27
Mié, Oct

Por: Cortesía

Internacional

Bebé de dos años lucha por su vida conectado a un ventilador tras contagiarse con variante Delta

Los contagios de covid-19 continúan en pacientes cada vez más pequeños. Tal es el caso que ha conmocionado Estados Unidos de un niño de Adrián James de 2 años que dio positivo al covid-19 y que lucha por su vida conectado a un ventilador en el Hospital Infantil SSM Health Cardinal Glennon en St. Louis, Missouri. Su madre no sabe cómo se contagió. Cuenta la historia para que haya mayor protección a los más pequeños.

El niño de 2 años comenzó a sentirse enfermo a principios de la semana pasada, Tiffany Jackson, madre del menor, no pensó que pudiera ser covid-19. Nadie más en la familia estaba enfermo. Adrián James acaba de toser un poco. Ella le dio jarabe para la tos y puso un humidificador en su habitación. 

Pero para el viernes estaba sudoroso y le costaba respirar. Jackson lo llevó a una sala de emergencias en su pequeña ciudad de Mount Vernon, Illinois. Los médicos y enfermeras le hicieron una radiografía de tórax y lo limpiaron para detectar covid, y luego llevaron al niño en avión al Hospital Pediátrico Cardinal Glennon en St. Louis, a unas 80 millas (129 km) de distancia.

"No sabía si iba a lograrlo o no. Estaba muy preocupada y muy molesta", dijo Jackson, la madre del menor.

Su hijo es uno de los más de 840 mil niños menores de cuatro años que contrajeron covid-19 en los Estados Unidos desde el comienzo de la pandemia, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EU. 

Las hospitalizaciones como la de Adrián siguen siendo poco frecuentes: menos del 1% de los niños con casos notificados de covid-19 son hospitalizados y los niños representan el 2,5% de todas las hospitalizaciones relacionadas con covid-19, según la Academia Estadounidense de Pediatría.

Si bien los casos de covid y las hospitalizaciones a nivel nacional han disminuido, partes de los Estados Unidos están siendo devastadas por la variante Delta altamente contagiosa, que tiene Adrián.

A última hora de la noche del pasado martes, el menor estaba intubado y muy sedado, envuelto en su manta de bebé con su peluche favorito de la Patrulla Canina a mano. En los últimos días, sus pulmones han podido hacer más trabajo respiratorio y es posible que pronto lo retiren del ventilador.

La semana pasada, Estados Unidos cruzó el hito de 700 mil muertes por covid desde que comenzó la pandemia, incluidos 520 niños. Adrian, que cumplirá 3 años el próximo mes, había desarrollado neumonía en el pulmón izquierdo. Respiraba rápido, tratando de tragar aire a 76 respiraciones por minuto, casi el doble de las 40 normales, dijo Jackson.

En el hospital, médicos y enfermeras con máscaras, protectores faciales y batas protectoras lo sedaron y lo colocaron en un tubo de respiración conectado a un ventilador en la unidad de cuidados intensivos. 

Jackson ha estado durmiendo en un sofá en su habitación de la UCI. Ella no sabe cómo su hijo contrajo covid. Ella tuvo covid el verano pasado. Dice que no se vacunó contra el virus debido a un raro trastorno autoinmune llamado síndrome de Guillain-Barré que contrajo como resultado de una vacuna contra la gripe cuando tenía 16 años. El síndrome, que es incurable, causa daño al sistema nervioso.

La madre de Adrián espera que su historia ayude a las personas a comprender lo que podría significar transmitir el virus a los niños pequeños y a las personas con sistemas inmunológicos vulnerables.

"Sólo quiero que la gente se dé cuenta de que es algo serio", dijo.