19
Vie, Ago

Por: Cortesía

Artículo

5 delitos fiscales por los que puedes ir a la cárcel por ser un contribuyente incumplido ante el SAT

¿Eres un contribuyente incumplido? Cuidado porque el Servicio de Administración Tributaria (SAT) podría imponerte fuerte sanciones no sólo económicas, sino que incluso podrías terminar tras las rejas.

Por estas razones el órgano adscrito a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) es uno de los más temidos por la población mexicana, por ello, si quieres evitar problemas es importante que conozcas cuáles son los delitos fiscales que te pueden llevar a prisión.

Sin embargo, primero debes saber que un delito fiscal es aquella conducta que consiste en defraudar a la Hacienda Pública, a través de la evasión de impuestos o de enriquecerse de las arcas del Estado, ya sea por omisión o falseo de información.

Al no ser considerado como un error, pues implica una acción de intencionalidad, podría castigarse con pena de cárcel, además de una reparación monetaria.

El Código Fiscal de la Federación (CFF) regula las normas y obligaciones que los contribuyentes deben seguir para el correcto funcionamiento de la sociedad en cuanto a la economía propia y del país.

De esta forma establece las multas y sanciones por incumplimiento, mala aplicación o presentación de nuestros impuestos o contribuciones, acciones por las que el SAT podría enviarte a prisión.

¿Cuáles son considerados como delitos fiscales?

Los cinco delitos fiscales más comunes que se cometen y los cuales podrían llevar a una persona tras las rejas son:

Defraudación fiscal

Este delito se comete al engañar a la Secretaría de Hacienda, a través de la evasión del pago de cualquier contribución, es decir, defrauda aquella persona que omite ingresos tributarios y deja de cubrir la cuota que le corresponde aportar a la Federación.

Contrabando

Consiste en introducir o extraer mercancías de manera ilegal dentro del país. Las sanciones por este delito van de los tres meses a los nueve años de prisión, de acuerdo con el artículo 104 del CFF.

Falsificación de facturas

Aquellos documentos que respaldan operaciones que no ocurrieron o que no realizó el contribuyente, puede ser castigado con dos a nueve años de prisión.

Cambio de domicilio fiscal

Cuando un contribuyente se muda de domicilio fiscal debe dar aviso al SAT, pues la autoridad debe tener su domicilio actualizado para entablar comunicación, verificar su contabilidad o cobrar cantidades omitidas; en caso de no realizarlo constituye un delito.

Libros contables

Estos son archivos o documentos que contienen información financiera de la empresa y las operaciones que se realizan durante un periodo de tiempo determinado. Es importante que sólo se haga en un solo libro pues al tener dos o más, se comete un delito que puede ser sancionado con hasta tres años de prisión.