01
Lun, Mar

¿Cómo un tipo especial de jeringa podría cambiar el ritmo de vacunación contra COVID-19 en EU?

Foto: Cortesía

Nacional

En la carrera por vacunar a las personas en Estados Unidos, farmacéuticos hicieron un descubrimiento clave: que los viales de la vacuna de Pfizer contra el COVID-19 contienen una dosis adicional. Sin embargo, extraer esa dosis extra depende de la disponibilidad de una jeringa especializada que escasea.

Cuando se inyecta un medicamento o una vacuna, una cierta cantidad puede permanecer en la jeringa en lo que se conoce como el 'espacio muerto' entre el émbolo y la aguja. Las jeringas de bajo espacio muerto están diseñadas para minimizarlo y con él, el desperdicio. Eso las convierte en una herramienta crucial para extraer seis dosis en lugar de las cinco que se esperaban de cada vial de Pfizer.

La urgente necesidad de jeringas de bajo espacio muerto es relativamente nueva. Las jeringas especializadas se consideran un producto de nicho, y se utilizan cuando se trata de medicamentos como tratamientos de fertilidad, donde el desperdicio de medicamentos puede ser especialmente costoso.

En un plan inicial, la administración de Biden describió las jeringas y agujas para espacios muertos como una de las 12 fallas de suministro que planeaba abordar. Sin embargo, solucionar el problema no es tan fácil como 'presionar un interruptor' y la campaña de inoculación está tratando de superar a las variantes del virus SARS-CoV-2 que se propagan más rápidamente.

"Si hay incendios encendidos, cada gota de agua es importante, por lo que se debe usar la mayor cantidad posible, lo más rápido posible y estratégicamente", remarcó Bruce Gellin, exdirector de la Oficina del Programa Nacional de Vacunas en el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

El problema de las jeringas es uno de varios que los funcionarios están abordando para garantizar que no se desperdicie ninguna gota de vacuna limitada mientras los estados continúan criticando al Gobierno de Joe Biden por la falta de suministro.

Desde que el demócrata asumió el cargo el 20 de enero, las agencias federales han emitido una guía que permite a las personas recibir vacunas de seguimiento unas semanas después del intervalo recomendado si es necesario, y dice que en "circunstancias excepcionales" está bien mezclar y combinar dosis.

Estos pasos brindan una ventana a los esfuerzos para impulsar el esfuerzo de vacunación complejo y de gran importancia del país. Está ocurriendo en medio de asombrosas complejidades logísticas y escasez de suministro, así como la amenaza de una nueva propagación de las variantes.

Otro enfoque para inocular a más personas es concentrarse en las primeras dosis, tal como lo está haciendo Reino Unido. Sin embargo, eso corre el riesgo de dar a las personas menos protección y podría promover inadvertidamente la aparición de variantes, advirtió Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del país, en una sesión informativa en la Casa Blanca el lunes pasado.

Enfoque de suministro

Las jeringas de bajo espacio muerto han ganado la atención en un contexto de escasez de dosis contra el nuevo coronavirus, una limitación clave en todo el impulso de inmunización de Estados Unidos hasta la fecha.

"El mayor desafío que estoy escuchando de los estados en este momento es simplemente la falta de suministro", comentó la representante Diana DeGette, una demócrata de Colorado que preside el panel de supervisión del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, que celebró una audiencia la semana pasada con funcionarios estatales para impulsar distribución de vacunas.

"Están listos para vacunar a muchos más estadounidenses si les damos las dosis que necesitan", agregó.

Andy Slavitt, asesor principal de la Casa Blanca del esfuerzo contra la pandemia, dijo en una sesión informativa la semana pasada que alrededor de 80 por ciento de los kits de Pfizer contienen jeringas de bajo espacio muerto, mientras que el resto contiene otros tipos de jeringas que podrían usarse para extraer la sexta dosis. Cuando se le pidió un comentario el lunes, la Casa Blanca se refirió a los comentarios de Slavitt.

En realidad, no está claro qué tan disponibles están esas jeringas.

Los hospitales y otros que forman parte de Premier, una organización de compras grupales, buscan obtener más jeringas con poco espacio muerto, "por lo que sabemos que no están obteniendo todo lo que necesitan", dijo Jessica Daley, farmacéutica y vicepresidente de participación estratégica de proveedores en Premier.

El grupo está recopilando información sobre lo que se incluye en los kits de los más de 4 mil 100 hospitales e instalaciones de cuidados intensivos en todo el país que son sus miembros.

Kits de gobierno

Aproximadamente 85 por ciento de las jeringas en los kits proporcionados por el Gobierno son de poco espacio muerto, indicó Mark Jarrett, director de calidad de Northwell Health. El resto son jeringas más grandes con agujas más largas para vacunar a pacientes que físicamente son más grandes, apuntó.

Sin embargo, Northwell se centra actualmente en vacunar a los ancianos, que generalmente no requieren jeringas más grandes. Jarrett subrayó que preferiría tener kits completamente compuestos de jeringas de bajo espacio muerto, para extraer más dosis. Northwell está extrayendo seis dosis de entre 10 al 15 por ciento de los viales, apuntó.

“En este momento recibimos jeringas de espacio muerto bajo del gobierno federal, pero no suficientes para todos. Hemos pedido los de bajo volumen, pero todos los demás los están pidiendo al mismo tiempo. Hay escasez nacional", explicó.

La mayoría de los proveedores están limitando a los proveedores a una asignación basada en sus patrones de compra, lo que significa que asegurar un suministro adicional de jeringas de bajo espacio muerto para los esfuerzos de vacunación contra la pandemia puede ser difícil, señaló Daley de Premier.

Becton Dickinson, el fabricante de agujas y jeringas más grande del mundo, recibió un contrató del gobierno de EU para entregar 286 millones de agujas y jeringas para la campaña de vacunación, incluidas 40 millones de jeringas de bajo espacio muerto. Sin embargo, debido a que históricamente la demanda de los dispositivos ha sido mucho menor, "tenemos una capacidad de producción limitada", indicó Troy Kirkpatrick, director senior de relaciones públicas.

"Inicialmente, cuando estábamos teniendo conversaciones con el gobierno, las jeringas de bajo espacio muerto no es algo de lo que se hablara de la necesidad de priorizar", dijo Kirkpatrick. "Esta dosis adicional surgió al final de la discusión, no al principio".

La administración de Biden ha tomado medidas para aumentar la distribución de vacunas, y dijo el martes que aumentará las dosis semanales de vacunas a los estados a 11 millones de inyecciones de Pfizer-BioNTech y Moderna. Ambas inyecciones requieren dos dosis con varias semanas de diferencia.

Dosis de seguimiento

Si bien extraer más dosis por vial ayudará a aumentar el suministro, la administración de Biden también ha estado tratando de resolver qué consejo dar sobre la segunda inyección.

El día después de que Biden asumió el cargo el mes pasado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) emitieron una guía que decía que la dosis de seguimiento de las vacunas Pfizer y Moderna basadas en ARN mensajero podría administrarse hasta seis semanas después de la inyección inicial y que las dosis podrían mezclarse si es absolutamente necesario.

Los intervalos recomendados que se estudiaron en los ensayos clínicos son de tres semanas para la inyección de Pfizer y de cuatro semanas para la de Moderna. La Administración de Alimentos y Medicamentos también ofreció apoyo para "retrasos modestos".

Apenas dos semanas antes, el liderazgo de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) había emitido una declaración en la que decía que no se había estudiado la extensión del tiempo entre dosis y que podría poner en riesgo la salud pública.

La FDA se negó a proporcionar datos que pudiera haber consultado al emitir la guía. Kristen Nordlund, portavoz de los CDC, dijo que el ensayo clínico de Pfizer sobre su vacuna incluyó a personas que recibieron su segunda dosis hasta 42 días después de la primera. No se ha estudiado la posibilidad de recibir una vacuna fabricada por otra empresa para una segunda dosis.

 

Temas relacionados: