Nicaragua, Cuba y Venezuela, en la "lista negra" de la CIDH

Internacional

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) agregó a Nicaragua en la lista negra de violaciones a los derechos humanos, según su informe anual presentado este jueves, después de que en diciembre un grupo de expertos denunció que en la represión de las protestas se cometieron crímenes de lesa humanidad. 

"La CIDH ha seguido con especial atención el progresivo deterioro de la situación de los derechos humanos en Nicaragua, en particular desde el inicio de los actos de violencia ocurridos a partir del 18 de abril de 2018 en el marco de la represión estatal a las protestas", dijo el organismo que no había reprobado al país en 25 años. 

En el informe de este ente autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA), Cuba y Venezuela repiten en el apartado de Estados que reprueban en el cumplimiento de los derechos humanos.

La presidenta de la CIDH, Esmeralda Arosemena, explicó que para que un país entre en esta categoría se han de registrar "una multiplicidad de violaciones" a los derechos humanos, de una forma "sistemática" y "continua".

La ola de manifestaciones  en Nicaragua que comenzó como un movimiento contra una reforma de la seguridad social y derivó en un momento de protesta más amplio contra el gobierno fue duramente reprimida con un saldo de 325 muertos, dos mil heridos y 52 mil exiliados, según organismos de derechos humanos.

La CIDH también denunció la obstaculización de la atención médica a los manifestantes, detenciones arbitrarias, estigmatización, medidas de censura y amenazas contra líderes de movimientos sociales.

El organismo también señaló la "falta de diligencia" en las investigaciones de los asesinatos.

En junio, la CIDH articuló el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI) con el objetivo de mantener un monitoreo en terreno y después articuló el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

En el informe final de diciembre el GIEI denunció que entre el 18 de abril y el 30 de mayo de 2018, en Nicaragua se cometieron "crímenes de lesa humanidad". Dos días antes, los investigadores fueron expulsados del país por el gobierno del socialista Daniel Ortega (Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN).

"Nosotros estuvimos en Nicaragua (...) estábamos allí, allí recibíamos los testimonios de la gente presa, de la gente golpeada, de los muertos", indicó Arosemena. 

Actualmente el gobierno se encuentra en un proceso de diálogo con la oposición.  

El representante alterno de Nicaragua ante la OEA, Luis Alvarado, criticó la "parcialidad" y el "doble rasero" del informe.

Al ser preguntada sobre este señalamiento de parcialidad, Arosemena se refirió a que después de la apertura de las conversaciones, la policía reprimió con violencia una manifestación de opositores este fin de semana, lo que hizo peligrar el diálogo.

"¿Cuál fue la primera reacción para las protestas? Puso presa a más de 200 personas, eso es violación sistemática de los derechos", indicó la presidenta de la CIDH. 

Contrata este espacio publicitario
Regístrese a nuestro boletín electrónico para recibir notificaciones de las noticias mas relevantes.
Contrata este espacio publicitario