El Parlamento Europeo avala por amplia mayoría la nueva Comisión de Von der Leyen

Foto: Cortesía

Internacional

La Comisión de Ursula von der Leyen arrancará por fin el próximo 1 de diciembre después de que el Parlamento Europeo haya dado luz verde por 461 votos a favor, 157 en contra y 89 abstenciones al equipo que ha conformado la alemana para pilotar el brazo ejecutivo de las instituciones comunitarias durante los próximos cinco años.

La nueva presidenta logró el respaldo de populares, socialdemócratas y liberales. En su discurso, Von der Leyen reiteró su compromiso en la lucha contra la crisis climática y por situar a Europa al frente de la batalla digital y sostuvo que la UE mantiene la puerta abierta a los países de los Balcanes.

Von der Leyen echó la vista atrás y apeló al espíritu de la Revolución de Terciopelo que tomó las fábricas y campos “desde Praga hasta Bratislava” para poner la vista en las próximas tres décadas. La alemana quiere que su Comisión ponga los cimientos de la Europa de 2050: una potencia digital que mantenga el equilibrio entre la economía de mercado y la protección social y libre de combustibles fósiles.

Alrededor de esa Comisión “geopolítica”, Von der Leyen fue desgranando sus principales retos y presentando a sus comisarios. Esta vez, no obstante, sin poner cifras sobre la mesa. La presidenta destacó la “experiencia” de Josep Borrell, Alto Representante para la Política Exterior y Seguridad Común, para hacer que la Unión Europea sea el “adalid del multilateralismo” y del libre comercio, “abierto y justo”. Y ante el portazo del Consejo Europeo a Macedonia del Norte y Albania y las demandas de Francia para reformar el mecanismo de ampliación, Von der Leyen reivindicó los vínculos de la UE con los Balcanes. “Compartimos el mismo continente, la misma cultura, el mismo destino. Nuestra puerta permanece abierta”, afirmó.

Von der Leyen se explayó en las dos áreas que se antojan como los catalizadores de las políticas de la nueva Comisión: el Nuevo Green Deal, que liderará el laborista holandés Frans Timmermans, y la agenda digital, cuyas riendas asumirá la liberal danesa Margrethe Vestager. La presidenta expuso la urgencia de la lucha contra el cambio climático señalando los incendios de bosques en Portugal, las inundaciones de Venecia o la pérdida de las cosechas en Lituania por la sequía. “El mundo necesita nuestro liderazgo”, sostuvo la presidenta, que esta vez eludió fijar nuevos objetivos para la reducción de emisiones de dióxido de carbono.

Para tranquilizar a los diputados del Este de Europa, Von der Leyen destacó que esa “transición debe ser justa e inclusiva”, es decir, que habrá fondos para los países que deben hacer un mayor esfuerzo para dejar atrás los combustibles fósiles. La alemana también señaló el camino por el que debe avanzar el negocio digital. La UE comprará una de las mayores supercomputadoras mundiales. El reto, sin embargo, es fabricarlo y desarrollar mecanismos para no quedarse atrás en la inteligencia artificial o el almacenamiento de datos.

Defensa del Estado de derecho

De los asuntos que previsiblemente requerirán tiempo fue a los inmediatos. El primero, la migración. Von der Leyen recordó la muerte de 39 personas en un camión que cruzó cuatro países de la UE rumbo al Reino Unido. “Es una tragedia que una madre de Vietnam reciba un mensaje de su hija desde Europa diciéndole que no le queda aire para respirar. Eso nunca debería haber sucedido”, dijo. La alemana se congratuló de que “Europa siempre va a dar acogida a quienes necesitan protección internacional”, pero advirtió de que “quienes no tienen derecho a quedarse” deben volver a sus países. Von der Leyen abogó por reformar el sistema de asilo, reforzar las fronteras exteriores y mejorar la integración de los inmigrantes.

La alemana fue más tajante en la defensa del Estado de Derecho. “No se puede cuestionar de ningún modo”, dijo con rotundidad. Y si bien apeló al diálogo, también anunció que no le temblará el pulso a la hora de “tomar las medidas” necesarias para garantizarlo.

Von der Leyen se valió del político y escritor checo Václav Havel para definir la máxima de un equipo que calificó de “excepcional”: “Trabaja por algo porque es bueno, no solo porque pueda salir adelante”. La presidenta, que resaltó que a finales de mandato habrá igualdad de género en todos los niveles de la Comisión, prometió seguir escuchando al Parlamento y le pidió su apoyo “para un nuevo principio para Europa”. “Pongámonos manos a la obra”, instó.

El líder del PPE, Manfred Weber, resaltó el programa de la alemana en materia de lucha contra la emergencia climática, cooperación policial o control de fronteras. "Empecemos ya a hacer nuestro trabajo", dijo. Los socialdemócratas también anunciaron su voto a favor, pero advirtieron de que su respaldo es "leal" pero también "exigente" con los retos con la igualdad de género, la despoblación o las políticas para los jóvenes, según su presidenta, Iratxe García. El jefe de filas de Renew, Dacian Ciolos, destacó los cuatro principales retos: cambio climático, agenda digital, una hoja de ruta para que Europa sea un actor global "respetado y creíble" y una Conferencia sobre el futuro de la UE.

Por su parte, la presidenta del grupo de Los Verdes, Ska Keller, dijo que sus diputados no estaban seguros de que "a las palabras le sigan los hechos". "No le mostramos la tarjeta roja pero no le vamos a dar un cheque en blanco", concluyó.

La presidenta trató de arrancar el voto favorable de la Cámara con un discurso menos apasionado y concreto que el que pronunció en junio, cuando logró su aval por un estrecho margen de nueve votos. Apenas hubo anuncios nuevos. Los cambios en las carteras y las nuevas medidas ya se habían ido conociendo a golpe de concesiones a los partidos para salvar a sus comisarios del escrutinio de un Parlamento muy exigente y combativo. A su programa añadió solo un “plan de lucha contra el cáncer” que sitúe a Europa a la vanguardia de esa batalla. El discurso, no obstante, le bastó para lograr un resultado superior al del gabinete de Jean-Claude Juncker, que logró el respaldo de 423 diputados. Los grupos del Partido Popular Europeo (PPE), de los Socialistas y Demócratas (S&D) y Renew anunciaron su voto a favor, mientras que la coalición ultra Identidad y Democracia (ID) y la Izquierda Unitaria rechazaron el nuevo equipo. Los Verdes decidieron abstenerse.

Contrata nuestros espacios publicitarios
Contrata este espacio publicitario
Regístrese a nuestro boletín electrónico para recibir notificaciones de las noticias mas relevantes.
Contrata este espacio publicitario
Nuevo Clase A Sedán
Contrata este espacio publicitario