24
Vie, Jun

La falta de oportunidades para los jóvenes y los bajos salarios

Por: Cortesía

Mis queridos lectores espero se encuentren de maravilla, hoy quiero hablarles de un tema importante, la falta de oportunidades para los jóvenes y los bajos salarios en nuestro país.

Bien saben mi lucha para que los jóvenes sean escuchados, tengan mejores oportunidades y se pueda erradicar con la inseguridad, la delincuencia organizada y la prostitución. 

Que nuestros jóvenes sean un presente para que en un futuro tengan una mejor calidad de vida y bienestar dentro de sus familias.

Hace unos días tuve una plática bastante interesante de porque ahora los jóvenes les llama más unirse a un grupo de delincuencia o las niñas buscar una persona que les pague por lujos aun siendo mayores que ellas, llevo aproximadamente 5 años viendo cómo está situación incrementa y cada vez son menos los que quieren prepararse con una carrera u oficio, en general la educación ya no es su prioridad y es que están tan decepcionados porque los salarios no les alcanzan para nada y eso aún viviendo con sus padres, lo que siempre han pedido experiencia sin darles oportunidades para adquirirla.

Ahora la tendencia de querer adquirir ingresos de una manera fácil a su corta edad, ha hecho que las problemáticas incrementen y que los valores y principios no sean una prioridad dentro de estas últimas generaciones pues si bien ahora un abogado, un médico, en general alguien con educación superior gana mucho menos que cualquiera que dedique a alguno de los actos ya mencionados. Ya se perdió el Interés hacia una preparación, hace unos meses veía una fotografía que decía que dentro de unos años ya no habría profesionistas y que haríamos en unos años, me pregunto lo mismo.

Tenemos que darles un verdadero valor a nuestros jóvenes, darles oportunidades para que tengamos un mejor México, pero sin darles oportunidades no lo vamos a lograr, nos quejamos, pero no los apoyamos, tenemos que darles herramientas y confianza para que ellos se ocupen del futuro de todas y todos.

 

Por: Cortesía

Columnistas

Por: Cortesía

Columnistas