¿Cómo comprar una casa resistente a sismos? 5 estrategias a seguir

Foto: Cortesía

Artículo

Comprar un inmueble es una de las decisiones más importantes en la vida de una persona. Antes de invertir, es necesario elaborar ciertas estrategias, desde la planeación del presupuesto hasta la búsqueda de un inmueble que se adecue a tus necesidades y que sea un lugar seguro para tu familia.

Pero, ¿qué sucede cuando la ciudad en la que estás por adquirir una vivienda es de alta sismicidad? De acuerdo con datos del Servicio Sismológico Nacional, México está ubicado en una zona altamente sísmica y en promedio ocurren cuatro sismos diarios en el país con magnitudes mayores a 3 grados.

El documento Sismología en México, elaborado por el Servicio Geológico Mexicano, indica que Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Michoacán, Colima y Jalisco son los estados con mayor sismicidad en el país debido a la interacción de las placas oceánicas de Cocos y Rivera que se hunden bajo el borde de las placas Norteamérica y del Caribe sobre la costa del Pacífico frente a estos estados. También por esta misma acción son afectados los estados de Veracruz, Tlaxcala, Morelos, Puebla, Nuevo León, Sonora, Baja California, Baja California Sur y por supuesto, la Ciudad de México.

Comprar una vivienda en zona de alta sismicidad

Si vives en una ciudad donde frecuentemente hay temblores y estás en búsqueda de tu próximo hogar, es fundamental poner en práctica una serie de recomendaciones para aprender a identificar si una construcción es segura en caso de sismo o terremoto.

Por lo anterior y para proteger tu patrimonio, Vivanuncios, el portal inmobiliario de eBay, compartió con Business Insider México una serie de consejos que debes considerar antes de comprar una vivienda ubicada en una zona sísmica.

1. Conoce el tipo de suelo

En México, existen tres tipos de suelo que influyen en las zonas sísmicas de cada estado: suelo blando, de transición y firme. La intensidad y el movimiento del temblor es diferente en cada uno de ellos, de acuerdo con el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED). 

Es así que, debido a sus características, el suelo blando percibirá un mayor movimiento y los edificios se balancearán fuertemente a causa de la amplificación de las ondas sísmicas, el suelo de transición se encuentra a 20 metros de profundidad o menos, usualmente está constituido por estratos arenosos y limo arenosos con capas de arcilla lacustre y, debido a esto, el movimiento puede ser más o menos intenso.

Por último, en el suelo firme la percepción del sismo será menor y las construcciones se mantendrán estables. De acuerdo con los expertos de Vivanuncios, el portal inmobiliario de Ebay, conocer el tipo de suelo de las casas sismo-resistentes es fundamental al momento de invertir en bienes raíces en una zona sísmica.

2. Solicita una revisión oficial

Para comprar una vivienda a prueba de terremotos o sismos deberás solicitar una revisión oficial por parte de la Secretaría de Protección Civil y de un Director Responsable de Obra (DRO) autorizado.

La institución te entregará un dictamen que servirá como garantía para validar que la casa es resistente a sismos.

3. Revisa objetivamente la construcción

Las construcciones están compuestas por elementos estructurales y no estructurales que, de acuerdo con su ubicación, logran un equilibrio en el inmueble.

Por eso, al visitar una casa deberás revisar la construcción y sus elementos cuidadosamente, sobre todo las columnas, cimentación, trabes, muros, etc. Estos elementos son clave para hacer una casa resistente a sismos, ya que son diseñados para soportar el peso completo de dicha construcción.

Mientras que los elementos no estructurales son las cornisas, muros de celosía y muros divisorios de tabique o tabla roca, los cuales no están hechos para resistir cargas, sino para darle estética a la vivienda. A pesar de esto, es importante que también los revises.

En caso de que exista algún hundimiento, fractura o inclinación, será señal de que hay un daño estructural en las instalaciones de la propiedad.

4. Verifica los planos con un profesional

Para comprar o construir una casa es fundamental ir acompañado de un profesional, ya sea un arquitecto o un ingeniero civil, para revisar los planos de la propiedad. Puedes contratar a un especialista en el Registro Público de la Propiedad.

El profesional deberá revisar el plano de arquitectura, el plan de estructura, los materiales de construcción, el plan de instalación eléctrica y el plano de instalación sanitaria.

5. Examina cada grieta y fisura de las paredes

Finalmente, es muy importante revisar cada grieta y fisura en paredes, trabes y columnas para determinar si el inmueble está en riesgo de colapso.

Usualmente las fracturas diagonales indican un daño estructural grave en los inmuebles. Las grietas menores a un centímetro, por otro lado, no son señal de alarma, pero deberán ser reparadas antes de firmar un contrato de compra-venta.

Puedes golpear con los nudillos los muros, columnas, trabes y elementos estructurales de la vivienda para corroborar si están huecos o no. Además, cerciórate que el suelo no vibre.

 

Temas relacionados: