Cruceros del mundo siguen quietos por COVID-19; corren riesgo de oxidarse

Foto: Cortesía

Internacional

Cientos de personas hicieron fila a orillas del río Clyde en Glasgow hace unas semanas para observar un pequeño crucero de alta gama navegando río arriba, prácticamente hacia el corazón de la ciudad. El Azamara Journey emocionó a los espectadores, que guardaron el distanciamiento social, al tocar la bocina, generalmente un anuncio de celebración animada. Pero esta vez no había nadie allí para saludar en la cubierta del barco de 700 pasajeros, aparte de una veintena de miembros de su pequeña tripulación. Después de todo, no se trataba de una llegada de celebración: era un buque bajo soporte vital, como cualquier otro barco que lidia con el brutal impacto de la pandemia.

Desde mediados de marzo, solo un pequeño puñado de los aproximadamente 400 cruceros del mundo han podido aceptar pasajeros, todo en itinerarios totalmente locales. Unas pocas docenas están navegando por el mundo con un propósito: repatriar a miembros de la tripulación de todos los rincones del mundo. El resto está inactivo en el purgatorio de cruceros, sin poder navegar comercialmente en el futuro próximo. En Estados Unidos, la industria acordó no retomar las operaciones al menos hasta el 15 de septiembre.

¿Cuál es el problema para muchas líneas de cruceros? La inactividad durante la pandemia no solo es mala para los resultados de la compañía; es una posible sentencia de muerte para sus activos más costosos: los propios barcos. Desde problemas mecánicos hasta riesgos de huracán y obstáculos regulatorios que pueden constituir delitos penales: es un embrollo que la industria nunca ha enfrentado antes en esta escala.

El gasto es impresionante. En una reciente presentación ante la SEC, Carnival —cuyas nueve marcas conforman la compañía de cruceros más grande del mundo— indicó que sus gastos actuales de navío y administración ascenderían a 250 millones de dólares al mes cuando todos sus barcos estén inmovilizados. La compañía dice que no puede prever cuándo se reanudarán los cruceros, lo que significa un ítem a largo plazo en un balance que registró cuatro mil 400 millones de dólares en pérdidas solo en el segundo trimestre.

Toda un fila de navíos

Al igual que con los aviones, el primer problema con el mantenimiento de un crucero inactivo es simplemente encontrar un lugar para estacionarlo. Cerca de 16 mil aviones fueron inmovilizados durante la pandemia, escondidos en lugares secos y a prueba de herrumbre que van desde hangares y pistas de aeropuertos hasta desarmaderos en el desierto. Los navíos también están tratando de encontrar las condiciones adecuadas para capear la tormenta.

No hay suficiente espacio en puertos para que cada barco atraque a la vez, especialmente los grandes barcos que normalmente transportan hasta ocho mil 880 pasajeros y tripulantes. Esto explica los sonidos de celebración del Azamara Journey en Glasgow (atracó en un puerto de carga en lugar de su muelle habitual de cruceros más allá de la ciudad). Los barcos menos afortunados no tuvieron más remedio que soltar su ancla en el mar, deteniéndose ocasionalmente en el puerto más cercano para buscar provisiones y combustible.

Esta semana, un grupo de 15 barcos de Carnival Cruise Line, Royal Caribbean y Celebrity Cruises se encontraba cerca de las Bahamas, según Cruisemapper.com, un sitio de seguimiento de navíos. Symphony of the Seas, el crucero más grande del mundo con capacidad para seis mil 680 pasajeros, estaba cerca de la costa de República Dominicana.

“Los cruceros modernos no están diseñados o construidos para ser apagados y dejados en un muelle”, dice Monty Mathisen, editor gerente de Cruise Industry News. “Estamos hablando de grandes cantidades de maquinaria, electrónica e incluso acero que necesita mantenimiento, monitoreo y trabajo preventivo”.

 

Temas relacionados: