se consolidó en Europa, donde los precios mayoristas por kilogramo llegan casi a 42 mil dólares en promedio, lo que supera de lejos el promedio aproximado de 28 mil dólares por kilo en Estados Unidos.

Pero estos narcocálculos parecen haber convencido a los traficantes latinoamericanos del potencial de Europa por lo que, según el informe de 2021, están redoblando la exportación de metanfetaminas hacia Europa, así como un movimiento a etapas posteriores de la cadena de suministro para facilitar la producción de metanfetaminas y la extracción de cocaína en forma local en Europa. En la dirección contraria, esta evolución también puede estar fomentando mayores exportaciones de drogas sintéticas europeas hacia Latinoamérica.

Aunque históricamente la demanda de metanfetaminas ha sido limitada en Europa, reducida en su mayoría a Eslovaquia y la República Checa, el informe advierte que el aumento de importaciones, junto con la creciente producción interna, puede ser una señal de aumento del consumo.

Estos aumentos en las importaciones se deben a la “colaboración entre grupos criminales europeos y mexicanos”, según el informe, en especial el de tráfico directo de metanfetaminas de México.

En 2019, se reportaron los mayores volúmenes de metanfetaminas incautadas procedentes de México en España (1.6 toneladas), Polonia (0.5 toneladas) y los Países Bajos (0.5 toneladas). Posteriormente, España hizo su mayor decomiso de metanfetaminas en marzo de 2020, nuevamente procedentes de México. Eslovaquia, en sí misma un productor importante de metanfetaminas, batió ese récord en julio de 2020, con la incautación de 1.6 toneladas de metanfetaminas procedentes de México.

Entretanto, en 2019, Austria y Alemania informaron que las metanfetaminas se trafican en sobres de correo (carga aérea) desde México hacia Europa, y Bélgica declaró que identificó a México como país proveedor clave de las metanfetaminas decomisadas desde 2017.

 

LOS NARCOLABORATORIOS EN EL NORTE

Con la finalidad de ya no realizar el trasiego de algunas drogas por la ruta del Pacífico hacia la frontera, el Cártel de Sinaloa dispuso la instalación de narcolaboratorios en los diversos municipios de Baja California, principalmente para la fabricación de metanfetamina. Con lo anterior se ahorran gastos de transporte y evitan el riesgo de revisiones y decomisos policiales.

Al menos así se desprende de 11 laboratorios de narcóticos asegurados durante el último año, entre los meses de mayo de 2020 y 2021, en los que diversas autoridades estatales y federales han atribuido la propiedad de dichas factorías, en su mayoría, al Cártel de Sinaloa que encabeza Ismael “El Mayo” Zambada, y que en otra de sus facciones dirigen Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, conocidos como “Los Chapitos”.

Después de Sinaloa, Durango, Michoacán y Jalisco, Baja California figura entre los principales territorios en los que se fabrican drogas para el consumo del mercado negro y para su exportación a Estados Unidos.

Ensenada es el sitio donde se localizaron seis de las manufactureras de narcotráfico, en Mexicali tres y en Tecate dos. En ninguno de los laboratorios asegurados se pudo constatar la fabricación de fentanilo, la poderosa droga que llega desde el Occidente del país y también se elabora en Sinaloa para llegar hasta Tijuana. En cambio, las autoridades revelaron en seis de los hallazgos la fabricación de metanfetamina, en otros seis no se pudo establecer el tipo de droga a diseñar -posiblemente también metanfetamina por el tipo de precursores químicos asegurados- y en uno de aceite de cannabis o hachís, también conocido como wax.

Apenas el 21 de junio, el secretario de la Defensa Nacional, General Luis Crescencio Sandoval González, dio a conocer que, en el periodo del 1 de enero al 20 de junio, el Ejército Mexicano ha asegurado 17 narcolaboratorios a lo largo del país, e incautó casi 29 toneladas de metanfetamina y una tonelada 33 kilogramos de fentanilo, lo que da una idea de la fabricación de las diversas sustancias ilícitas.

Casas, bodegas y sitios al aire libre cubiertos con maleza y láminas de cartón, son los escenarios descubiertos en el caso de BC, donde además de contenedores y tinas grandes, tanques de gas y quemadores, se han hallado cantidades industriales de precursores químicos para la elaboración de drogas sintéticas, como sosa cáustica, ácido fenil acético, cloruro de bencilo, sulfato de zinc, acetona, cianuro de sodio y ácido nítrico, entre otros.

 

Temas relacionados: