24
Mar, Nov

México pacta compra de 34 millones de dosis de vacuna de Pfizer contra COVID-19

Foto: Cortesía

Nacional

Pese a la falta de infraestructura para transportar y almacenar las probables vacunas contra COVID-19 en temperaturas ultrafrías, la aparición de los últimos resultados de las farmacéuticas estadounidenses Pfizer y Moderna se siguen viendo con optimismo en México.

Ayer, autoridades mexicanas confirmaron que ya se han iniciado con los acuerdos de precompra con Pfizer, que deberán ser contratados esta semana, mientras que Moderna forma parte del portafolio del mecanismo ‘Covax Facility’, de la OMS, del que México forma parte.

Aunque la información que se conoce sobre ambas vacunas –que han sido las primeras en anunciar los resultados preliminares de la llamada fase 3– obedece exclusivamente a lo que han difundido las farmacéuticas, y hasta el momento ninguna revista científica o algún comité independiente las ha evaluado, de acuerdo con el esquema de adquisición de vacunas difundido por la federación, se podrían tener las primeras dosis de este antídoto, entre diciembre próximo y marzo de 2021.

En el caso de concretar el acuerdo con Pfizer, cuya vacuna necesita estar conservada por debajo de los -70 grados Celsius, la compañía estadounidense –según explicó ayer el canciller Marcelo Ebrard– se ofreció a colocarla en los puntos de distribución que México necesite.

“Sino lo resuelve al cien, casi”, explicó el secretario en su participación en la conferencia de Palacio Nacional, pues en un principio, “serán números muy manejables”.

De acuerdo con el esquema de adquisición, México habría acordado adquirir 34 millones de dosis de Pfizer, lo que representaría 17.2 millones de personas inmunizadas. Y según el mismo canciller, esta semana se tiene que firmar el pedido.

En el caso de Moderna, que apenas el lunes dio a conocer un reporte que otorga más del 95 por ciento de efectividad, dijo que cuenta con “una solución diferente de temperatura final para que sí puedas tener más tiempo en -2,-8 grados”, no obstante, dependerá del secretario de Salud, Jorge Alcocer, determinar si llegará a México, pues forma parte de la iniciativa Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las declaraciones del canciller complementan lo que dijo apenas la semana pasada Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, quien explicó que ni México, ni otro país del mundo cuenta con una red de “ultracongelación” para las vacunas, por lo que a pesar de las cartas de intención, se requeriría de infraestructura.

 

Temas relacionados: