Fiscalía investiga a Peña Nieto por caso Lozoya, dice funcionario al WSJ

Foto: Cortesía

Nacional

Autoridades judiciales mexicanas están investigando al expresidente Enrique Peña Nieto como parte del posible caso de corrupción en el que fue señalado el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, dijo un alto funcionario judicial mexicano al Wall Street Journal.

"La fiscalía general (Fiscalía General de la República) tiene pruebas de que la corrupción de Lozoya en a Agronitrogenados y Odebrecht alcanza el nivel más alto del gobierno, dijo el alto funcionario, refiriéndose a Peña Nieto".

"La extradición y posible confesión de Lozoya son elementos que junto con las investigaciones en curso decidirán si el expresidente es acusado en el futuro", afirmó.

La investigación en torno al expresidente es parte del caso contra Lozoya, quien fue arrestado en España la semana pasada y está la espera de una audiencia sobre la solicitud de México para su extradición.

Emilio Lozoya es acusado de recibir millones de dólares en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht y la siderúrgica mexicana Altos Hornos.

Investigadores del Gobierno de México, de acuerdo con Wall Street Journal, informaron que Odebrecht pagó 9 millones de dólares a Lozoya para asegurar los contratos de Pemex cuando él tenía un alto cargo (encargo de asuntos internacionales) en la campaña de Enrique Peña Nieto en 2012.

En paralelo, según los investigadores, Altos Hornos le pagó 3.5 millones de dólares para garantizar la venta de la planta de fertilizantes Agronitrogenados a Pemex por un precio inflado.

"Lozoya, quien fue capturado en La Zagaleta, un lujoso barrio de Málaga, fue protegido en su escondite español por un amigo rico. Antes de llegar a España, Lozoya pasó un tiempo en Alemania, Holanda, Italia y Rusia", señaló WSJ citando al alto funcionario.

El diario estadounidense refiere que si Enrique Peña Nieto estuviera imputado, sería la primera vez que un presidente mexicano enfrente cargos de corrupción ante la justicia. “En cualquier caso, es poco probable que los cargos se den en el corto plazo, ya que tan sólo la extradición de Lozoya podría tardar varios meses”, refiere.

En la nota se recuerda que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha declarado que el expresidente Peña Nieto “no debe ser perseguido”.

No obstante, también se analiza que: “un caso contra el expresidente impopular, quien dejó su oficina con una tasa de aprobación históricamente baja, podría impulsar la popularidad del propio López Obrador, en un momento en el que la economía de México no crece y los delitos alcanzaron récords”.

Los reporteros de The Wall Street Journal consignan que Emilio Lozoya “es un príncipe en la dinastía política que rodeó el antiguo partido en el poder, el PRI, que gobernó México durante la mayor parte del siglo 20, y que regresó al poder con Peña Nieto, en 2012.”

Y agregan: “el padre de Lozoya fue secretario de Energía (en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari) y su abuelo fue gobernador de Chihuahua”.

 

Temas relacionados:

Contrata este espacio publicitario
Contrata este espacio publicitario
Contrata este espacio publicitario