Lado a lado con el “Rey de los monstruos”

Espectáculos

¡Se deja querer! Este lunes 1 de julio al medio día, el director tapatío de “El laberinto del fauno”, Guillermo del Toro, llegó al Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara (MUSA) -Av Juárez 975, Col. Americana- para ofrecer sus primeros recorridos guiados al público que acudió a su exposición “En casa con mis monstruos”.

Al llegar por la calle López Cotilla, el cineasta fue abordado por admiradores que querían tomarse una selfie con él y que también les firmara sus objetos de colección, claro que como es costumbre Guillermo aceptó amablemente.

“(Esto) es como maratón porque son un par de horas”, dijo sobre las visitas guiadas de ayer y reiteró que daría los recorridos que se alcancen, pero sí aclaró que hoy martes no dará visitas guiadas, solo los lunes porque son los días que la gente entra gratis, “(las visitas) serán al azar, conforme se vaya pudiendo”. Lo que sí confirmó es que estaría unos días más en la ciudad.

Durante las fotos, los saludos y los abrazos, Del Toro se comprometió a dar una visita guiada a la prensa un día antes del concierto sinfónico que se ofrecerá en la ciudad. “(El concierto) va bien, nada más nos falta determinar la fecha exacta y el lugar. Hoy (ayer) tengo junta a la hora de comer y otra vez mañana (hoy)”. Dijo que sí participa la Orquesta Filarmónica.

Óscar Eduardo pidió un autógrafo en su piel y Del Toro le hizo “un Memo” para hacerse un tatuaje. CORTESÍA

Destacó que con el recorrido del domingo para los guías, se dio cuenta de que había información que afinar porque por ahí se decía que de niño domaba cucarachas, “pero no es cierto” (risas).

“La exposición realmente está enfocada a creadores y jóvenes. Entonces, es importante tener estos lunes al azar porque si podemos tener uno o dos creadores en la vida que les afecte como a mí me afectaron las exposiciones de joven, cambias un montón de cosas”.

Durante la actividad del domingo pasado estuvo acompañado de Alejandra FraustoGuerrero, secretaria de Cultura de México. “Le hablé de mis puntos de vista, mismos que me quedo privadamente, porque creo que si hay que participar en la cultura, se hace activamente. Si ven mis declaraciones de hace un año o año y medio, yo siempre he dicho que lo importante es afectar la esfera inmediata tuya y si simplemente piensas en lo que puede generar el gobierno, estás limitado a eso, pero si lo puedes autogenerar tú, en tu círculo inmediato, eso es de lo que puedo hablar yo, del taller de animación, de los animadores mexicanos en ‘Pinocho’ y de porqué el museo era importante traerlo aquí”.

De hecho, sobre la cinta “Pinocho” resaltó que “la idea de nosotros es traer un poquito de la animación de ‘Pinocho’ a nivel simbólico y que represente la fe en el equipo de animadores a Guadalajara”. En cuanto al Taller de Chucho que es de animación, dijo que el proyecto se desarrolla bien. “Hay un aspecto técnico delicado con la animación que estamos tratando de resolver, que es el flujo de la electricidad, cómo animas 24 por segundo, la luz tiene que estar exactamente igual, si hay un bajón o subida de corriente, cambia la luz y parpadea la animación, ahora estamos resolviendo parcialmente eso. Las instalaciones las hemos planeado muy cuidadosamente, creo que es un estudio de animación al que le hemos metido mucho cuidado”.

Sobre el equipo instalado en cuanto a quién lo va a poner, dice Del Toro que la idea es crear una instancia que pueda ser autofinanciable y apostar a través del patronato con el equipo que se compre y la gente que lo maneje.

Ni santo ni presidente

Del Toro dejó que sus seguidores se tomaran la foto del recuerdo. EL INFORMADOR / E. Esparza

Luego de que en redes sociales la gente ha calificado a Guillermo del Toro como un santo por las buenas acciones que ha realizado apoyando a un grupo de niños para un concurso de matemáticas, o solucionando problemas desde su cuenta de Twitter con las personas que han acudido a su exposición, y que muchos usuarios hasta lo quieren como Presidente de México, el director se lo toma con gracia.

“Lo bonito de la vida es que a las 10:00 de la mañana eres un cab…, a las 11:00 eres un santo y a las 12:30 ahí la llevas. La realidad es que la gente es parte blanca, parte negro y hay que querer a la gente con la complejidad que tiene”.

Señala que siempre ha ayudado en causas sociales sólo que a veces cobran notoriedad porque la petición se hace en su Twitter.

“Lo llevo haciendo muchos años, antes de que hubiera redes sociales se hacía de manera más privada, pero cuando el contacto es por red social, es la única manera en la que puedes conectar con la persona, a veces se filtra, a veces no, eso no lo controla uno”.

Hay un plan para que Guillermo firme artículos a los fans, respaldado por Estrella Araiza, directora del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), esto con el fin de que haya un control y todos tengan oportunidad de llevarse su rúbrica. “Vamos a empezar (hoy), vamos a enumerar un objeto por persona, vamos a sacar un número de boletas que se firman para que la gente pueda dejar el objeto y yo me encargo de firmarlo”.

Finalmente ahora que trascendió que Leonardo DiCaprio ya no sería parte de su nuevo proyecto fílmico y ahora se comparte que pudiera ser Bradley Cooper, puntualizó, “las noticias salen antes de que sean una realidad. No hay nada cerrado todavía, si sale en mi Twitter ya es neta”. Fue ambiguo si había algo en concreto tanto con Leonardo como con Bradley.

Acompañado de sus seguidores

Un sueño hecho realidad para sus fanáticos. CORTESÍA

Yessica y Óscar Eduardo (en la foto) fueron dos de los afortunados que pudieron estar en la primera visita guiada que hizo Guillermo, la cual fue para invitados especiales, por ejemplo quienes están con el proyecto Jenkins-Del Toro. Estos dos jóvenes le pidieron el acceso al director y los dejó entrar. “Yo ya había venido antes a la exposición, pero tenerlo ahí explicando a detalle fue completamente diferente e increíble. Yo como fan, sí es un sueño hecho realidad”. Cuenta Yessica, durante el recorrido, Del Toro les habló de su inspiración, lo que significa México y cómo lo refleja en sus películas. Eduardo le pidió a Guillermo que le firmara el brazo, su intención es tatuarse: “Me dijo él, ‘¿te lo vas a tatuar saliendo?’ y le contesté que sí, ‘entonces deja te hago un Memo’, me dijo. El recorrido duró aproximadamente dos horas y media. Él es muy sencillo, en la forma en la que explica sus monstruos lo hace muy apasionadamente”.

(Con información de El Informador)

Contrata este espacio publicitario
Regístrese a nuestro boletín electrónico para recibir notificaciones de las noticias mas relevantes.
Contrata este espacio publicitario