Si te vas a dejar crecer el bigote en la cuarentena, tienes que leer esto...

Foto: Cortesía

Internacional

De todos los proyectos dignos de abordar durante la cuarentena, el que tiene menos posibilidades de resultar en una verdadera superación personal es dejarse crecer el bigote.

Imagina un grueso bigote, y es probable que pienses en la década de 1970 y las camisas de cuello abierto posiblemente revelando medallones de oro que 'anidan' en una franja de pelo en el pecho. Esta asociación es una de las razones por las que rara vez vemos a un estadounidense poderoso con una. ¿Puedes imaginar a un candidato presidencial con bigote?

Pero para algunos hombres, las bajas probabilidades de lograrlo solo aumentan la mística del bigote. Apela a la parte de un hombre que quiere comprar una motocicleta. Un buen bigote transmite una sensación de valentía mientras le ofrece a un hombre unas vacaciones de sí mismo.

El tiempo lejos de los amigos puede proporcionar el empujón que algunos necesitan para adoptar un lado más aventurero. Dejar crecer una gran barba, con su tradición digna de generales de la Guerra Civil y novelistas rusos, es un impulso natural. Pero el Tolstói completo no cabe dentro de las máscaras que ahora se nos recomienda usar en público.

Al comienzo del distanciamiento social, estaba en una llamada de FaceTime con un amigo y pensé que detecté un pequeño crecimiento provocativo que emergía de su rastrojo. "¿Es eso un bigote?" Pregunté ansiosamente, como si viera un pájaro raro. “No, es no un bigote”, respondió enigmáticamente.

Mi propia barba se estaba volviendo particularmente larga porque no podía visitar a mi amado barbero, la única persona en la que confío para mantener las cosas bajo control. ¿Podría la cuarentena ser el momento de cortarlo? Me ha atraído la tradición inglesa de los bigotes aristocráticos: piensa en Trevor Howard como 'el mayor Calloway' en The Third Man , o el fugitivo con gabardina 'Robert Donat' en The 39 Steps . Son delgados y van bien con un refinado acento británico.

Un bigote requiere experiencia, así que fui a buscarla. James Nord, fundador de la plataforma de marketing de influencia Fohr, había adoptado con éxito un modelo creado mucho antes de nuestra situación actual. Me dice que el movimiento requiere convicción. "No sé si hay muchas opciones de estilo tan arriesgadas como el bigote", dice. "Si no te tomas en serio, ¿cómo te tomará en serio tu bigote?" Pero no siempre comienza así. "Mi primer bigote fue un chiste que pronto se volvió serio, y creo que eso le sucede a mucha gente".

Jeremy Kirkland, quien es el anfitrión de Blamo!, podcast centrado en la moda masculina, ha incursionado durante mucho tiempo en el arte de los arreglos faciales. "El truco es actuar como si nada hubiera cambiado", aconseja. "Si lo haces grande, la gente responderá en consecuencia". Pero esto lleva tiempo. "Tuve bigote durante años, y la gente eventualmente se relajó".

Un hombre con bigote no sigue su camino solo. Los seres queridos intervendrán; algunos pueden amenazar con afeitarte. El fotógrafo Jamie Ferguson ha cultivado un espécimen robusto durante la cuarentena, y cuando le pregunté cómo reaccionaba la gente, bromeó: “Es como Marmite. La gente lo ama o lo odia".

En un ataque perverso de inspiración, encendí mis 'podadoras' y reduje sin piedad mi barba a un 'rastrojo' suave, dejando solo a un Fu Manchu (personaje de ficción creado por el escritor de novelas policíacas y de misterio Sax Rohmer) ad hoc como único sobreviviente de la 'esquila'.

Lo que me hizo regresar la vista hacia el espejo no parecía pertenecer a alguien con una pipa y un traje de tweed, como si saliera de las páginas de Brideshead Revisited . Me recordó lo que dijo Michael Williams, fundador del sitio de estilo A Continuous Lean, después de afeitarse por primera vez en seis años y detenerse para evaluar lo que un bigote haría por él. "Me hizo ver como un jardinero de mediados de los 90 para los Yankees", me dijo.

Hasta ahora he conservado el bigote, y si lo considero digno, lo presentaré a la sociedad, como un debutante. He visto a algunos hombres recién 'bigotados' realizar encuestas en Instagram, pero eso socava toda la empresa porque, para trabajar, el bigote debe tratarse con la mayor seriedad.

No importa cómo te veas, la clave es presentar el bigote al mundo con confianza, no como si llegara vergonzosamente al amparo de la oscuridad. Randy Goldberg, cofundador de la startup de calcetines Bombas, los descubrió brotando de los labios de amigos y colegas en las llamadas de Zoom. “Algunos están tristes e impactantes. Algunos son sorprendentemente gloriosos”, observa. Pero como todas las flores de primavera, también son de corta duración. "La mayoría no dura más de un día".

 

Temas relacionados: