Tormenta tropical Barry, catalogada como peligrosa, se acerca a Nueva Orleans

Internacional

Las autoridades de Nueva Orleans llamaron el viernes a los residentes a abastecerse con suministros básicos y refugiarse, mientras la “potencialmente letal” tormenta tropicalBarry se aprestaba a convertirse en el primer huracán de la temporada del Atlántico en 2019.

Aunque el sistema frontal aún no alcanza vientos con fuerza de huracán, podría descargar hasta 640 milímetros de lluvia en ciertos lugares de Luisiana. Las autoridades estadounidenses alertaron sobre posibles inundaciones por la crecida de las aguas del Río Misisipi.

“La tormenta tropical Barry es peligrosa y potencialmente letal”, dijo Benjamin Schott, del Servicio Nacional de Meteorología, en una conferencia de prensa. “Podrían ocurrir graves inundaciones, en niveles récord”. A los residentes se les ordenó evacuar algunas zonas, pero el alcalde de Nueva Orleans dijo que no se habían emitido órdenes de desalojo de áreas bajas de la ciudad, cuyas defensas para inundaciones fueron reforzadas tras el impacto devastador huracán Katrina en 2005.

El presidente de Estados UnidosDonald Trump, declaró el estado de emergencia tarde el jueves para el estado de Luisiana, horas después de que casi un 60% de la producción de crudo de la región fue suspendida y las compañías evacuaron a trabajadores de las instalaciones refineras en la costa.

La tormenta Barry presentaba vientos máximos sostenidos de 100 kilómetros por hora a primera hora de la tarde del viernes y su centro estaba situado a 160 kilómetros al suroeste de la desembocadura del Río Misisipi.

Barry se convertirá en huracán el viernes tarde o el sábado, una vez que supere vientos máximos sostenidos de 119 kilómetros por hora. El Servicio Nacional de Meteorología prevé que el ojo del ciclón pase cerca de la costa de Luisiana y que la tormenta empiece a debilitarse una vez en tierra.

Las autoridades estaban atentas al sistema de diques de la ciudad construido para evitar anegamientos procedentes del Río Misisipi, que atraviesa el corazón de Nueva Orleans y ha estado aumentando el nivel de sus aguas por encima del umbral de inundaciones en los últimos seis meses.

Se espera que Barry eleve la marea en la desembocadura de Río Misisipi e incremente el nivel de las aguas en hasta 5,8 metros el sábado, por debajo de lo inicialmente pronosticado pero aún el volumen más alto desde 1950. Nueva Orleans ya se encontraba saturada por lluvias torrenciales registradas el miércoles.

“Si es peor que lo del otro día, será nuestra peor semana desde Katrina”, dijo Robert Harris, de 61 años, mientras sacaba brillo a su trombón antes de sentarse a tocar en una acera.

 


Contrata este espacio publicitario
Regístrese a nuestro boletín electrónico para recibir notificaciones de las noticias mas relevantes.
Contrata este espacio publicitario