25
Sáb, Jun

La violencia intrafamiliar sigue siendo violencia aun después de separarse o divorciarse.

Por: Cortesía

Queridos lectores hoy les quiero escribir acerca de un tema que pocos conocen y es muy latente, aún después de haberse separado o divorciado, la violencia intrafamiliar sigue y como se los he mencionado en diferentes columnas hoy no es la excepción, recordemos que esta la violencia puede ser, física, violencia emocional, violencia sexual, violencia económica, violencia patrimonial, violencia infantil. También contamos con un violentómetro donde podemos identificar qué nivel de violencia vivimos, son 30 niveles, el cual empieza con bromas hirientes como el típico, burlase de tu origen u origen familiar, de tus metas, de tu religión o cualquier tema que pueda prestarse a ser burla, de ahí incrementa , con manipulación, culpabilizar, controlar, destruir artículos personales donde entra la violencia patrimonial y que a decir verdad apenas la conocí, controlar o prohibir y cuando ya incrementa es el abuso sexual, amenazar de muerte, mutilar o ya llegar al punto 30 que es asesinar, algunas mujeres tienden a poder dejar a sus parejas, otras que llegan a ser asesinadas u otras que a pesar de haberse separado o divorciado siguen padeciendo con la violencia y no solo eso sino con el acoso por parte de sus ex parejas, hoy retomo este tema porque sabemos que la violencia contra la mujer ha incrementado en los últimos años, día a día me dan a conocer casos donde las mujeres sufren de esta gran violencia, donde ningún nivel social esta exento, de hecho donde nos hemos percatado que suelen ser más frecuentes es del medio al alto, ya que en el bajo cuando se ven en la necesidad de tener que aportar manutención a sus hijos mejor se alejan, sin embargo en el nivel medio alto abusan de tener los medios y normalmente las amenazas son "¿qué vas a hacer sin mí?", " ¡te voy a quitar a los niños!", “te puedes morir sino accedes a..”, comprar recursos para ver afectadas a las mujeres, entre muchas acciones más, dentro de Mujeres Reales Cambiando el Mundo nos hemos percatado que pocas  mujeres encuentran la fuerza necesaria para dejar a sus violentadores, la mayoría se queda al inicio, por miedo a denunciar a sus agresores y decir es el padre de sus hijos y no lo pueden hacer, que prefieren quedarse calladas a ingresarlo a la cárcel, que no lo van a volver a hacer, no creer que sean capaces de cumplir sus amenazas, entre otras tantas frases que hemos escuchado.

 

Ya explicado todo lo anterior es muy cierto que aun después de haberse separado tienden a sufrir más violencia intrafamiliar y lo más preocupante es que no solo son las mujeres las que sé que encuentran en este estado, sino que los niños y niñas los llegan a utilizar como armas o método de manipulación para que su madre acceda a acciones que los padres quieran ejercer sobre ellos y ellas, por eso es importante denunciar, aun después de estar separados esto se llama violencia intrafamiliar y acoso, por lo que puede proceder legalmente, las mujeres niños y niñas, merecen tener una vida libre de violencia, como mujer no tengas miedo a enfrentarte a tu agresor, recuerda que el valiente dura lo que el cobarde quiere.

Si eres hombre y te identificas con estas actitudes hay sistemas de orientación, grupos y centro de reorientación de apoyo para poder tener una reeducación, libre de violencia, nunca es tarde.

Saben que nunca dejo a un lado a los hombres porque sé que hay algunos que sufren de violencia, pero lamentablemente el grupo es mayor hacía las mujeres, si tu sufres de violencia con gusto también te podemos asesorar.

Como último, eduquemos niños y niñas que no sean generadores de violencia, aunque nuestra vida haya sido muy frustrante ellos y ellas no son las y los culpables, nunca es tarde para ser feliz y los hijos y las hijas son una gran lección de amor para todas y todos nosotros, ellos nacen sin saber qué es eso y amando a su padre y madre sin distinción, no los involucremos en problemas de adultos cuando no les corresponde estar dentro.

 

Por: Cortesía

Columnistas

Por: Cortesía

Columnistas