21
Mié, Abr

Arrestaron a la mamá del Lunares, cabecilla de la Unión Tepito y uno de los principales operadores del grupo desde la cárcel

Foto: Cortesía

Estados

Olga Ramírez, madre de Oscar Andrés Flores Ramírez, alias “El Lunares”, uno de los líderes del cártel de la Unión Tepito, fue detenida por elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) en Tlalpan, al sur de la metrópoli.

La madre del narco y su pareja fueron arrestados en un domicilio de la colonia San Andrés Totoltepec, ahí la policía también halló 23 tabiques de cocaína y varios paquetes, así como precursores químicos para elaborar drogas, básculas grameras, dinero en efectivo, vehículos de alta gama y altares de brujería; según lo reportado por el periodista Carlos Jiménez.

El operativo se ejecutó al amparo de dos órdenes de cateo en las alcaldías Tlalpan y Cuauhtémoc. En la primera ubicación se encontraban los detenidos, y en el segundo inmueble, ubicado en la colonia Obrera, solamente se aseguró una bolsa con mariguana, una computadora tipo laptop y un equipo de telefonía celular.

La madre del Lunares y su pareja sentimental, identificado como José Zárate, fueron puestos a disposición del agente del Ministerio Público, quien determinará su responsabilidad legal y la pena correspondiente.big mama 1

El 25 de noviembre del año pasado fue detenido el padre del Lunares en la colonia Morelos. Fungía como operador logístico, financiero y responsable de la coordinación de la distribución de droga para la organización criminal. También era el intermediario y enlace de comunicación con su hijo “El Lunares”, quien a pesar de haber sido aprehendido el 31 de enero de 2020, continúa liderando la organización desde la cárcel junto a Roberto Moyado Esparza, alias “El Betito”.

De acuerdo con los reportes policiales, a la par de estas tareas el “Nicho” era el encargado de la adquisición y/o renta de inmuebles utilizados como bodegas y/o laboratorios para la elaboración y corte de droga. También era responsable de invadir predios en la colonia Morelos, en el corazón de la capital.

Flores Valle realizaba operaciones con recursos de procedencia Ilícita y era propietario de un “negocio de venta de arte sacro” y antigüedades, con artículos de alto valor entre los que destacaban “jarrones de la dinastía Ming”, valuados en poco más de un millón de pesos. También se tiene conocimiento de que tenía una cuenta bancaria (congelada) con un saldo aproximado de 2.5 millones pesos, así como una casa en la zona Diamante de Acapulco, Guerrero, la cual fue un obsequio de su hijo.

Mantenía como zona de operación y confort la alcaldía Cuauhtémoc, principalmente en las inmediaciones de la colonia Peralvillo, lugar en que se encontraba el principal centro de operación de “El Lunares”, mismo que fue desmantelado en octubre 2019 por la SSC, donde se aseguraron importantes cantidades de droga y un laboratorio clandestino.

Cuenta con antecedentes penales por el delito de fraude, por lo que estuvo interno en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente en octubre de 2017, quedando en libertad provisional bajo fianza.

El 31 de enero, “El Lunares” fue capturado en el municipio de Tolcayuca, Hidalgo, cuando los elementos de seguridad cumplían con la orden de cateo de dos inmuebles ubicados en el fraccionamiento Los Amores de Don Juan Téllez.

Poco después de una semana, la juez del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Oriente, Beatriz Moguel, decidió no vincular a proceso a Óscar Flores, porque supuestamente el Ministerio Público no acreditó el delito de secuestro exprés agravado por el que se acusaba al imputado. Sin embargo, fue reaprehendido al salir de la prisión.

El 14 de febrero, por segunda ocasión, un juez del fuero común decretó la libertad del líder de la Unión Tepito. Al igual que en su primera liberación, “El Lunares” sólo dio unos pasos afuera del penal, cuando agentes de la Policía de Investigación (PDI) lo esperaban para notificarle que sería aprehendido por tercera ocasión, esta vez por el delito de homicidio, por lo que sería trasladado al Reclusorio Oriente.

Tras la captura de Roberto Moyado Esparza, “El Betito”, su sucesor inmediato fue Óscar Flores Ramírez, “El Lunares”; sin embargo, en el transcurso también fueron cayendo otros cabecillas de la organización criminal.

 

Temas relacionados: