26
Jue, May

Por: Cortesía

Internacional

Moderna inicia ensayos clínicos de dosis de refuerzo contra variante Ómicron del COVID-19

La empresa estadounidense de biotecnología Moderna anunció este miércoles que ha iniciado los ensayos clínicos de una dosis de refuerzo de la vacuna diseñada específicamente para combatir la variante Ómicron del Covid-19.

En los ensayos participarán un total de 600 adultos, la mitad de los cuales ya han recibido dos dosis de la vacuna de Moderna hace al menos seis meses, y la otra mitad ha recibido esas dos dosis iniciales, más el refuerzo que ya está autorizado.

Por lo tanto, el refuerzo dirigido específicamente a Ómicron se evaluará como una tercera y una cuarta dosis.

A principios de esta semana, su competidor Pfizer inició un estudio similar con sus propias vacunas reformuladas.

No está claro si las autoridades sanitarias mundiales ordenarán un cambio en la receta de la vacuna a raíz de la variante Ómicron enormemente contagiosa. Las vacunas originales siguen ofreciendo una buena protección contra la muerte y la enfermedad grave. Los estudios realizados en Estados Unidos y en otros países muestran que una dosis de refuerzo aumenta esa protección y mejora las posibilidades de evitar incluso una infección más leve.

Moderna señaló un pequeño estudio publicado el miércoles en el New England Journal of Medicine que mostraba que los anticuerpos capaces de atacar al Ómicron persistían durante seis meses después de una dosis de refuerzo, aunque los niveles disminuían.

Esta variante del coronavirus ya fue identificada en personas con el COVID-19 de 171 países. Tiene una ventaja de crecimiento sustancial sobre la variante Delta, y la está reemplazando rápidamente a nivel mundial. Los datos más recientes de COVID-19 de la Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido (ONS, por sus siglas en inglés) muestran que la tasa de todas las reinfecciones ha aumentado desde principios de diciembre de 2021, probablemente impulsada por la rápida propagación de la nueva cepa.

Entre el 20 de diciembre de 2021 y el 9 de enero de 2022, Ómicron fue la variante dominante del coronavirus y el riesgo de reinfección fue 16 veces mayor en comparación con el período de siete meses del 17 de mayo al 19 de diciembre de 2021 cuando Delta fue la variante principal, dijo la ONS.

La propagación sin precedentes de la Ómicron está clara, pero todavía hay muchas dudas sobre el efecto que tendrá este tsunami de casos en una humanidad con altas tasas de vacunación entre la población más vulnerable. “La variante del coronavirus Ómicron infectará a casi todo el mundo, independientemente de su estado de vacunación”, aseveró el principal experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos, Anthony S. Fauci. Aquellos que se hayan vacunado “muy probablemente, con algunas excepciones, se recuperarán razonablemente bien”, y evitarán la hospitalización y la muerte, dijo Fauci, en una charla virtual con el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

El especialista también aseguró en una audiencia en el Senado de EEUU que los no vacunados tienen 20 veces más probabilidades de morir, 17 veces más de ser hospitalizados y 10 veces más de infectarse que los vacunados. “Los que todavía no están vacunados se van a llevar la peor parte en el aspecto grave de esto”, indicó. “Y aunque sea menos grave en cada caso, cuando cuantitativamente hay tantas personas infectadas, una parte de ellas... va a morir”, concluyó.