05
Dom, Dic

Por: Cortesía

Nacional

Con nueva reforma eléctrica incrementarán los precios en la electricidad: aseguran legisladores y especialistas

El escenario que se presentará en México ante una aprobación de la reforma eléctrica será un incremento de precios de la electricidad sobre todo para la industria y pagos de indemnizaciones, explicaron legisladores y especialistas. 

Durante el Foro Dialogo Abierto sobre la Reforma Eléctrica y sus implicaciones al bienestar, que organizó la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) el vocero de la Plataformas México, Clima y Energía, Víctor Ramírez, expuso que si se cancelan los contratos de autoabasto la industria mexicana tendrá que pagar un sobre costo energético de 42%. 

Ese incremento será un golpe fuerte no solamente para las fábricas sino también para la competitividad de México, además de los efectos que se tendrán a nivel internacional por incumplir con los compromisos internacionales. 

Ramírez explicó que “se darían pasos atrás” con la actual propuesta de reforma y añadió que cancelar los permisos de autoabasto, que actualmente se tienen,  provocará efectos sobre la actividad productiva. 

“La iniciativa privada, las grandes empresas, todos los usuarios de autoabastecimiento, tendrían un incremento de costo de energía de entre 15% y 30% de saque, pero además la CFE (Comisión Federal de Electricidad) tendría que hacer uso de plantas que ya tiene en el retiro, o que no se despachan, y tendría que usarlas, lo cual significa en promedio otro 17% de capacidad extra de generación, según cuentas, el promedio de incremento de costo de energía para la gran industria, en promedio rondaría el 42% el costo de generación lo que sería un golpe tremendo”. 

Por su parte, el diputado Gabriel Cuadri, del Partido Acción Nacional, dijo que las demandas de los inversionistas privados por el tema de la reforma eléctrica pueden costar al país 120 mil millones de dólares. 

En caso “de una confiscación masiva, y que según expertos, esto le costaría al país entre 60 mil y 120 mil millones de dólares, sería esto en demandas, amparos, paneles, controversias, sería romper con nuestros acuerdos comerciales, con el T-MEC, con el Tratado con Europa, el Transpacífico y también expondrá a México a subir represalias”. 

Consideró que “esta reforma es tan aberrante que la verdad simplemente de verla y de analizarla por parte de cualquier persona, que medianamente conozca el sector eléctrico, se da cuenta de que no hay muchas vueltas que darle, hay que rechazarla, pero casi, casi en forma instintiva”. 

Al respecto, el  presidente del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), Gustavo Alanís, dijo que la verdadera intención de la reforma eléctrica es “privilegiar el combustóleo y el carbón, contra nuestro derecho constitucional a la salud y a un medio ambiente sano, y con esto tiene implicaciones con la contaminación; emitir más gas invernadero que causa el cambio climático, y las energías renovables quedan como no prioritarias”. 

Sin embargo, la diputada de Morena, Patricia Armendariz y secretaria de la Comisión de Hacienda en la cámara baja, aseguró  “la promesa falsa de que esta reforma nos va a llevar a producir más caro, y entonces va a ser subsidio de la CFE o que se lo vamos a mandar a los bolsillos de los ciudadanos es falsa, porque vamos a producir las energías más baratas del sistema”.