19
Sáb, Jun

Por: Cortesía

Nacional

SEP instruye clases presenciales sin plan preciso; padres optan por enseñanza a distancia

La Secretaría de Educación Pública (SEP) instruyó a las escuelas a realizar encuestas para que la comunidad votara por regresar o no a clases presenciales a partir de este 7 de junio, pero hasta el momento, ni maestros ni padres de familia han recibido información precisa sobre la operación para ambas opciones.

Aunque en el documento “Consideraciones generales para formalizar el regreso voluntario a clases presenciales, ciclo escolar 2020-2021”, se informa que los padres de familia que decidan “renunciar” a las clases presenciales deberán firmar una carta asentándolo así y sus hijos tendrían que recibir un curso de “nivelación”, maestros y padres de planteles de distintas alcaldías dijeron a Animal Político que no han recibido información sobre cómo operaría esta opción.

En tanto, aunque este medio pidió a la SEP una entrevista para que detallaran los lineamientos que hubiesen diseñado sobre todo para aquellas escuelas donde una parte decidiera regresar a clases presenciales y otros lo rechazaran, no hubo respuesta.

En la práctica, cada escuela decidió sólo una de las opciones, que en su mayoría fue no regresar a clases, como los preescolares Takoke, en la alcaldía Tláhuac; Enrique Tierno Galván, en Venustiano Carranza y Tlazahualpilli, en Xochimilco. La secundaria Pablo Casals no. 125, en Tlalpan y la primaria Pablo Borja Soriano, en la Gustavo A. Madero.

Las escuelas privadas Colegio Windsor, en la alcaldía Coyoacán; el Colegio Británico en la alcaldía Benito Juárez; el Colegio México en la Cuauhtémoc, y la Escuela Primaria Comunidad Europea, en Azcapotzalco, también decidieron continuar en modelo a distancia implementado desde el inicio de la pandemia.

La negativa a regresar deriva sobre todo de tres aspectos: falta de condiciones de infraestructura, falta de vacunación entre las familias, y porque sólo falta un mes para que concluya el ciclo escolar, lo cual significaría que los alumnos sólo tendrían ocho sesiones presenciales.

Padres como Aldo Alonso decidieron que el preescolar Takoke no regresará a clases presenciales debido a que “no existen las condiciones”, pues el plantel está ubicado en la delegación Tláhuac, a cuatro cuadras de la estación de metro Olivos, que colapsó el mes pasado. La sola llegada al lugar por transporte público es complicada.

Además, el agua siempre ha sido un problema, pues incluso antes de la pandemia, los padres llevaban botes de agua para el plantel y además, dice, en la escuela nadie sabía nada acerca del supuesto curso de nivelación, por eso la mayoría votó por el no.

“En ocho sesiones no se van a recuperar 200 días de clases”, por eso, dice Aldo, no tenía caso regresar en la recta final del curso. “En todo esto, el gobierno ha estado ausente, quienes se la están rifando más son los maestros, no las autoridades federales”, sentencia.

En la secundaria Pablo Casals no. 125, en Tlalpan, tiene 600 alumnos y también tiene un deficiente servicio de agua, además, muchos viven en los pueblos de alrededor, por lo que deben utilizar dos microbuses cuya ruta incluye la zona de hospitales y eso significaría aumentar la posibilidad de contagio.

Por eso, 92% de los padres votó por no regresar a clases presenciales, aunque los maestros asistirán a la escuela por turnos de lunes a miércoles como parte de las “mesas informativas”, para atender a estudiantes que quieran alguna asesoría o tengan dudas administrativas.

En el caso de las secundarias, además, existe otra variable: los horarios. Según la SEP, la mitad de los alumnos deben asistir lunes y miércoles y la otra mitad, martes y jueves. Sin embargo, a diferencia de la primaria, en el nivel secundaria las materias horas y días precisos, calculadas también por la jornada de los maestros de asignatura.

Esto implicaría un rediseño de los horarios para cada nivel escolar y para cada maestro de acuerdo a las horas por las que está contratado, explica Gabriel Saucedo, uno de los profesores de la secundaria.

Saucedo confirma que no han recibido lineamientos precisos en caso de que algunos decidieran regresar y otros no. Tampoco saben nada sobre el supuesto curso de nivelación.

En su plantel, los maestros han resuelto las adversidades con lo poco disponible y tomando en cuenta el entorno de sus estudiantes. Por ejemplo, crearon una página de Facebook para subir actividades o videos de clases, debido a que esta red social es de navegación ilimitada en los servicios de prepago, que usa la mayoría.

Por lo tanto, aunque algunos hubieran querido regresar, los maestros no podrían abandonar el resto y, de cualquier manera, mantendrían el modelo a distancia, explica Gabriel.

Misael D’Mora, padre de una alumna de la Escuela Primaria Comunidad Europea, cuenta que los maestros les explicaron que consideraban que no había condiciones porque los niños aún no están vacunados y, por lo tanto, proponían seguir a distancia.

Decisión que los padres apoyaron. Incluso, desde que Misael escuchó en las noticias que la SEP preveía el regreso a clases presenciales, él estaba en contra y con su hermana abogada, prepararon un amparo en caso de que la autoridad hiciera obligatorio el regreso.

“Lo estaba preparando por si lo necesitábamos y pensábamos en hacerlo masivo, invitar a los otros padres a que firmaran, pero ya no fue necesario”, afirma Misael.

Los que sí regresan

Entre las escuelas que sí regresarán a clases presenciales están el Colegio Florencia Nightingale, en Gustavo A. Madero y el Instituto Bilingüe del Valle, en Baja California Sur.

Liliana Gutiérrez, madre de dos alumnos del Instituto Bilingüe del Valle, explica que las condiciones en La Paz son distintas a lo que ocurre en la Ciudad de México en el nivel de contagio, además la escuela estableció un protocolo que incluye ventilación y asistencia de 8 o 10 niños por salón, además el traslado al plantel les lleva menos de 10 minutos.

Quienes decidan no asistir, continuarán con aulas virtuales, es decir, tomarán la misma clase que esté dando el maestro en el salón porque pondrán una cámara para transmitir vía zoom.

Por eso es que los alumnos sí regresarán a clases a partir de este lunes. Además, dice, la salud mental es importante para los niños después de un año de encierro. “Sobre todo mi hija necesita contacto social. Me preocupa que ya no les gusta la escuela”.

Alejandro Gómez, padre de dos estudiantes del Colegio Florencia Nightingale, considera que “es necesario que como pequeños regresen a su entorno, en verdad les hace falta. Mi hija terminó el kinder en línea y le dolió mucho no regresar a despedirse de sus maestras y compañeras; ahora mi hijo está concluyendo la primaria y no queremos que pase algo similar, por la importancia de cerrar ciclos”.

Además, la escuela ha estado trabajando en los protocolos los mantiene informados y dejaron claro que el regreso es voluntario, y quienes decidan no regresar presencialmente, podrán seguir en línea.

 

 

Temas relacionados: