27
Vie, Nov

Así se decide formalmente quién será el nuevo presidente de EU

Foto: Cortesía

Artículo

Con las elecciones presidenciales estadounidenses en un momento de extraordinario trastorno político y social, la posibilidad de un resultado poco claro o controvertido está aún bajo escrutinio.

A diferencia de muchos otros países, donde el presidente o primer ministro es elegido por voto popular directo, en Estados Unidos un candidato puede ganar el voto popular y aún así no ser elegido para el cargo más alto de la nación.

También se diferencia de la mayoría de las otras democracias en que no tiene una comisión electoral independiente para certificar el conteo final de votos.

Entonces, ¿quién confirma realmente al ganador?

Paso 1: Antes del día de las elecciones

La democracia estadounidense tiene muchos funcionarios electos, estatales, locales y nacionales, y muchos procesos para asumir el cargo.

He estado trabajando en campañas electorales desde que tenía ocho años, cuando mi papá se postuló para la junta escolar y fui de puerta en puerta pidiendo a la gente que votara por él. También trabajé en carreras locales, congresionales, senadoras y presidenciales y ahora dirijo un centro de investigación académica sobre política.

Lo sorprendente es que cada carrera es diferente, desde los plazos y el proceso de presentación hasta la certificación. Aquí, me centraré aquí en la carrera presidencial.

El inusual y complicado proceso de certificación de elecciones presidenciales en Estados Unidos entrelaza los 50 estados y el Distrito de Columbia, el Senado, la Cámara de Representantes, los Archivos Nacionales y la Oficina del Registro Federal. También involucra al Colegio Electoral , una institución exclusivamente estadounidense que se reúne en 51 lugares separados una vez cada cuatro años para elegir al presidente.

Este proceso de cuatro meses fue diseñado a medida como un compromiso de los Padres Fundadores, quienes no creían que el pueblo estadounidense debiera elegir directamente al presidente y al vicepresidente, pero tampoco querían darle al Congreso el poder de selección.

La Constitución declara que las elecciones presidenciales estadounidenses ocurren el primer martes de noviembre, cada cuatro años. Pero el proceso de elección federal en realidad comienza en octubre, cuando el archivista de los Estados Unidos, un designado presidencial responsable de mantener los documentos oficiales más importantes del Gobierno, envía una carta al gobernador de cada estado.

El texto describe sus responsabilidades con respecto al Colegio Electoral, que no es un lugar sino un proceso mediante el cual los electores, personas que son elegidas por su partido, votan por el candidato presidencial de su partido.

La maquinaria del Colegio Electoral es complicada, pero en resumen, los estadounidenses votan por los electores y los electores votan por el presidente. Entonces, se declara al ganador, ¿verdad?

Paso 2: Después del día de las elecciones

No exactamente.

Una vez que se ha concluido el recuento final de las boletas electorales en persona, por correo y provisionales, los 50 gobernadores preparan el Certificado de verificación de su estado, un trámite que enumera sus electores para los candidatos en competencia.

Cada estado completa ese proceso a su propio ritmo. Este año, debido a la pandemia, finalizar el recuento de votos electorales probablemente llevará mucho más tiempo. Una vez completado, se envían copias del Certificado de verificación al archivista.

Después de que el gobernador envía los nombres al archivista, los electores del Colegio Electoral de cada estado se reúnen en la capital del estado (DC se reúne en el mismo sitio) para emitir formalmente sus votos para presidente y vicepresidente el primer lunes después del segundo miércoles de diciembre. Este año, es el 14 de diciembre.

En formas que varían de un estado a otro, los electores de cada estado luego preparan seis Certificados de Voto, que se envían por correo al presidente del Senado y al archivista. Los cuatro certificados restantes se envían a funcionarios estatales.

Paso 3: El Congreso se reúne

El 6 de enero, el Congreso se reúne para contar los votos electorales y certificar al ganador de la elección.

Debido a que el vicepresidente en funciones también se desempeña como presidente del Senado, Mike Pence presidirá este conteo en 2021, tal como lo hizo el vicepresidente Joe Biden en enero de 2017, cuando Donald Trump se convirtió oficialmente en presidente electo. Cada estado, llamado por orden alfabético, presenta sus sufragios.

Este proceso es en algunos aspectos ceremonial, porque en enero los medios de comunicación han declarado al ganador y generalmente se ha dado un discurso de concesión. Pero, oficialmente, es el momento de la verdad.

Al final del recuento de votos electorales del Senado, el vicepresidente anuncia los resultados y pregunta si hay alguna objeción. En 2001, los representantes demócratas de la Cámara intentaron durante 20 minutos bloquear los votos electorales altamente controvertidos de Florida para George W. Bush.

Ese esfuerzo fracasó, porque las objeciones deben ser firmadas tanto por un miembro de la Cámara como por el Senado antes de que ambas cámaras del Congreso las voten. Le tocó al vicepresidente Al Gore, como presidente del Senado, declarar a Bush, su oponente republicano, ganador de las elecciones de 2000.

Una vez que el Senado certifica los resultados de las elecciones, todos los Certificados de verificación y Certificados de voto quedan disponibles para revisión pública en la Oficina del Registro Federal durante un año y luego se transfieren a los Archivos Nacionales para su registro permanente. Aquellos que cuestionan el resultado de una elección estadounidense, en otras palabras, pueden verificar las tabulaciones ellos mismos.

En el caso extraordinario de que ningún candidato gane en el Colegio Electoral, la Cámara de Representantes se reúne para elegir al próximo presidente. Así es como John Quincy Adams se convirtió en presidente en 1824.

Establecido hace casi 250 años, este complejo proceso es la base de la democracia estadounidense. Muchos se han preguntado si este sistema anticuado realmente representa la voluntad de la gente en la América moderna.

Pero para 2020, sigue siendo el proceso el que decidirá la carrera presidencial.

 

Temas relacionados: