18
Jue, Ago

Por: Cortesía

Artículo

¿Por qué México dejó de construir refinerías? La última se construyó hace más de 40 años.

El viernes 1 de julio, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) inaugurará la refinería Olmeca, mejor conocida como la de Dos Bocas, por su ubicación en el municipio del estado de Tabasco, proyecto que se convertirá en la primera refinería construida en el país, luego de 40 años.

Aunque en 2009, el gobierno de Felipe Calderón aprobó la construcción de la refinería Bicentenario, misma que se ubicaría en Hidalgo, la obra nunca se realizó.

En siete años lo único que se construyó fue un muro que cercaría las 700 hectáreas donde se instalaría la nueva refinería.

¿Por qué se dejaron de construir refinerías en México?

Lo anterior ha llevado a que la gente se pregunte por qué se dejaron de construir refinerías en México, bueno pues esta decisión tiene diferentes aristas.

Según lo señalado por el propio presidente López Obrador, la razón por la que dejaron de construirse refinerías en territorio nacional fue por culpa del “neoliberalismo y el neoporfirismo”, pues se concentraron en comprar gasolina en lugar de producirla.

“Hace 40 años que no hacían refinerías porque ellos decidieron vender petróleo crudo y comprar gasolina. Ahora es distinto. Ahora vamos a procesar toda nuestra materia prima, el año próximo ya vamos a dejar de comprar la gasolina en el extranjero, vamos a ser autosuficientes”, señaló el mandatario en una conferencia de prensa.

Otros expertos ponen como causa principal las modificaciones legales que implicó la Reforma Energética, las cuales, establecen que toda la cadena de valor pase a manos del capital privado como la refinación, transporte, almacenamiento, comercialización, distribución y venta al público.

Lo anterior llevó poco a poco a que México cediera a la presión del capital internacional hasta que la industria estatal de los petrolíferos en nuestro país no logró cubrir la demanda interna de combustibles, por lo que se abocó a convertirnos en un país estructuralmente dependiente de la importación de combustibles y otros derivados del petróleo.

Por ello, ahora con la construcción de la refinería de Dos Bocas, sumado a la modernización de las seis refinerías que actualmente existen en el país, el gobierno de López Obrador planea aumentar la producción de gasolina y reducir la importación del combustible que representa, en promedio, el 70 por ciento del consumo nacional.

La refinería Olmeca será la octava en el país y contribuirá a procesar 340 mil barriles diarios de petróleo crudo para el uso del país, de los cuales se procesarán 170 mil barriles de gasolina y 120 mil barriles de diésel diario.

Con ello se busca arrancar una nueva era en la que México consiga una autosuficiencia energética, esto se logrará al incrementar la producción de gasolinas y diésel, lo que llevará a ofrecer mejores precios de estos combustibles a los consumidores.