18
Jue, Ago

Por: Cortesía

Internacional

Anuncian países del G7 embargo al oro de ruso

Los miembros del Grupo de los Siete países más ricos anunciaron el domingo una prohibición a las importaciones de oro ruso, al comienzo de una cumbre del G7 en los Alpes bávaros bajo la sombra de la guerra en Ucrania y sus consecuencias que van desde la escasez de energía hasta una crisis alimentaria.

La medida de Gran Bretaña, Estados Unidos, Japón y Canadá es parte de los esfuerzos para endurecer las sanciones a Moscú y cortar sus medios para financiar la invasión de Ucrania, más de cuatro meses después del inicio del conflicto. El presidente ruso, Vladimir Putin, llama a la invasión "una operación militar especial".

"Las medidas que hemos anunciado hoy afectarán directamente a los oligarcas rusos y atacarán el corazón de la maquinaria de guerra de Putin", dijo el primer ministro británico, Boris Johnson, en un comunicado.

"Necesitamos privar al régimen de Putin de su financiación. El Reino Unido y nuestros aliados están haciendo precisamente eso".

Un alto funcionario de la administración estadunidense dijo que el G7 haría un anuncio oficial sobre la prohibición de importar oro el martes.

"Ésta es una exportación clave, una fuente crucial de ingresos para Rusia en términos de su capacidad para realizar transacciones con el sistema financiero global", dijo el funcionario estadunidense.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo el domingo que su país y otros miembros del Grupo de las 7 grandes economías anunciarán un veto a las importaciones de oro ruso.

Las exportaciones de oro ruso equivalieron a 15 mil 450 millones de dólares el año pasado y los rusos más ricos han estado comprando lingotes para reducir el impacto financiero de las sanciones occidentales, dijo el gobierno británico.

Además de la prohibición de importar oro, los líderes del G7 también estaban teniendo conversaciones "realmente constructivas" sobre un posible tope de precio en las importaciones de petróleo ruso, dijo una fuente del gobierno alemán.

Se espera que los líderes del G7 muestren un frente unido para apoyar a Ucrania durante el tiempo que sea necesario y aumentar la presión sobre el Kremlin, aunque querrán evitar sanciones que podrían avivar la inflación y exacerbar la crisis del costo de vida que afecta a sus propias poblaciones.

"El mensaje principal del G7 será la unidad y la coordinación de las acciones", dijo un funcionario de la UE.

También se espera que los líderes del G7 discutan opciones para abordar el aumento de los precios de la energía y reemplazar las importaciones rusas de petróleo y gas.

La cumbre también brinda una oportunidad para que el canciller alemán, Olaf Scholz, demuestre un liderazgo más asertivo en la crisis de Ucrania.