24
Mar, Nov

Reinfección de COVID-19: Esto es lo que los casos confirmados dicen sobre el nuevo coronavirus

Foto: Cortesía

Artículo

Las preguntas sobre si las personas tienen inmunidad al SARS-CoV-2 después de contraerlo y, de ser así, por cuánto tiempo, se han vuelto más apremiantes ahora que los científicos han encontrado un número creciente de personas que han contraído el coronavirus dos veces. Una mujer incluso murió después de la segunda infección.

Los investigadores aún están analizando todas las implicaciones de las reinfecciones y las ramificaciones en los esfuerzos para poner fin a la pandemia más mortal en un siglo.

¿Cuántas personas se han reinfectado?

Un rastreador de la agencia de noticias holandesa BNO News lleva contabilizados 24 casos en todo el mundo hasta el 16 de octubre. El primer caso confirmado, un hombre de 33 años de Hong Kong, se informó en agosto. Había dado positivo en marzo con síntomas leves de COVID-19, la enfermedad causada por el SARS-CoV-2, y tuvo dos pruebas negativas unas semanas después.

Cuatro meses y medio después de ese primer evento, dio positivo nuevamente, aunque no presentó síntomas.

La única persona conocida que murió a causa de un caso de reinfección fue una mujer holandesa de 89 años, quien se estaba sometiendo a un tratamiento de quimioterapia por un cáncer de glóbulos blancos.

¿Cómo se puede saber si es una reinfección o una infección prolongada?

Para demostrar la reinfección, los científicos tienen que aislar al agente culpable, comprobar su huella genética y demostrar que cada infección fue causada por una cepa diferente de SARS-CoV-2.

¿Es inusual la reinfección por un virus?

Claro que no. Solo algunos virus, como el que causa el sarampión, brindan a las personas a las que infectan algo parecido a una protección de por vida contra un segundo ataque.

Los virus comunes que, como el SARS-CoV-2, causan enfermedades respiratorias, como los responsables de los resfriados y la gripe, prevalecen en gran parte debido a su capacidad de reinfectar.

Varios factores pueden permitir la repetición de la infección, incluida una respuesta insuficiente del sistema inmunológico; la disminución de la inmunidad, y una mutación del patógeno en la medida en que las personas se encuentran esencialmente con la última versión por primera vez.

¿Cuál es el motivo con el virus SARS-CoV-2?

No está claro, aunque la tasa de mutación del patógeno hasta ahora no ha generado grandes alarmas. Hay indicios de que la infección proporciona algo de inmunidad durante algún tiempo.

En un estudio, los macacos Rhesus infectados con el virus parecían estar protegidos contra la reinfección cuando se expusieron a una cepa idéntica en la fase de recuperación temprana. Varios estudios han concluido que las personas producen anticuerpos hasta 7 meses después de la infección. Sin embargo, no está claro que su presencia sea suficiente para prevenir la reinfección, y la investigación también ha demostrado que los niveles de anticuerpos disminuyen rápidamente, especialmente para aquellos con casos leves.

En la mayoría de las reinfecciones rastreadas por BNO News, los pacientes tenían síntomas leves o ningún síntoma en primera instancia. El tiempo entre sus infecciones fue tan corto como 12 días. El promedio fue de 74 días.

¿Qué sucede en la segunda infección?

En 10 de los 19 casos que BNO News ha rastreado donde se conocen todos los detalles, la segunda infección produjo peores síntomas que la primera, y en cinco casos produjo una enfermedad grave.

Los investigadores creen que una de las razones podría ser que en la segunda ocasión el paciente estuvo expuesto a una dosis más alta o más virulenta del patógeno. Aún se desconoce si aquellos que se reinfectan pueden transmitir el virus a otras personas. A la luz de las reinfecciones confirmadas, un grupo de investigadores recomendó en The Lancet que aquellos que han tenido COVID-19 deben tomar las mismas precauciones que todos los demás.

¿Qué dicen las reinfecciones sobre las perspectivas de una vacuna eficaz?

No necesariamente nada. En el único caso informado de reinfección en el que se sabía que el primer episodio fue grave, el segundo fue leve. Una teoría es que el sistema inmunológico requiere un desafío difícil para estar adecuadamente preparado para enfrentarse al virus.

Una vacuna podría proporcionar ese entrenamiento, y no necesariamente solo produciendo anticuerpos. Varias vacunas experimentales contra el nuevo coronavirus provocan la producción de un jugador inmunológico menos conocido, las células T. Si bien la prevención de la infección por el SARS-CoV-2 es el objetivo final, los investigadores señalan que una vacuna que proteja contra el desarrollo del padecimiento o una versión grave del mismo será muy útil.

 

Temas relacionados: