¿Las caretas y los cubrebocas con válvulas sirven para evitar contagiarte de COVID-19?

Foto: Cortesía

Internacional

¿Eres de las personas que utiliza protectores faciales o cubrebocas con válvulas para reducir el riesgo de contagio de coronavirus (COVID-19)? Esto te interesa.

Un estudio, realizado por investigadores de la Universidad Atlántica de Florida (FAU, por sus siglas en inglés), plantea la posibilidad de que el uso público generalizado de esta alternativa a los cubrebocas regulares pueda tener un efecto adverso en los esfuerzos de mitigación del virus.

Los científicos utilizaron visualizaciones cualitativas para examinar el rendimiento de los protectores faciales y las válvulas de exhalación de cubrebocas para impedir la propagación de gotas del tamaño de un aerosol.

Las visualizaciones arrojaron que aunque los protectores faciales bloquean el movimiento inicial hacia adelante del chorro, las gotas expulsadas pueden moverse alrededor del visor con relativa facilidad y extenderse sobre un área grande.

En tanto, las visualizaciones de un cubrebocas con válvula de exhalación indicaron que una gran cantidad de gotas pasan sin filtrar a través de la válvula de exhalación, lo que reduce significativamente su eficacia como medio de control de la fuente.

"Nuestras observaciones sugieren que para minimizar la propagación de COVID-19 en la comunidad, puede ser preferible utilizar cubrebocas quirúrgicos o de tela de alta calidad que sean de diseño sencillo, en lugar de protectores faciales y cubrebocas equipados con válvulas de exhalación", sostiene el estudio.

Cubrebocas de tela, una buena opción

El estudio destaca que se ha demostrado que ciertos cubrebocas de tela son eficaces para bloquear la propagación hacia adelante de las gotas del virus.

"Aunque son algo menos capaces que los cubrebocas de grado médico bien ajustados, los caseros construidos con ciertos materiales pueden filtrar una gran proporción de gotas y partículas respiratorias", señala el estudio.

Además -añade- los cubrebocas de tela tienen la ventaja de estar fácilmente disponibles para el público en general: son rentables, cómodos y reutilizables cuando se lava y desinfecta correctamente, y no se desvían del suministro de cubrebocas médicos para los trabajadores de la salud.

 

Temas relacionados: