Jordi Arencón, contra el culto a la belleza, en su película "Bellezonismo"

Espectáculos

El cineasta catalán Jordi Arencón critica el culto extremo a la belleza y a la perfección con su película "Bellezonismo", una comedia del absurdo, que el propio director quería que fuera "paródica, pero sin caer en la caricatura".

"Bellezonismo", que se estrenara en las salas comerciales el próximo 12 de julio, parte de una pareja de pilotos de rally que se pierde durante una competición y aparece en un claro en medio de un monte donde, para su sorpresa, descubren una mansión habitada por más de cincuenta mujeres, jóvenes y extremadamente bellas, que obedecen a los órdenes de un líder descerebrado preocupado únicamente por la belleza.

Armando del Río ("Pancho, el perro millonario"; "KM.0"; "Historias del Kronen") y la actriz mexicana Yanet García encabezan el reparto de esta comedia irreverente y subversiva, que cuenta además con la participación de los actores y actrices Elvira Herrería, Raúl Herrera, Miguel Cazorla, Coral González, Ariadna Cabrol, Desiree Pozos y Soledad Lasta.

Producida por Apocalipsis Producciones, Luna de Itaca (Grupo Maskeline) y AIE Bellezonismo, el filme se rodó durante cinco semanas en localizaciones de La Pineda, Salou y los Monegros.

Arencón ha explicado en una entrevista concedida a Efe que "Bellezonismo" es "una comedia diferente, empezando por la temática: una parodia sobre el culto del mundo actual a la belleza y la perfección"

Con esta película Arencón quería "narrar el tema de la fe, que puede ser en un dios, en el fútbol, en el trabajo o, como aquí, con un grupo que tiene fe en la belleza, en algo tan banal como la belleza exterior".

Tras quince años de experiencia como guionista de series de televisión como "Periodistas", "Yo soy Bea" o "Un paso adelante", Arencón decidió dirigir esta película por necesidad de hacer algo diferente y propio.

"Lo que había hecho hasta ahora -explica- no reflejaba inquietudes mías, y me lancé a hacer esta película. El humor se me da bien, es para todos los públicos y peculiar, y aunque no sea una película masiva, creo que tiene su nicho".

Aunque a Jordi Arencón le resulta difícil encontrar influencias de otros largometrajes ya existentes, admite que tuvo como referente "el humor absurdo de películas como 'Zoolander', si bien sus personajes caen a menudo en lo grotesco".

En el plano estético fue "inspiradora" la luz de filmes de Wes Anderson como "Life Aquatic".

El director espera que su película no sea atacada por las asociaciones feministas, pues su intención es "ironizar" sobre una situación criticable como el culto al cuerpo y a la belleza de la sociedad actual, y hacerlo a través de "un humor transgresor, cuyo único límite es no reírnos de un personaje real".

A su juicio, "el humor sirve para rebajar tensiones" y recuerda la anécdota de los Monty Python que, "cuando uno de sus miembros murió, fueron a la BBC y simularon que tras un tropiezo se esparcían sus cenizas por el estudio".

La película, según su creador, trata miles de temas desde el humor: "Mi forma de ver el mundo es a través del absurdo que nos rodea, un absurdo que permite que haya pobreza y hambre en un mundo globalizado o que mete en la cárcel a capitanas de barco por rescatar inmigrantes en el mar".

Arencón no descarta dirigir en la televisión, pero "dependerá de la historia, que tendría que ser propia".

Actualmente, está barajando dos posibilidades como nuevo proyecto: "apostar por algo completamente distinto, como un 'thriller', o afianzarme en el género de la comedia".

Para el 'thriller', Arencón tiene claros sus referentes estéticos: el Scorsese de los 70 o el Tarantino de los 90, aunque también con el ojo puesto en el coreano Park Chan Wook, que consiguió "hacer cosas que no se hacían en Hollywood".

Contrata este espacio publicitario
Regístrese a nuestro boletín electrónico para recibir notificaciones de las noticias mas relevantes.
Contrata este espacio publicitario