¿Quién toma el poder si EU se queda sin Trump por el COVID-19?

Foto: Cortesía

Internacional

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, se unió a la lista de mandatarios mundiales, que incluye a Jair Bolsonaro o Boris Johnson, que han contraído el COVID-19.

El resultado podría ir desde una interrupción temporal hasta una crisis constitucional en toda regla con reclamos en competencia sobre la Presidencia. Lo fundamental, según la opinión de los expertos, es que la identidad del comandante en jefe del país sea clara en cualquier situación.

El grado de las consecuencias económicas y geopolíticas dependerá en gran medida de la gravedad de la enfermedad, y especialmente de si el propio Trump queda incapacitado, dijeron funcionarios y exfuncionarios de la Casa Blanca y expertos externos.

"Hay un protocolo para todo", enfatizó David Axelrod, exasesor principal de Barack Obama en la Casa Blanca. “Rutinariamente pasamos por simulacros sobre qué hacer en caso de ataques terroristas o nucleares, pero honestamente, nunca anticipé una situación de pandemia como la que enfrenta la Casa Blanca ahora”.

Es probable que los mercados caigan ante la noticia dijo Ian Bremmer, presidente de Eurasia Group, una firma consultora de riesgo geopolítico, quien agregó que los operadores podrían sentirse algo aliviados si recuerdan cómo se desarrolló el caso de Boris Johnson, primer ministro británico, quien se recuperó de la enfermedad.

Este viernes, el promedio industrial Dow Jones cae 0.61 por ciento; el índice S&P 500 retrocede 0.67; y el Nasdaq pierde 0.78 ciento.

Si bien Johnson determinó que el secretario de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, manejara algunas tareas cuando ingresó a cuidados intensivos el 7 de abril, nunca transfirió formalmente el poder.

Te puede interesar: Boris Johnson deja hospital tras recuperarse favorablemente de coronavirus

“Si Trump se contagia y fuera puesto en cuarentena en su residencia, pero se queda a cargo del Gobierno y tuitea como loco, creo que habría un impacto mínimo en el mercado”, afirmó Bremmer.

Incluso si Trump desarrolla una versión más fuerte de la enfermedad como para tuitear vigorosamente, existe un proceso para que los presidentes anteriores han empleado para ceder temporalmente el poder.

Se trata de la Enmienda 25 de la Constitución, que le permite a Trump entregar el control al vicepresidente Mike Pence (quien ya dio negativo al virus SARS-CoV-2) y reclamarlo tan pronto como se declare capaz de regresar a sus funciones.

George W. Bush hizo esto dos veces durante su presidencia, mientras se sometió a procedimientos médicos, y Ronald Reagan una vez, para una cirugía de colon. Si Trump sufre un ataque repentino o tiene que ser sedado para ser entubado, la Enmienda 25 autoriza que el vicepresidente y el gabinete ejecuten la transferencia de poder presidencial.

El escenario más extremo

¿Qué ocurriría por ejemplo en el caso -estadísticamente improbable-, en que tanto Trump como Pence fallezcan por COVID-19?

"En ese caso, la línea de sucesión es clara", indicó Ilya Somin, profesor de derecho en la Universidad George Mason. "La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se haría cargo".

Pero los expertos constitucionales advierten que el caos podría desatarse si tanto Trump como Pence quedan incapacitados por el nuevo coronavirus porque la ley proporciona poca claridad para resolver tal escenario.

"Sería un espectáculo lamentable que podría resultar en un colapso constitucional a gran escala", advirtió Brian Kalt, profesor de derecho en la Universidad Estatal de Michigan.

“Esto iría inmediatamente a los tribunales y tendrían que decidir muy rápido qué hacer porque no saber quién es el presidente ni siquiera por un par de horas podría ser extremadamente peligroso para el país”, remarcó.

Si Trump y Pence no pueden cumplir con sus deberes, ninguno podría invocar la Enmienda 25. La Constitución instruye al Congreso entonces a legislar una línea de sucesión, que fue actualizada más recientemente en la Ley de Sucesión Presidencial de 1947, la ley que coloca a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en la siguiente línea para la presidencia.

El problema, comentó Kalt, es que la Constitución no ofrece un procedimiento para determinar la "incapacidad" de un presidente para desempeñarse, lo que da lugar a la posibilidad de una disputa en la que Pelosi, una demócrata, se declaró presidenta interina incluso como Trump y Pence (o sus abogados) se declararon aptos para servir.

Una disputa de sucesión es difícilmente inconcebible. Durante el Watergate, en las ocho semanas entre la renuncia de Spiro Agnew y la confirmación de Gerald Ford, la vicepresidencia estuvo vacante, lo que puso al presidente demócrata de la Cámara de Representantes, Carl Albert, en la siguiente fila para la Casa Blanca. Albert juró que si ascendía a la presidencia, nombraría rápidamente un vicepresidente republicano y renunciaría, en lugar de dejar que su partido pareciera usurpar el poder.

"Ese es un escenario que difícilmente podría repetirse hoy", indicó Kalt, quien ha instado al Congreso a reescribir la ley de sucesión para colocar al Secretario de Estado (en el caso de Trump, Mike Pompeo) tercero en la fila para la Presidencia.

Una portavoz dijo que el gobierno federal siempre tiene planes para la continuidad de las operaciones, pero se negó a delinear cuál sería el plan si Trump y Pence no pudieran cumplir con sus funciones.

A algunos funcionarios de la Casa Blanca les preocupa que Trump, Pence y su personal se hayan entremezclado de manera rutinaria, muchos de ellos sin usar cubrebocas.

“Pence debería permanecer en gran medida fuera de la Casa Blanca como lo hizo [Dick] Cheney después del 11 de septiembre”, sugirió unex funcionario de Trump. Después de que su secretaria de prensa, Katie Miller, dio positivo el 8 de mayo, Pence se saltó una reunión de fin de semana entre Trump y los líderes militares en la Casa Blanca, pero regresó a trabajar el lunes siguiente.

Por el contrario, el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, y el doctor Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, entraron en autoaislamiento después de entrar en contacto con una persona en la Casa Blanca que dio positivo.

A lo largo de la crisis, Trump se ha resistido a muchas de las precauciones instadas por los funcionarios de salud pública. Los asesores dicen que está decidido a proyectar un aire de normalidad con la esperanza de que esto convenza a los estadounidenses de que abandonen sus hogares y comiencen a gastar dinero para revivir una economía estadounidense devastada por la pandemia. Su reelección puede depender de ello.

De hecho, la consecuencia más segura del diagnóstico de coronavirus es que puede aumentar el riesgo electoral para Trump al sofocar la ya limitada confianza pública en su esfuerzo por reabrir la economía.

Una encuesta del Pew Research Center del 7 de mayo encontró que una gran mayoría de estadounidenses (68 por ciento) afirmó que su mayor preocupación es reabrir la economía demasiado rápido, mientras que el 31 por ciento dijo que se preocupa por no levantar las restricciones lo suficientemente rápido.

Trump emitió una orden para que todo el personal de la Casa Blanca comenzara a usar cubrebocas para ayudar a detener la propagación del virus dentro del ala oeste, pero esta medida de salud reforzada tiene sus limitaciones: no se aplica al presidente.

 

Temas relacionados: