Una mirada profunda a la depresión posparto

Cortesía

Cultura

El nacimiento de tu bebé, es uno de los más sublimes, intensos y felices momentos que puede experimentar en tu vida. Sin embargo, puede que no sea así y este hecho tan significativo te genere una ansiedad y tristeza de tal intensidad que puede llegar a imposibilitarte de cuidar de ti misma o de tu familia. ¿El motivo? La depresión posparto, un trastorno poco comprendido y aceptado. En este artículo daremos una mirada profunda a esta enfermedad.

¿Qué es la depresión posparto?

La depresión posparto es un trastorno del estado de ánimo que puede afectarte después de dar a luz. Puedes experimentar sentimientos de tristeza, ansiedad y preocupación tan fuertes, intensos y duraderos que lleguen a incapacitarte si se mantienen en el tiempo.

Es difícil precisar la duración de la depresión posparto. Algunos casos duran una semana y otros pueden durar meses. Puedes experimentar sus síntomas hasta doce semanas después de tener a tu bebé. Si no te tratas adecuadamente, la depresión posparto puede durar meses e incluso años.

Es importante que diferencies la depresión posparto del conocido “baby blues”, un estado que se caracteriza por la melancolía post-parto, especialmente si eres primeriza. Generalmente  el “baby blue” aparece durante los tres primeros días después del parto y puede extenderse hasta dos semanas.

Causas de la depresión posparto

La depresión posparto es el resultado de la conjunción de diversos factores que pueden influir en tu estado anímico:

Disminución en los niveles de las hormonas estrógeno y progesterona

Durante el embarazo, tu cuerpo produce las hormonas femeninas estrógeno y progesterona en cantidades mucho mayores de las normales. Pero, durante las primeras 24 horas después del parto, estos niveles de hormonas disminuyen significativamente.

Estos repentinos cambios hormonales pueden ocasionar la depresión,  del mismo modo que las hormonas menstruales pueden desencadenar síntomas parecidos (aunque de menos intensidad y duración) durante y después de tu periodo menstrual.

Falta de sueño

La reducción de las horas se sueño te puede conducir al agotamiento tanto físico como mental, y estos factores pueden contribuir a los síntomas de la depresión posparto.

Cambios en las relaciones

La llegada de tu hijo puede producir cambios en la dinámica de la relación con tu pareja, ya que cada uno de ustedes debe asumir nuevos roles y responsabilidades.

Tu bebé requiere cuidados y atención constante, y esto hace que sea necesario crear nuevos horarios y rutinas con tu pareja.

Tus relaciones sociales y laborales también pueden verse afectadas por la llegada de tu bebé.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión posparto?

Entre los síntomas más comunes que puedes experimentar en la depresión posparto podemos mencionar:

  • Llanto frecuente y sin motivo aparente.
  • Irritabilidad, mal humor e inquietud.
  • Fatiga constante.
  • Dificultad para concentrarte y tomar decisiones.
  • Aislamiento familiar y social.
  • Dificultad para establecer vínculos emocionales con tu bebé.
  • Sentimientos negativos hacia el bebé.
  • Dudas acerca de la capacidad de criar a tu hijo.
  • Pensamientos sobre causarte daño a ti misma o al bebé.

El tratamiento en la depresión posparto

El tratamiento de la depresión posparto incluye, en la mayoría de los casos, una combinación de psicoterapia y medicamentos que deben ajustarse a la severidad de los síntomas que estés presentando y al grado de incapacidad que estos representen.

Psicoterapia

El enfoque psicoterapéutico que ha demostrado mayor eficacia es la terapia cognitivo conductual.

Durante el proceso, aprendes a reconocer tus pensamientos inapropiados y te permite ver las cosas de una forma más realista de ver las cosas.

Este tipo de terapia es más recomendable cuando la ansiedad es el síntoma que tiene mayor intensidad.

También podría ser recomendable para ti la terapia familiar o de pareja.

  • Practica alguna actividad FISICA, tal como yoga para madre e hijo, te ayudará a la recuperación física y emocional y a establecer el vinculo amoroso con el niño.
  • Sal a dar una caminata con tu hijo en el coche, eso te ayudará a despejar la mente y a bajar las hormonas del estrés.

Antidepresivos

En general, para el tratamiento de la depresión posparto , si no has obtenido mejoras con los consejos anteriores, puede ser  necesario que tomes medicamentos antidepresivos.

Tal vez tengas reservas porque los medicamentos pasan a la leche materna. Debes saber que la mayoría de los antidepresivos tienen poco riesgo de producir efectos secundarios sobre el bebé. Sin embargo debes tomarlos bajo una estricta atención de tu médico.

Recuerda: la depresión posparto es una enfermedad, y no tienes que padecerla en soledad. Comparte tus sentimientos con tu pareja y juntos, busquen la ayuda profesional necesaria.

El Arte de Saber Vivir 

Contrata este espacio publicitario
Regístrese a nuestro boletín electrónico para recibir notificaciones de las noticias mas relevantes.
Contrata este espacio publicitario