Los casos leves de COVID-19 no pueden 'cantar victoria': podrían tener secuelas durante meses

Foto: Cortesía

Internacional

Los pacientes con COVID-19 que experimentan incluso una enfermedad leve corren el riesgo de sufrir síntomas durante meses, según investigadores en Francia.

Dos terceras partes de los pacientes que tenían un caso leve a moderado de COVID-19 informaron síntomas 60 días después de enfermarse, y más de un 33 por ciento aún se sentía enfermo o en peor estado que cuando comenzó la infección por coronavirus.Los síntomas prolongados eran más probables entre los pacientes con edades comprendidas entre los 40 a 60 años y aquellos que requirieron hospitalización, según el personal del Hospital Universitario de Tours, que realizó un seguimiento a 150 pacientes no críticos de marzo a junio.

El estudio, publicado el lunes en la revista Clinical Microbiology and Infection, se suma a la evidencia de que una parte de los 35 millones de personas que se sabe que han sido infectadas con el virus SARS-CoV-2 en todo el mundo sufrirán efectos persistentes semanas o meses después. Se están abriendo clínicas post-COVID a raíz de la pandemia para atender a una creciente población de pacientes con largas secuelas: sobrevivientes con cicatrices en los pulmones, daños coronarios crónicos, fatiga post-viral y otras condiciones persistentes y debilitantes.

“Pudimos evaluar la evolución de la enfermedad y demostrar que incluso la presentación más leve estaba asociada a síntomas a medio plazo que requerían seguimiento”, escribieron Claudia Carvalho-Schneider y sus compañeros. “Por lo tanto, la pandemia de COVID-19 implicará una carga de cuidados mucho después de su final”.

Dos meses después de desarrollar síntomas de COVID-19, el 66 por ciento de los pacientes adultos informaron al menos uno de 62 síntomas, principalmente pérdida del olfato y del gusto, dificultad para respirar y fatiga, según los investigadores. El estudio pretendía determinar el riesgo de una mayor duración de los síntomas en pacientes con coronavirus que no se encontraban en estado crítico, ya que gran parte de la investigación internacional existente se basó en sobrevivientes admitidos a unidades de cuidados intensivos, dijeron.

Estudios y ensayos clínicos de mayor alcance serán fundamentales para dilucidar la duración e intensidad de las secuelas en la salud atribuibles al COVID-19 y cómo se comparan con otras enfermedades graves, escribieron Carlos del Río, decano asociado ejecutivo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory, y sus compañeros en una editorial del lunes del Journal of the American Medical Association que revisaba los efectos persistentes del coronavirus.

 

Temas relacionados: