19
Jue, May

Por: Cortesía

Municipios

¿Feminicidio o sobredosis? Acusan "arreglo" en el caso de Linda, estudiante de enfermería fallecida en Tehuacán

Linda N. de 29 años fue hallada sin vida al interior de un bar clandestino, donde su pareja Carlos N. de 40 años, solicitó ayuda a los cuerpos de emergencia. Se mencionaba un posible feminicidio, pero fuentes policiales y ministeriales aseguran que murió por otras causas.

La Unidad de Investigación de Feminicidios con un equipo de expertos, quienes señalaron que no tenía huellas de violencia.

Con base a lo anterior, las fuentes policiales y ministeriales aseguraron que no existen indicios que corroboren la hipótesis de un crimen. Señalando que la mujer murió posiblemente por sobredosis, ya que tienen información de que ella y su pareja consumían diversas drogas.

Por otra parte, los informes dictaminan que Linda y Carlos consumieron licor y algunas drogas, por lo que fue localizada sentada, con algunas gotas de sangre en la nariz (a causa del consumo de drogas) y un golpe en la cabeza derivada de una caída, pero que no fue la causa de la muerte.

“No había evidencias de feminicidio desde el principio, pero ante las versiones periodísticas alimentadas por funcionarios que filtraron información errónea, la Fiscalía decidió enviar a su equipo de expertos de la Fiscalía de Género” informaron fuentes policiales.

Hasta el momento se esperan los resultados de la necrocirugía, lo que determinará si se trató o no de un crimen.

Fuentes extraoficiales aseguran que Carlos N. nunca estuvo detenido, sólo fue presentado para tener una entrevista con los agentes, mismo que al terminar, se fue.

Anomalías en la investigación.

La familia de Linda denunció que el presunto feminicida, Carlos J.M, no fue detenido y las autoridades quieren hacer creer que la joven falleció por sobredosis.

Linda vivía desde hace dos meses con Carlos J.M, de 40 años, en un domicilio de la calle Josefa Ortiz de Dominguez, en la colonia La Purísima. La madrugada del 11 de mayo vecinos escucharon que una mujer pedía a gritos auxilio y de inmediato solicitaron apoyo de las autoridades, pero elementos de la Policía Municipal tardaron más de una hora en llegar. Para ese momento, Linda ya estaba muerta.

La mamá de la joven explicó que alrededor de las 7 de la mañana de ese miércoles el presunto feminicida la llamó por teléfono, para decirle que su hija estaba agresiva y no podía controlarla. Cuando la señora Rosario llegó a la vivienda, se percató que estaba acordonada, había una ambulancia y los policías le negaron el acceso.

Luego de unos minutos y tras la exigencia de una explicación, se enteró que su hija estaba muerta. Al mismo tiempo, observó a Carlos con su ropa ensangrentada, y a lo lejos vio a Linda sentada con la cabeza colgando hacía atrás.

Luego de varias horas la familia de Linda se trasladó a instalaciones de la Fiscalía General del Estado (FGE), donde un médico legista les hizo saber que la víctima murió a consecuencia de un fuerte golpe en la cabeza, que le provocó traumatismo craneoencefálico; también fue golpeada en varias partes del cuerpo y sus órganos internos reventaron. Además, tenía las uñas rotas, hematomas en las piernas y señas de amarre en las muñecas.

El médico no entregó de forma física el dictamen porque debía ser ratificado y no recibieron ese día el cuerpo de Linda. Pasadas las 20:00 horas del jueves 12 de mayo aún esperaban los restos, pero antes los peritos cambiaron de forma abrupta la causa de muerte y supuestamente determinaron que no fue asesinada, sino que murió por sobredosis.

Liiberan al principal sospechoso

Aunque al inicio se reportó la detención del principal sospechoso, la familia de Linda denunció que su abogado entregó dinero para que un agente de la FGE lo dejara en libertad.

“Él la mató en su casa, estaba en casa de él. La mató y se quedó con sus pertenencias, no nos han entregado el cuerpo ni las pertenencias y el fulano está libre. Libre por Emmanuel Hernández, el fiscal que lo soltó. El abogado, que no tengo el nombre, le dio dinero. No tengo el nombre del abogado, pero sí tenemos fotos que podemos difundir porque lo vimos”, declaró una tía de Linda afuera de la Casa de Justicia de Tehuacán.

Aunque esto no está confirmado, a la familia de Linda le informaron que Carlos JM. operaba un bar clandestino en su domicilio; supuestamente también está vinculado a la trata de personas y narcomenudeo.

“Ese señor ya tiene antecedentes, nos han estado amenazando, tememos por nuestra seguridad, pero nosotros solo pedimos justicia. Él nunca fue presentado (en calidad de detenido), solo mandó a un abogado; recibió a todos en su casa, les agradeció muy bien, se fueron todos muy contentos y el señor anda feliz en Tehuacán buscando a su próxima víctima, de esto estoy segura porque mucha gente sabe, lo conocen; todos los de la calle de ahí están dispuestos a atestiguar que no es la primera vez”, acusó la mamá de Linda.

Pese a todo esto, en redes sociales Linda fue revictimizada por personas que criticaron la edad que tenía para estudiar una carrera. Con comentarios misóginos y burlas, la responsabilizaron de su feminicidio por estar en un bar clandestino a altas horas de la madrugada.

La mamá de Linda dio un voto de confianza a las instituciones encargadas de hacer valer la justicia y espera que el feminicidio de su hija no sea en vano y las autoridades eviten más crímenes a manos de este sujeto.