Randy Arozarena, de jugar en México a brillar en los playoffs de las Grandes Ligas

Foto: Cortesía

Deportes

Randy Arozarena está imparable y ha tenido una increíble actuación con los Rays de Tampa Bay, colándose como la gran estrella del equipo en la postemporada. En el tercer juego tuvo tres imparables en cuatro turnos, incluyendo un cuadrangular, mientras que en playoffs tiene 12 imparables en 20 turnos.

El gran momento del cubano solo se había visto cuando jugaba en México para el equipo de Mayos de Navojoa en la Liga Mexicana del Pacifico en el año 2017, donde bastaron 14 cuadrangulares para liderar la liga.

El secreto de su éxito se lo debe a su constancia y buen juego mostrado en Toros de Tijuana y en Mayos, aunque el factor suerte también hizo lo suyo. Cada que Randy conseguía un cuadrangular festejaba colocándose una bota de vaquero que robaba a uno de sus compañeros, tradición que se llevó a las grandes ligas.

El cubano las ha llamado “las botas eléctricas”, pues inclusive sus compañeros en México se percataron que estas si le daban suerte. Así que para la postemporada decidió ponerse las botas días antes de su debut y conseguir ese día un home run en su primer turno al bate.

Así como en México robaba las botas de su compañero en los Mayos, lo mismo hizo en Tampa Bay con el juvenil lanzador Brent Honeywell , siendo igual de efectivo asegurando jonrón cada que la usa.

Para ejemplo basta ver la serie en frente de los Yankees de Nueva York, donde Arozarena hizo cuadrangular en tres juegos consecutivos. Además de tener en la postemporada tres juegos con más de tres hits, así como múltiples hits en cuatro duelos consecutivos.

 

Temas relacionados: