¿Cuál es la mejor forma de combatir al COVID-19? La respuesta pasa por estos tres países

Foto: Cortesía

Municipios

La respuesta gubernamental ideal al COVID-19 combinaría la política de pruebas de Nueva Zelanda, la iniciativa escolar de Dinamarca y la estrategia de comunicación de Uganda, según un estudio de las respuestas de diferentes países.

Una investigación realizada por Michael Barber, ex asesor del primer ministro británico Tony Blair, e Idris Jala, quien hizo un trabajo similar para Najib Razak de Malasia, ha analizado cómo diferentes países han manejado la pandemia global en un esfuerzo por ayudar a otros a aprender de los casos más exitosos.

Entre los ejemplos que seleccionaron están las extensas pruebas de Nueva Zelanda, que han visto más de siete mil pruebas para cada caso confirmado, y el rastreo de contactos de Corea del Sur, que usa datos de cámaras de seguridad y transacciones de tarjetas de crédito para seguir los movimientos de las personas. Se elogia el uso de Uganda de programas de radio con llamadas entrantes para involucrar al público en un país con un acceso deficiente a internet, junto con la exitosa reapertura de escuelas en Dinamarca.

Pero señalan que la coordinación entre países ha sido deficiente, especialmente si se compara con la crisis financiera mundial de 2008, cuando líderes como el británico Gordon Brown ayudaron a armar una respuesta internacional.

'Asignación de tareas'

"Por primera vez en la historia, a todos los gobiernos del planeta se les ha asignado la misma tarea al mismo tiempo", dijo Barber en una entrevista. "Esa debería ser una gran oportunidad para el aprendizaje global, pero sorprendentemente están sucediendo pocas cosas".

Esto debería abordarse a medida que el mundo se prepara para enfrentar el próximo conjunto de desafíos en torno a la distribución de vacunas y los paquetes de rescate económico, dijo.

Y no todas las soluciones funcionan en todas partes. El programa de rastreo de contactos de Corea del Sur es mucho más invasivo de lo que muchas poblaciones aceptarían, por ejemplo. Aunque Barber señaló una solución alternativa exitosa en Australia, que aprobó leyes de privacidad para asegurar a las personas que sus datos no serían mal utilizados.

La pareja también ha intentado clasificar a cada país según cuán gravemente se ha visto afectado por COVID-19 y qué tan bien se está recuperando. Los líderes de la liga de recuperación el miércoles fueron Tailandia y Corea del Sur. En la parte inferior estaban Honduras y las Bahamas. El Reino Unido ocupó el puesto 28 entre 184 países. Estados Unidos estaba en el número 131.

 

Temas relacionados: