28
Dom, Feb

Tigres cayó ante el Bayern Múnich que logró el 'sextete'

Foto: Cortesía

Deportes

Con intereses distintos cada equipo buscó el título en la final del Mundial de Clubes, pues por parte de los Tigres el ganarlo lo consagra como el mejor equipo mexicano de la década además de serlo en la CONCACAF, mientras que los alemanes buscan con ese primer lugar ganar el sextete  e igualar lo hecho por el Barcelona en su momento de la mano de Pep Guardiola.

Las acciones dieron inicio con un ligero domino del equipo mexicano al presionar todas las líneas y tomar la iniciativa de cara a la portería resguardada por Manuel Neuer, pero paulatinamente los alemanes se hicieron con la posesión del esférico hasta ser ellos los que manejaran casi en su totalidad las acciones del compromiso.

La primera jugada importante llegó al minuto 18 cortesía de Joshu Kimmich quien sacó un disparo potente fuera del área que se metió en el postre más lejano de la portería de Nahuel Guzmán, pero en la jugada, el delantero polaco Robert Lewandowski estorbo en la jugada y fue invalidado el gol tras ser revisado en el VAR.

El partido luego del gol invalidado se estancó, cayendo en un bache de pequeñas faltas y poca creatividad de ambos conjuntos para generar jugadas claras de gol, si bien el equipo alemán siguió con el dominio del esférico no pudo penetrar la increíble labor defensiva de los felinos, solo sacando algo de provecho a un tiro de esquina al minuto 34 donde sorprendieron a la saga universitaria para sacar Sané un disparo que fue al poste.

Para la segunda mitad el Bayern presionó a los Tigres notándose a los 50 minutos esto cuando Ginabry recortó a Diego Reyes en los linderos del área y sacó un potente disparo al poste más lejano de Nahuel Guzmán, pasando el esférico apenas a unos centímetros de colarse dentro.

Los comandados por Ferretti aguantaron 60 minutos con la portería en ceros, pues un centro de Kimmich que trató de rematar Lewandowski, el portero Guzmán salido a despejar el esférico haciéndolo de mala manera cayendo este rechace a los pies de Benjamín Pavard quien solo empujo la pelota para poner el 1-0. Posteriormente la jugada fue revisada por el VAR por un posible fuera de lugar por parte del polaco, pero la decisión final terminó por conceder el gol a los alemanes.

Con el paso de los minutos el equipo mexicano fue dejando espacios para volcarse al ataque y tratar de empatar el compromiso, echándose el conjunto alemán atrás en busca de un contragolpe aunque no con mucho éxito errar sus disparos mandándolos muy por encima de la portería de Nahuel.

Con un partido “chato” de calidad, el Bayern se coronó de nueva cuenta  como campeón del Mundial de Clubes y así conseguir el sextete, convirtiéndose en el mejor equipo del mundo. Por otro lado los Tigres dejaron una buena imagen de México y CONCACAF, si bien este tampoco fue su mejor partido, los comandados por Ferretti supieron sobrellevar los minutos cayendo por la mínima en una jugada que resulta un tanto dudosa.

 

Temas relacionados: