01
Lun, Mar

La ivermectina no previene el coronavirus: esto es lo que dicen los científicos

Foto: Cortesía

Artículo

No hay una sólida base científica para decir que la ivermectina es efectiva contra el covid-19. Pero tampoco hay evidencia suficiente, hasta ahora, para decir que no funciona para tratar o prevenir el covid-19.

La medicina, usada ampliamente en el mundo para combatir parásitos, está siendo incluida en el plan de tratamiento de pacientes covid-19 de varios gobiernos de América Latina y por médicos particulares que la recomiendan de manera profiláctica y para casos de personas infectadas. Algunos doctores en la región afirman que sus pacientes han mejorado al darles la medicina y otros dicen que la toman para prevenir el covid-19, pues están constantemente expuestos a la enfermedad.

Lo cierto es que la comunidad médica está dividida.

“Ojalá que sirva. Ojalá que se pruebe”, dice el Dr. Elmer Huerta, oncólogo, especialista en Salud Pública y colaborador en un diario reconocido en Español. “Pero hasta que no haya prueba científica, creo que es irresponsable que los gobiernos, los políticos, la estén promoviendo con la creencia de que por no tener efectos secundarios puede ser usada por el público”.

“Nosotros la estamos utilizando y tenemos una buena experiencia con los usuarios aquí en la región. Creo que es una molécula segura y creo que puede ayudar a prevenir el coronavirus”, dice por su parte el doctor Marco Martínez, colombiano, médico especialista en medicina interna, y quien hace parte de los grupos Médicos Covid del Valle y Grupo Covid Cali, que han medicado a pacientes covid-19 con la ivermectina. En Colombia el Ministerio de Salud no la recomienda para el virus.

5ec3543885791

Las autoridades sanitarias de Venezuela, México, Honduras, Nicaragua, Guatemala, El Salvador, Perú y Bolivia recomiendan usar la ivermectina para pacientes covid-19 dentro de protocolos de atención, y también algunos de manera preventiva. Aunque no hay estudios suficientes para tener certeza –los que hay son escasos, dispares y en etapas muy tempranas– y organizaciones como la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) no recomiendan tomarla, en América Latina se ha disparado la popularidad de la medicina y las personas la están comprando y consumiendo, algunos sin supervisión médica, algo que no es recomendable y puede ser peligroso para cualquier medicamento.

El doctor Fernando Valerio, intensivista en San Pedro Sula, en el norte de Honduras, desarrolló junto a un grupo de médicos dos protocolos que fueron avalados por el gobierno del país centroamericano para tratar a pacientes de covid-19 y que incluyen la ivermectina. “Nuestra intención no era contradecir a la Organización Mundial de la Salud. Nuestro objetivo era cambiar el destino de la vida de los pacientes”, explica Valerio.

¿Cómo llegó la ivermectina a ser considerada para el covid-19?

Es una medicina de bajo costo que, pese que se vende bajo prescripción médica en la mayoría de los países latinoamericanos, también es relativamente fácil comprarla en algunas farmacias sin receta. Además, la ivermectina ha sido usada por años para combatir exitosamente parásitos externos e internos en millones y millones de personas sin mayores efectos secundarios.

El atractivo de la ivermectina puede deberse en parte a los desafíos que enfrenta América Latina para autorizar, obtener y distribuir las vacunas contra el covid-19, pese que varios gobiernos han cerrado acuerdos con farmacéuticas y otros ya comenzaron a vacunar, aunque a marcha lenta

La ivermectina empezó a ser relacionada con el coronavirus en abril de 2020 con una prepublicación en una revista científica australiana en la que reportaron que, usando una cantidad muy superior a la dosis común de ivermectina, se podía impedir que el coronavirus ingresara a un tejido celular. El problema de este estudio, además de que la dosis era unas 50 veces más de lo que se receta comúnmente, es que se hizo in-vitro, no en pruebas con pacientes, grupo de control y demás requisitos para aprobar un tratamiento. Una prepublicación posterior dijo que aparentemente la ivermectina había ayudado a tratar a pacientes con covid-19 que necesitaron ventilación mecánica.

“Ninguno de los estudios fue revisado por pares ni publicado formalmente, y uno de ellos fue retirado posteriormente”, señala la OPS. “Mientras no existan evidencias de mayor calidad sobre la eficacia y seguridad de estos medicamentos, la OPS recomienda que se utilicen únicamente en el marco de estudios de investigación debidamente registrados, aprobados y éticamente aceptables”, añaden.

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE.UU. (NIH por sus siglas en inglés) recientemente dijeron que no hay suficientes datos para decir si la ivermectina ayuda contra el covid-19. Es decir, no afirma que funciona o no, sino que todavía no se ha probado nada. Esto marcó un cambio: pasaron de no recomendarla a tener una postura más neutra. La terapia con plasma convaleciente para pacientes covid-19 también fue marcada por los NIH en esta categoría.

Basado en esta posición más neutra de los NIH, el argumento de algunos médicos es recetarla y recomendarla de todas formas.

Los riesgos y los posibles beneficios

GF4J6P51 kSUD U130449144323mR 624x385Diario Sur

“Tiene un riesgo mínimo, realmente no pierdes nada en usarla en el tratamiento de esos pacientes”, dice el doctor Joseph Varón, jefe del Hospital United Memorial Medical Center de Houston. El doctor Varón y un grupo de médicos han hecho una alianza para el cuidado de pacientes de covid llamada Front Line Covid-19 Critical Care Alliance (FLCCC) y afirman, basado en observaciones clínicas, que la ivermectina se puede usar para el tratamiento temprano del covid-19 y para prevenir la infección.

“Yo a los pacientes que meto al hospital los pongo en ivermectina”, dijo Varón en conversación con CNN. “Esto no lo hacemos como si fuera vacuna, sino al contrario, lo hacemos como un escalón para ayudar a que la gente se pueda vacunar”.

El grupo FLCCC presentó recientemente a los Institutos Nacionales de Salud los datos de experiencias del uso clínico de la ivermectina contra el covid-19 en países como Bangladesh, India, Egipto, Perú, Brasil y República Dominicana, explica Varón.

“Nosotros, que estamos en el área clínica, vemos que los pacientes están mejorando con ivermectina. Y yo creo que es poco ético que a la mitad de los pacientes no les diera esa medicina que les puede salvar la vida”, dice Varón con respecto a si se necesitan más estudios que requieren que haya un grupo de control, a quienes se les da un placebo y no el medicamento.

Varón y el FLCCC también recomiendan la ivermectina de manera profiláctica para profesionales de la salud que trabajan con pacientes covid y para las personas que estuvieron en contacto con alguien positivo. “Sin embargo, la cosa más importante que los televidentes tienen que entender es que no debes de tomar la ivermectina sin haberlo discutido con tu médico”, añade.

Valerio, de Honduras, dice que al inicio de la lucha contra el covid-19 en su país era difícil hacer un estudio controlado para el desarrollo de los protocolos que incluyen la ivermectina. “En San Pedro Sula solo somos cinco intensivistas”, explica, y cuenta que “mirábamos pacientes en cinco hospitales, trabajábamos 20 horas al día, no podemos estar debajo del marco esperando que nos tiren todos los goles”. “El mejor laboratorio es ver cómo evolucionan los pacientes”, añade.

80% de los casos de covid-19 se recuperan solos

La cuestión con las observaciones clínicas es que no hay un control sobre los factores que llevan a un resultado.

El Dr. Huerta cita el caso de un estudio en Bangladesh, en el que los médicos afirmaron haber “curado” al 98% de los pacientes que trataron con ivermectina y doxiciclina, un antibiótico. “Más del 90% de pacientes con covid-19 se recuperan espontáneamente. Es posible que los pacientes pudieron haberse recuperado sin el uso de esas medicinas”, dice el Dr. Huerta.

“Esa ventana es utilizada por las personas que se lucran con esas terapias para venderlas como profilaxis”, le dijo en entrevista el Dr. Antonio Quispe, epidemiólogo peruano. Los estudios que existen sobre la ivermectina, explica, son muy dispares y no se ponen de acuerdo en cómo usar la medicina, en qué dosis ni cada cuántas horas.

En Guayaquil, Ecuador, una ciudad que fue el epicentro de la pandemia en América Latina entre marzo y abril de 2020, la Alcaldía comenzó este enero una campaña anual de desparasitación con ivermectina. “Hemos escogido este producto. Sí que lo he escogido porque podría tener a lo mejor sí, a lo mejor no, un efecto de protección, pero el covid también es cierto, pero no tenemos hasta el momento estudios suficientes”, afirma la alcaldesa Cynthia Viteri.

Sin embargo, el gobierno de Ecuador ha advertido que la ivermectina no se debe usar como tratamiento para el covid-19. En Perú se usa para pacientes ambulatorios con riesgo de complicaciones, pero el Ministerio de Salud no lo recomienda como tratamiento general. Tampoco lo recomiendan en Colombia, Argentina y República Dominicana, entre otros.

 

Temas relacionados: