17
Dom, Oct

Por: Cortesía

Internacional

La desesperada búsqueda de oxígeno para un paciente de covid-19 en Paraguay

Aunque el gobierno de Paraguay asegura tener suficiente suministros, las agencias internacionales y profesionales de la salud están advirtiendo de una "crisis creciente" en varios países, que está resultando en muertes que "podrían ser evitables".

Los expertos señalan que los países afectados están siendo golpeados más fuertemente porque no cuentan con la infraestructura para producir oxígeno y su acceso a las vacunas contra la covid-19 es limitado, si no nulo, mientras el número de casos va en aumento.

Every Breath Counts (Toda respiración cuenta), una coalición mundial de activistas de la salud que aboga por mejoras en el suministro de oxígeno a países de bajos y medianos recursos, ha producido una lista que registra el crecimiento acelerado de la demanda de oxígeno, qué países están en riesgo y cuáles actualmente atraviesan una escasez.

La mayoría se encuentran en África, pero el ranking también incluye entre las naciones que corren el riesgo de escasez varias naciones de América Latina. Entre estas se encuentran Argentina, Bolivia, Colombia, Guatemala, Nicaragua, Paraguay, República Dominicana y Venezuela. En Brasil, la demanda se ha mantenido constante, pero es muy alta.

Demanda diaria de oxígeno en países de América Latina (en metros cúbicos)

Brasil: 2.944.836 

Colombia: 1.164.958

Argentina: 1.164.958

Bolivia: 125.868

Paraguay: 123.162

FUENTE: Every Breath Counts (hasta el 15 de junio de 2021)

 

"La necesidad de oxígeno de estos países es grande y urgente. Es una crisis creciente", dijo Jessica Winn, de la organización Save the Children, al respecto.

No hay cifras oficiales de cuántas muertes "evitables" se atribuirían a esto, pero de acuerdo un estudio publicado en la revista The Lancet, la mitad de los pacientes con covid-19 que murieron en 64 hospitales de 10 países africanos no recibieron oxígeno.

Cómo funciona el mercado del oxígeno y qué se puede hacer para evitar su escasez en medio de la pandemia"Gritaba de dolor"

Cuando los niveles de oxígeno de Leonardo Rejala —de 28 años— comenzaron a caer el 10 de mayo, su familia empezó a buscar suministros.

"No podíamos encontrar oxígeno en ninguna parte", cuenta su hermana Estefanía. "Lo intentamos en dos hospitales, pero no aceptaron ingresarlo".

A la mañana siguiente, la condición de Leonardo empeoró y acudieron a un tercer hospital, en el que sí lo recibieron.

"Lo sentaron en un corredor con un concentrador de oxígeno. Nos daba señales para que aumentáramos el volumen, pero el concentrador estaba operando a su capacidad máxima", dice Estefanía.

Mi hermano "tenía dificultades para respirar y gritaba de dolor. Les rogué a los doctores que le encontraran algo con mayor flujo de oxígeno y lo internaran en la UCI, pero dijeron que no podían".

Poco después, Leonardo Rejala sufrió un colapso y murió.

A pesar de este tipo de testimonios, el gobierno de Paraguay insiste en que no hay un problema con el suministro de oxígeno.

"La demanda de oxígeno [durante la segunda ola] ha aumentado en un 400%. La producción en nuestro país satisface el 70% de esa demanda y el resto lo estamos importando", aseguró el director general de administración de suministros estratégicos del Ministerio de Salud, doctor Derlis León.

Desmintió que los pacientes hubieran muerto específicamente por falta de oxígeno.

"No hemos tenido un solo paciente que haya muerto debido a escasez de oxígeno, pero desafortunadamente sí ha habido muertes por complicaciones de covid-19".

Un "punto ciego" global

De los 391.436 casos confirmados en Paraguay, hasta el 15 de junio, 10.834 personas han muerto y más de la mitad de esas muertes ocurrieron en los últimos dos meses.

La demanda de oxígeno del país se ha que duplicado durante la pandemia, según el control de requisito de oxígeno global de PATH, una organización sin ánimo de lucro que ayuda a los gobiernos a responder a la pandemia.

 

PARAGUAUUU

Los expertos en salud indican que los países de bajos recursos no cuentan con las instalaciones para la producción comercial de oxígeno que pueda ser suministrado luego a hospitales.

También reclaman que se demoró un año para que el suministro de oxígeno fuera reconocido como una medicina esencial por la estrategia de tratamiento global de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"La crisis inminente fue un punto ciego para la comunidad global de la salud durante un año", expresó Leith Greensdale, coordinadora de Every Breath Counts.

Las agencias internacionales de financiación como Global Fund dicen que han establecido una vía rápida de fondos para garantizar que los países de bajos recursos tienen acceso a oxígeno.

Pero algunos médicos que trabajan sobre el terreno aseguran que nada ha cambiado en términos del suministro.

 

Temas relacionados: