Queman casas y vandalizan hospital en Chiapas tras oponerse a fumigación

Foto: Cortesía

Estados

Habitantes de Los Altos Chiapas quemaron varios vehículos y atacaron dos casas de autoridades municipales al protestar contra las medidas de fumigación en San Andrés Larraínzar, en Chiapas.

La noche del viernes, los policías fueron atacados por los pobladores cuando patrullaban la zona de San Andrés Larraínzar, al suponer que estaban fumigando.

La mayoría de las comunidades indígenas se oponen a la fumigación de las autoridades contra el dengue o a la sanitización para eliminar la COVID.19, porque consideran que el gobierno esparce el virus, informó la Secretaría de Salud estatal.

“Los policías estaban patrullando como de costumbre, pero algunas personas dijeron que olía muy fuerte”, los detuvieron y golpearon, dijo un funcionario local a la AFP.

La movilización de los indígenas de San Andrés Larraínzar en contra de la fumigación por el mosquito que transmite el dengue es la cuarta registrada el último mes en Chiapas, donde han resultado dañadas casas y propiedades en al menos otros tres municipios, dijeron las autoridades.

Centenas de tzotziles participaron en la movilización

El alcalde de San Andrés Larraínzar, Teodulfo Pérez Hernández, informó que unos 500 indígenas tzotziles se movilizaron para intentar frenar a una brigada que aplicaba desinfectante como parte de las medidas contra el mosquito del dengue.

Durante las protestas, los pobladores quemaron patrullas de Policía, automóviles particulares, dos ambulancias y dos propiedades, una del alcalde y otra de un funcionario municipal, señaló.

“Desde hace poco se venía rumorando mucho sobre la fumigación, nosotros siempre hemos informado a  la gente con representante de cada localidad, no hemos tenido conocimiento o notificación del Gobierno o de la Secretaria de Salud de realizar las fumigaciones y desgraciadamente un grupo de gente se salió de control, todo se salió de control” dijo el alcalde.

Armados con palos y piedras, los pobladores obligaron a los trabajadores municipales a entregar sus herramientas, que fueron destruidas y reclamaban respuestas sobre la fumigación y la presencia del alcalde.

En total, fueron quemados ocho vehículos, seis de ellos totalmente destruidos, dos ambulancias y se causaron daños parciales a las propiedades del alcalde y de su funcionario y al Hospital Básico Comunitario Larráinzar, indicó Pérez.

En el hospital fueron destruidos los muros y las puertas de cristal, así como inmobiliario, equipo médico, un laboratorio y las áreas de enfermería y de hospitalización tanto de urgencias como de la zona COVID-19, también varias camillas y cápsulas de traslado de pacientes con coronavirus.

En Chiapas, se estima que unos 26 de los 124 municipios se oponen a la fumigación argumentando que de esa manera se propaga la COVID-19, explico el subdirector de programas preventivos de la secretaría de Salud en Chiapas, Alam Campos Cruz.

 

Temas relacionados: