01
Mar, Dic

Tras triunfo de Biden, deportaciones de EU seguirán, aunque no se separarán familias: expertos

Foto: Cortesía

Internacional

La política migratoria del Gobierno del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, no será muy distinta de la administración de Donald Trump, ya que es previsible que continúen las deportaciones, aunque sin separar familias y respetando derechos humanos, coincidieron especialistas.

Entrevistados por El Financiero, los investigadores Raúl Benítez Manaut, del Centro de Investigaciones sobre América del Norte de la UNAM, y Jesús Gallegos Olvera, del Centro de Relaciones Internacionales de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, consideraron que no se espera, incluso, que se modifique de manera inmediata el programa de protocolos de protección al migrante (PPM).

Por tanto, los migrantes no mexicanos seguirán siendo devueltos a territorio mexicano, donde deben esperar que sus solicitudes de asilo se procesen en los tribunales de inmigración de Estados Unidos.

Benítez Manaut aseveró que es mejor tener a un presidente como Biden, porque es una persona que da certidumbre y no sería agresivo con el tema de la construcción del muro.

Sin embargo, el también miembro del Latin American Studies Association (LASA) anticipó que Biden “será duro en temas migratorios”, aunque sin separar familias, ya que existe el antecedente de Barack Obama, cuando Biden fue vicepresidente, que expulsó a una gran cantidad de personas (un millón 189 mil en los tres primeros años de su Gobierno), más incluso que Trump (666 mil 106 en el mismo lapso de su gestión).

Gallegos Olvera, por otra parte, estimó que el programa PPM ha significado ahorros sustantivos al Gobierno estadounidense, por lo que Biden podría seguir echando mano de él, aunque con ciertos matices humanitarios.

De acuerdo con el también egresado del Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa William J. Perry, la contingencia sanitaria y la situación económica en Estados Unidos no necesariamente van a resolverse en lo inmediato, por lo que ambos empañan el tema migratorio.

Ambos analistas coincidieron, además, en que México deberá seguir 'echando mano' de la Guardia Nacional para contener los flujos migratorios de Centroamérica.

“Durante la administración Obama, cuando fue vicepresidente Biden, una de las preocupaciones que tenían es que la migración se empleara como un mecanismo por el cual células terroristas se infiltraran en México y llegar a Estados Unidos. Esa preocupación se mantiene y, por lo mismo, la Guardia va a seguir funcionando en materia de apoyo para atender migración”, añadió Gallegos.

 

Temas relacionados: